Por: Krissia Chacón.   27 junio, 2018
21/02/2018. San Isidro de Heredia. Hora: 05:00 p.m. Fotografías tomadas en una casa de habitación en San Isidro de Heredia, cantón que más suscripciones a internet de banda ancha posee en el país. Los chicos que habitan en esta casa (menores de edad) utilizan el internet en sus computadoras, televisores, tablets y celulares. Fotos: Mayela López
21/02/2018. San Isidro de Heredia. Hora: 05:00 p.m. Fotografías tomadas en una casa de habitación en San Isidro de Heredia, cantón que más suscripciones a internet de banda ancha posee en el país. Los chicos que habitan en esta casa (menores de edad) utilizan el internet en sus computadoras, televisores, tablets y celulares. Fotos: Mayela López

Este es el último año en el que la televisión tendrá su reinado. El Internet ahora será quien mande en el consumo de contenido por parte de las personas a nivel global.

Así se desprendió de un análisis realizado por la consultara Zenith Media.

Los datos de la firma indican que en 2018 se visualizarán alrededor de 172,7 minutos de contenido diario a través de la televisión, cifra que es 13 minutos inferior a la de Internet (159,7 minutos).

Para el 2019 se proyecta que los usuarios navegarán 170,6 minutos por día, tiempo que supera por primera vez al de la televisión, de 170,3 minutos.

Lo que sí ya es una realidad, es que el 24% de todo el consumo de medios en el mundo será móvil durante este año. Un crecimiento acelerado si se compara al del 2011 que fue de apenas un 5% , según Zenith’s Media.

"Para el 2020, esperamos que esta proporción alcance el 28%, ya que el Internet móvil toma participación de casi todos los demás medios", indica la firma especializada.

El tiempo que se destina a la televisión se redujo en un 3% entre el 2011 y 2018, mientras que el tiempo dedicado a escuchar radio también se disminuyó en un 8%.

Los canales de televisión y las estaciones de radio han tenido que migrar a plataformas digitales para compensar las audiencias que han perdido por los canales tradicionales, al tiempo que se enfrentan a la dura competencia de plataformas digitales nativas como YouTube y Spotify.

Costa Rica no es una excepción a esta regla. Según el estudio Red 506 del 2017, el 49% de los encuestados, afirmó que ve menos televisión, mientras que el 20% dijo que del todo no lo ve.

Si quiere conocer más acerca del comportamiento de las audiencias, las aplicaciones que más utilizan, así como estrategias que se pueden efectuar entre marcas, asista al evento de El Financiero: Red 506.

La actividad se llevará a cabo el próximo miércoles 11 de julio en el Hotel Wyndham San José Herradura de 7:45 a.m. a 6:15 p.m.

¿Este comportamiento que dice para las marcas?

El aumento de los dispositivos móviles y el consumo de Internet también está obligando a las marcas a transformar la forma en que planifican sus comunicaciones en todos los medios, apuntando menos en los canales y más en la mentalidad del consumidor.

Enfocarse en cómo piensa en el consumidor se basa en que no existe distinción entre los medios tradicionales y los digitales, por ejemplo, es más importante que un consumidor esté leyendo noticias y no importa si lo hace desde el periódico impreso o desde el sitio web del medio de comunicación.

Las marcas deben decidir el papel que desempeña cada plataforma en sus estrategias de comunicación y estar presentes en cualquiera de las formas en que las vaya a consumir la persona.

Jonathan Barnard, jefe de previsión de Zenith y Director de Inteligencia Global, afirmó que bajo las definiciones tradicionales, todos los medios están perdiendo terreno en el Internet móvil, pero la verdad es que las distinciones entre los medios son cada vez menos importantes, y la tecnología móvil le ofrece a los editores y a las marcas más oportunidades para llegar a los consumidores.

Los canales digitales amenazan a la televisión tradicional. Los jóvenes pierden el interés en los famosos programas en vivo y los contenidos “enlatados”. Los anunciantes ya lo saben, por lo que irán migrando cada vez más a estas plataformas.

Las ventas de anuncios televisivos en Estados Unidos alcanzaron su punto máximo en el 2016, cuando superaron los $43.000 millones, según datos de Magna, el brazo de inteligencia de medios de IPG Mediabrands. Para el año pasado, las ventas cayeron 2,2%, y la empresa estima que caerán al menos un 2% cada año hasta el 2022.

El televisor se convierte en un medio más para reproducir el contenido, pero no será el único. Lo mismo sucederá con los radios, los periódicos y demás dispositivos considerados como canales tradicionales.

La magia está en el contenido que se consumirá y la respuesta de los medios y marcas para llegar a todas las plataformas.