Por: Carlos Cordero Pérez.   15 enero
Nogui Acosta, viceministro de ingresos del ministerio de Hacienda, recalcó que los contribuyentes deben colgar el teléfono cuando reciban una llamda de alguien que ofrece asesoría para factura electrónica. (Foto Diana Méndez)
Nogui Acosta, viceministro de ingresos del ministerio de Hacienda, recalcó que los contribuyentes deben colgar el teléfono cuando reciban una llamda de alguien que ofrece asesoría para factura electrónica. (Foto Diana Méndez)

Los estafadores usan diversas artimañas para ganar la confianza de los usuarios supuestamente asesorándoles para empezar a usar la factura electrónica, instalar sistemas con los que ven de manera remota la información clave y realizar los fraudes bancarios.

“El Ministerio de Hacienda no llama ni visita a los contribuyentes. Hacemos un llamado para que cuelguen y no den sus datos a terceros”, recalcó Nogui Acosta, viceministro de ingresos de Hacienda.

Según el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) los fraudes aumentaron desde abril del 2018 y el método preferido por los estafadores es hacerse pasar por funcionarios de Hacienda.

Sólo en abril del año anterior se presentaron 58 casos y al final del año aumentaron a 100 mensuales.

El fraude superó los ¢1.400 millones y unos $230.000 por un total de 922 casos en 2018 (sin contabilizar diciembre). En 2019 ya se tienen 49 denuncias.

Karla Chinchilla, jefa de investigación de fraudes del OIJ, afirmó que las estafas se cometen desde La Reforma utilizando teléfonos celulares.

El OIJ indicó que los estafados son empresarios a los que los delincuentes llaman haciéndose pasar por funcionarios que lo guiarán para empezar a usar factura electrónica.

En el proceso se ganan la confianza del contribuyente y les hacen instalar software como Team Viewer y AnyDesk con los que pueden ver los datos del usuario.

Luego los guían a través de los sistemas de Administración Tributaria Virtual (ATV), Compras Públicas (Sicop) y del registro de pequeñas empresas del Ministerio de Economía conocido como Siec.

En ese proceso piden a los usuarios digitar datos de la empresa, incluyendo las cuentas bancarias y las claves, que visualizan y captan a través de los programas de acceso remoto.

El OIJ sostuvo que no hay vulnerabilidades en los sitios ATV, Sicop y Siec. Asimismo que las cuentas afectadas pertenecen a todos los bancos del país.

Calderón indicó que los fraudes se presentan en horarios de instituciones públicas (de 8 am a 4 pm) y en especial los martes.

El monto de los fraudes en cada caso es superior al c1,5 millón.

Las autoridades advirtieron a los contribuyentes que deben colgar cuando reciban una llamada en la que se ofrece asesoría para la factura electrónica.

El OIJ indicó que en 2017 se presentaron 556 denuncias por fraudes informáticos, que ascendieron a ¢1.642 millones y $619.000, utilizando otra modalidad de estafa denominada de llamada tripartita.

En estos casos ofrecían un producto a una persona y le pedían que realizara una transferencia con una cuenta falsa. Como no se podía efectuar el pago, alguien que se hacía pasar por un funcionario bancario o un funcionario bancario complice llamaba al cliente y le pedía las claves. Luego realizaban el fraude.