Por: Carlos Cordero Pérez.   3 noviembre, 2017

La Comisión Mixta de Televisión Digital recomendó al Poder Ejecutivo atrasar el apagón de la televisión analógica unos 20 meses.

El anuncio no sorprende dados los problemas que venían exponiendo los empresarios y otros sectores en el proceso de transición hacia la televisión digital.

El organismo, presidido por el Viceministro de Telecomunicaciones, Edwin Estrada, fundamentó la sugerencia en los problemas de las torres de radio y televisión en el volcán Irazú, el poco conocimiento de la población sobre el cambio y la campaña electoral.

"Después de un análisis exhaustivo de los principales retos para llevar a cabo la transición, la Comisión Mixta de Televisión Digital recomienda al Poder Ejecutivo trasladar la fecha del Apagón Analógico que estaba previsto para el 15 de diciembre del 2017", comunicó el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt).

La Comisión Mixta está conformada representantes de entidades del Estado, empresariales y de la sociedad civil relacionados con la radio y la televisión en Costa Rica. Su función es ayudar y realizar recomendaciones al Poder Ejecutivo sobre el cambio a la televisión digital.

El principal problema venía siendo el atraso en la adecuación de los títulos habilitantes y en el otorgamiento de permisos experimentales en televisión digital por parte del Viceministerio de Telecomunicaciones.
La Comisión Mixta de Televisión Digital, encabezada por el viceministro de telecomunicaciones, Edwin Estrada, recomendó trasladar la fecha del apagón de televisión analógica y considerar un plazo no menor a 20 meses. (Mayela López)
La Comisión Mixta de Televisión Digital, encabezada por el viceministro de telecomunicaciones, Edwin Estrada, recomendó trasladar la fecha del apagón de televisión analógica y considerar un plazo no menor a 20 meses. (Mayela López)

La Comisión alega que los desastres naturales ocasionados por el Huracán Otto y la tormenta Nate afectaron directamente las zonas donde habitan personas en condiciones de vulnerabilidad. Ellas son parte del 30% de la población que recibe la señal abierta de televisión.

También se aduce que el Tribunal Supremo de Elecciones advirtió sobre una eventual afectación al derecho al "sufragio informado", en caso de que una porción de dicha población no esté preparada para recibir el servicio en estándar digital.

El Micitt agregó que una encuesta nacional de la Universidad de Costa Rica (UCR) determinó que el 67% de las personas no habían escuchado hablar sobre la televisión digital abierta y gratuita.

Los problemas con los deslizamientos en el Irazú, por su parte, afectan el desarrollo de las redes de televisión digital de los concesionarios afectados, así como el diseño final con que se debe contar para llevar a cabo la adecuación de los títulos habilitantes, alegó el Micitt.

En este caso, los problemas para encontrar lugares alternativos afectaron la reubicación de torres.

La situación de las torres de radio y televisión en el volcán Irazú, debido a los deslizamientos, es una de las razones por las que la Comisión Mixta de Televisión Digital recomendó aplazar el apagón de la televisión analógica.
La situación de las torres de radio y televisión en el volcán Irazú, debido a los deslizamientos, es una de las razones por las que la Comisión Mixta de Televisión Digital recomendó aplazar el apagón de la televisión analógica.

Pese a que la transición hacia la televisión digital, que utilizaría el estándar brasileño-japonés ISDB-Tb, se definió hace casi una década, ya en año 2013 se había advertido sobre los atrasos en el proceso.

Los empresarios del sector de radio y televisión y de la industria de telecomunicaciones habían advertido recientemente en varias ocasiones sobre los problemas que se estaban presentando.

El principal problema venía siendo el atraso en la adecuación de los títulos habilitantes y en el otorgamiento de permisos experimentales en televisión digital por parte del Viceministerio de Telecomunicaciones.

Con la televisión digital la población recibiría, además de mayor calidad en imagen y audio, una diversidad de servicios por parte de los operadores de televisión.

Además, el Estado maximiza el uso del espectro y se liberan bandas de radiofrecuencias, actualmente usadas en televisión analógica, para servicios avanzados de telecomunicaciones de cara a la expansión de las redes de cuarta generación y de la futuras redes móviles de quinta generación.