Por: Carlos Cordero.  9 febrero
Entre los principales proveedores de tecnologías de información de las entidades públicas, para la gestión operativa y los servicios de atención a los usuarios, se encuentran varias reconocidas firmas como GBM, El Orbe y Soin.
Entre los principales proveedores de tecnologías de información de las entidades públicas, para la gestión operativa y los servicios de atención a los usuarios, se encuentran varias reconocidas firmas como GBM, El Orbe y Soin.

El ranking del 2017 de proveedores de servicios, equipos y sistemas de informática y de telecomunicaciones de las instituciones públicas de Costa Rica, de acuerdo al monto contratado, es encabezado por la firma Servicios Técnicos Valerio S.A. y muestra que las entidades avanzan a medias hacia la computación en la nube pero están lejos de otras tendencias tecnológicas.

En el listado, basado en información del Sistema de Consulta de Compras con Fondos Publicos (conocido como SIAC), de la Contraloría General de la República, a esa firma le siguen Consulting Group Corp., Componentes El Orbe y GBM de Costa Rica.

Además, se incluye a Segacorp, Huawei Techonologies, Digital Management Systems, Soluciones Integrales (SOIN), Oracle de Centroamérica y la firma ICE Electronics International.

Servicios Técnicos Valerio fue contratado por el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) para la instalación y mantenimiento de servicios de voz y datos a nivel regional (vea recuadro: "Ranking Tecnológico").

Servicios Técnicos es el tercer proveedor del Estado, detrás de Centro de Lubricación para Supermercados (mantenimiento y reparación de vehículos) y del Grupo Empresarial Almendro (materiales de construcción y atención de rutas, entre otros).

Por ese mismo contrato, Servicios Técnicos también es el primer proveedor del ICE.

Ranking Tecnológico
Los diez principales proveedores de servicios, sistemas, equipos y dispositivos de tecnología de información y de telecomunicaciones contratados por instituciones públicas de Costa Rica entre enero y diciembre del 2017. Según monto total.
1. Servicios Técnicos Valerio S.A.: ¢53.898 millones Contrato con el ICE por instalación y mantenimiento de servicios de voz y datos a nivel regional.
2. Consulting Group Corp.: ¢17.547 millones Por contratos con varias instituciones por licencias de Microsoft y software de seguridad, entre otros.
3. Componentes El Orbe: ¢12.114 millones Compras de varios entes para infraestructura de almacenamiento, licencias de software, redes informáticas y tabletas, y en especial de la Fundación Omar Dengo para  laboratorios de computación en centros educativos.
4. GBM de Costa Rica: ¢11.801 millones Por contratos con varias entidades para servicios de procesamiento, terminales virtuales, videoconferencias, servidores y redes, entre otros. 
5. Segacorp de Costa Rica:¢ 9.935 millones En contrataciones para licencias de Microsoft, servicios bajo demanda y computadoras, entre otras, por varias entidades públicas.
6. Huawei Technologies Costa Rica:¢ 9.419 millones Por contratos con el ICE, Racsa y Jasec para redes móviles, enlaces microondas, celulares, equipos de seguridad y de videovigilancia, y cámaras.
7.  Digital Management Systems:¢ 8.544 millones Contratos con el Registro Nacional y la Asamblea Legislativa para sistemas de seguridad y controles de acceso y equipos de temperatura.
8. Soluciones Integrales (SOIN):¢7.878 millones Contratos con varias entidades para sistemas de bases de datos y software corporativos.
9. Oracle de Centroamérica:¢5.208 millones Contratos con varias entidades por licencias, soporte y mantenimiento de sistemas informáticos.
10. ICE Electronics International: ¢4.472 millones Contratos con varios entes por sistemas de datos, equipos de laboratorios y servicios de conectividad vía fibra óptica.
Fuente: Contraloría General de la República, datos actualizados al 6 de febrero del 2018,
Mayoría son informáticas

Las diez empresas obtuvieron adjudicaciones que suman ₡140.820 millones entre enero y diciembre del 2017, según los datos del SIAC actualizados al 6 de febrero del 2018.

Los montos de cada firma representan entre el 0,31% y 3,68% del total de ₡1,4 billones adjudicados por todas las entidades estatales a través de 61.518 procedimientos de compra de bienes y servicios en todas las áreas, realizados durante ese año.

De las diez empresas, tres fueron proveedoras de servicios, equipos y sistemas de telecomunicaciones: la mencionada Servicios Técnicos, Huawei Technologies y la firma ICE Electronics.

Huawei fue contratada por el ICE, Radiográfica Costarricense S. A. (Racsa) y la Junta Administradora del Servicio Eléctrico Municipal de Cartago (Jasec) como proveedor de equipos y licencias para redes móviles, celulares de la marca, y cámaras, entre otros.

Los celulares son adquiridos por el ICE para ofrecerlos en los planes de postpago y para venta directa a los suscriptores del servicio Kölbi.

ICE Electronics, que también es proveedor en el campo informático, obtuvo contrataciones para sistemas de datos, equipos de laboratorios de ingeniería eléctrica y servicios de conectividad mediante fibra óptica.

Los contratos de esta firma durante el año anterior fueron con la Municipalidad de Pérez Zeledón, a las universidades de Costa Rica, Nacional y Técnica Nacional, y al Instituto Tecnológico de Costa Rica.

Los otros siete proveedores del listado fueron contratados para la compra de licencias de programas informáticos, para una amplia diversidad de servicios tecnológicos y para equipos de computación, de videoconferencias, de almacenamiento, de seguridad, de virtualización, y de control de accesos a edificios incluso.

Componentes El Orbe es uno de los principales proveedores de tecnologías de información del Estado, especialmente por la adjudicación de los contratos de la Fundación Omar Dengo para proyectos de laboratorios de cómputo en centros educativos. Annel Cabezas revisa e instala los programas de los equipos destinados a escuelas y colegios. (Foto Mayela López)
Componentes El Orbe es uno de los principales proveedores de tecnologías de información del Estado, especialmente por la adjudicación de los contratos de la Fundación Omar Dengo para proyectos de laboratorios de cómputo en centros educativos. Annel Cabezas revisa e instala los programas de los equipos destinados a escuelas y colegios. (Foto Mayela López)
Entre el software tradicional y la Nube

Las compras de las instituciones públicas en el área de tecnologías de información muestran que hay proyectos que se aferran todavía al esquema tradicional de licenciamiento por software instalados (on premise).

Sí se observa avance a contratar servicios de computación en la nube, bajo demanda u otros esquemas de servicios impulsados por la industria informática tanto a nivel global como local.

"Hay una orientación creciente del sector público que intenta aprovechar estas nuevas tendencias", aseguró Rubén Rivera, gerente de GBM Costa Rica.

Roy Guzmán, director de ventas para el sector público de Oracle, confirmó que las instituciones buscan nuevas opciones para gestionar los servicios a través de la Nube, que les brinda sencillez y facilidad de acceso a las tecnologías y soluciones.

"Aparte que les facilita el servicio a los usuarios", dijo Guzmán.

₡1.4 billones adjudicados por todas las entidades estatales a través de 61.518 procedimientos de compra de bienes y servicios en todas las áreas, realizados durante ese año.

Con las compras tecnológicas las instituciones están procurando responder a la demanda del ciudadano de agilización de servicios y trámites en línea, a través de todo tipo de dispositivos, y de manera rápida y eficiente.

Entre los proyectos destacados por las firmas se encuentran la digitalización de sistemas y soluciones para que los usuarios de las instituciones dispongan de la información, así como para la operación administrativa institucional.

Donde hay más rezago de las entidades es en asomarse a Big Data, analítica, inteligencia artificial y aprendizaje de máquina, entre otras.

El rezago se produce pese a que las instituciones pueden tener acceso a ellas con esquemas de computación en la nube y que, por tanto, no requieren tanto despliegue en tiempo y recursos como cuando optan por otros esquemas de adquisición de licencias o desarrollo interno de los programas informáticos.