Por: Carlos Cordero.   16 enero
A partir de enero 2019 aumenta la sanción por incumplimiento en la emisión de facturas electrónicas, debido al incremento del monto del salario base. (Foto Eyleen Vargas / Archivo)
A partir de enero 2019 aumenta la sanción por incumplimiento en la emisión de facturas electrónicas, debido al incremento del monto del salario base. (Foto Eyleen Vargas / Archivo)

El Ministerio de Hacienda y la Dirección General de Tributación encontraron 157 casos con irregularidades en el cumplimiento de la factura electrónica.

Tributación analizó 1.570 casos al finalizar el año 2018 para verificar el cumplimiento del uso de los comprobantes electrónicos, cuya obligatoriedad inició hace un año con el sector salud y continuó de forma progresiva con otros grupos de contribuyentes a lo largo del año.

El Ministerio había indicado en diciembre anterior que de los 661.145 contribuyentes registrados sólo 221.921 estaban emitiendo comprobantes electrónicos. Otros 154.614 estaban exentos de la obligación.

De los casos encontrados con irregularidades, 28 subsanaron su situación, a 60 se les inició el proceso sancionador por un monto estimado de ¢257 millones.

De ellos cerca del 15% ya pagó la sanción.

Aumenta sanción en 2019

Hacienda recordó que quien incumpla con el suministro de información, generación y entrega a la Administración Tributaria de los archivos XML, derivados del uso de un sistema de emisión de comprobantes electrónicos, puede ser sancionados según el artículo 83 del Código de Normas y Procedimientos Tributarios.

La sanción equivale para los incumplimientos detectados en el año 2018 a un monto mínimo de ¢1.293.000 y a un máximo de ¢43.100.000.

Los incumplimientos que se detecten a partir de enero 2019 tendrán una sanción por un monto mínimo de ¢1.338.600 y a un máximo de ¢44.620.000, aumento que se produce por el cambio en el monto del salario base.

Carlos Vargas, director general de Tributación hizo un llamado a los contribuyentes obligados a cumplir con la emisión y entrega de comprobantes electrónicos para que lo hagan de manera correcta y eviten las fuertes sanciones que establece la legislación.

Vargas indicó que las denuncias recibidas de parte de ciudadanos permitió revisar 128 casos.

El Ministerio tiene a disposición la aplicación “Denuncie Ya”, disponible en la página web (www.hacienda.go.cr ) y que puede ser descargada en los celulares para denunciar a contribuyentes que no cumplen con la obligación.

Se debe recordar que solamente son válidas en la actualidad las facturas electrónicas para efectos contables.

En diciembre anterior, de los 661.145 contribuyentes registrados sólo 221.921 estaban emitiendo comprobantes electrónicos, como la carnicería El Chirriche, ubicada en Santa Ana Centro. (Foto Mayela López / Archivo)
En diciembre anterior, de los 661.145 contribuyentes registrados sólo 221.921 estaban emitiendo comprobantes electrónicos, como la carnicería El Chirriche, ubicada en Santa Ana Centro. (Foto Mayela López / Archivo)
Ojo con los datos de los clientes

La Agencia de Protección de Datos de los Habitantes (Prodhab)hizo un llamado a los emisores de factura electrónica, para que profundicen las medidas de seguridad y privacidad con que almacenan los datos personales que solicitan a sus clientes.

La Agencia es una entidad adscrita al Ministerio de Justicia y Paz.

Ana Karen Cortés Víquez, directora nacional de Prodhab, explicó que algunas personas han indicado que cuando van a pagar no les pueden emitir su factura en el mismo momento.

Los comerciantes les solicitan dejar sus datos anotados en un cuaderno o libreta para el posterior envío de la factura, pero ahí queda la información expuesta a terceros, advirtió Cortés.

La funcionaria recordó que el mal tratamiento o almacenamiento de datos personales puede conllevar sanciones que oscilan entre los ¢2 millones y ¢15 millones los infractores.

La Agencia también recordó que para el envío de la factura electrónica, los clientes deben proveer su nombre completo, número de cédula y correo electrónico.

Advirtió que hay quienes van más allá y solicitan datos como el teléfono, la dirección física o hasta el número de placa del vehículo (cuando se trata de pagos en gasolineras).

“Es importante recalcar que el comercio o el responsable de la base debe respetar el fin para el cual se brindan esos datos, y el cliente está en su derecho de limitarse a suministrar los datos que sean estrictamente necesarios”, recalcó Cortés.