Por: Krisia Chacón Jiménez.   4 junio, 2018

¿Le ha sucedido que llega a su hogar la factura por el servicio de electricidad y no sabe por qué le llegó ese monto? Si tiene suerte se preguntará por qué tan bajo, en otras ocasiones es porque el cobro es mayor a lo que tenía presupuestado.

Con la llegada de los medidores inteligentes estas dudas se disipan. Estos dispositivos le indican en cuál parte de su casa o cuál electrodoméstico es el que está consumiendo la mayor parte de la energía.

Estos medidores también son capaces de enviar una alerta en caso de hurto de electricidad, y envían datos en tiempo real a los proveedores del servicio. Esta información es útil para dar una respuesta efectiva ante casos de averías.

Con la utilización de estos aparatos se pueden dar pasos para empezar a construir las anheladas ciudades inteligentes, pues sirven como uno de los corazones donde fluye toda la información de los respectivos cantones.

El proyecto es llevado a cabo por el Consorcio Nacional de Empresas de Electrificación de Costa Rica (Coneléctricas) que está conformado por Coopelesca, Coopesantos, Coopeguanacaste y Coopealfaroruiz.

Las empresas que desarrollan la tecnología son Ingeniería y Tecnología Aplicada (Itecna) y la transnacional Itrón.

Los beneficiados serán 249.391 usuarios de zonas residenciales, industriales y comerciales ubicados en cantones como San Carlos, Los Chiles, Zarcero (Alajuela), Mora, Acosta, Aserrí, (San José) Cartago, El Guarco (Cartago) Sarapiquí (Heredia), Carrillo, Santa Cruz, Nicoya (Guanacaste) y Puntarenas.

La transición al nuevo servicio comenzará a partir de enero del 2019.

¿Cómo funcionan?

Los medidores inteligentes son digitales y contienen tarjetas electrónicas mediante las cuales pueden comunicarse por radiofrecuencia PLC. Así tienen capacidad de procesar información, usarse como centro de datos y enviar en tiempo real los informes de uso a un sistema central.

La diferencia entre estos medidores y otros que ya se han instalado en el país –como el cambio que hizo el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) en el año 2000–, es que los dispositivos de Itecna presentan una red IPv6 de múltiples aplicaciones, que permite agregar electrodomésticos y aplicaciones a la red.

Los medidores admiten conexiones a través de wifi y trabajan bajo el sistema de Internet de las Cosas, ya que son capaces de comunicarse con los demás dispositivos que se encuentran en el hogar.

Jorge Chaverry, director general de Itecna, explicó que ellos pueden hacer que en la casa los dispositivos que necesitan de electricidad se conviertan en inteligentes, aunque ellos no tengan la opción, así como sucede con las pantallas que no tienen conexión a Internet lo que se hace es que se les conecta un chromecast con el que se vuelven inteligentes.

Al conectar más dispositivos al medidor, el usuario podrá tener un detalle preciso y confiable acerca de su consumo eléctrico, incluso puede solicitar mediante la aplicación que le indique si su consumo está en el promedio de su vecindario.

"Con estos medidores sucede lo mismo que con los celulares, son de todo menos teléfonos. Nuestros medidores, lo menos que hacen es medir, porque se le agregan tantas aplicaciones que se vuelven útiles para los usuarios finales", dijo Chaverry.

Los medidores en sí no generan ahorro, pero sí le brinda las herramientas a los clientes para moderar su consumo, verificar si sus electrodomésticos están en buen estado, al tiempo que monitorean la calidad del voltaje que reciben en su hogar.

Los medidores inteligentes se colocarán de manera gradual a partir de enero próximo en las zonas servidas por las cooperativas. Todo el proceso de cambio puede tardar hasta dos años.

Las personas no sufrirán de cortes ni suspensiones del servicio, solamente se cambiará el medidor análogo que posee actualmente y se sustituirá por uno inteligente.

Este proyecto representa una inversión de $29 millones.

Hacia las ciudades inteligentes

Chaverry confía en que con la ayuda de esta tecnología, los cantones beneficiados puedan poner la primera piedra en la construcción de ciudades inteligentes.

Con los medidores inteligentes se puede procesar todos los datos en cuestión de segundos y también sirven como punto de enlace para conectar otros dispositivos como semáforos, interconectar el transporte público y regular el servicio de acueductos.

Uno de los indicadores que utiliza el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt) para determinar si una ciudad es inteligente es el de "Inteligencia en ambiente y energía". Aquí se califica a los cantones por incorporar mediciones digitales del impacto sobre el medio ambiente.

Para que los cantones caminen hacia las ciudades inteligentes es necesario la existencia de programas que brinden un manejo energético sostenible.

Precisamente en este aspecto, la mayoría de cantones del país obtuvieron una calificación deficiente por parte del Micitt.

Según la institución en el Índice de Ciudades Inteligentes 2016, se les consultó a los municipios sobre la existencia de programas para el uso eficiente de la energía y tan solo nueve afirmaron contar con algún plan.

Los mejores calificados fueron Turrialba, Oreamuno, San Isidro, Belén, Esparza y Coto Brus.

El manejo de datos en tiempo real y el añadirle valor a los servicios que se le brindan al ciudadano a través de la tecnología marcan la ruta para las ciudades inteligentes.

"Los medidores inteligentes se conectan a una plataforma dentro de la ciudad y que se alimenta y fortalece con los datos que se generan cada segundo. Estos datos se suben a la nube a través de servidores de Microsoft", indicó Chaverry .

Actualmente el proyecto está en la etapa de ingeniería que conlleva el diseño de la red y de las interfaces. Este procedimiento requiere de cuatro a cinco meses.

Luego se requiere darle una identidad a cada medidor, es decir, que este entienda en cuál zona se encuentra y que desarrolle la capacidad de comunicarse con los demás medidores a través de Inteligencia Artificial.