Por: Carlos Cordero Pérez.   16 febrero
Las redes 5G permiten velocidades de transmisiones móviles superiores a los actuales servicios de datos, lo que facilita la implementación de aplicaciones en todo tipo de industrias. (Foto para EF)
Las redes 5G permiten velocidades de transmisiones móviles superiores a los actuales servicios de datos, lo que facilita la implementación de aplicaciones en todo tipo de industrias. (Foto para EF)

Los operadores de telecomunicaciones y otras entidades incluyeron, en sus observaciones enviadas en la consulta pública sobre 5G, la necesidad de contar con seguridad jurídica, equidad en frecuencias y el espectro requerido, tanto en las bandas incluidas como otras dos excluidas por el gobierno. Las señales del Poder Ejecutivo, hasta el momento, no parecen atender ninguna de esas preocupaciones.

El 18 de enero el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt) recibió el informe de la consulta que pidió para conocer la disponibilidad de frecuencias para 5G, explorar el interés de los operadores en participar en un concurso e indagar sobre la alternativa de una red neutra.

El informe elaborado por la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel), del que EF tiene copia, es claro:

—En general las bandas sometidas a consulta (700, 2.300 y 3.300 a 3.400 MHz y 26 y 28 GHz) están disponibles.

—Una red neutra (donde un concesionario despliega infraestructura y alquila a entidades autorizadas para comercializar servicios) va en detrimento del mercado de telecomunicaciones y de los operadores no incumbentes (Claro y Telefónica) que tienen menos frecuencias que el Grupo ICE.

—La mayoría de los operadores interesados y otras entidades señalaron la necesidad de las frecuencias de 2.600 y 3.500 MHz. Sutel recomendó al Micitt poner esas bandas a disposición y recordó que actualmente el Grupo ICE cuenta con un título habilitante para estas bandas que no es para 5G.

El Micitt, sin embargo, parece contentarse con el formalismo de la consulta.

“Se requiere que el espectro que se ponga a licitación se encuentre registralmente disponible”, respondió Teodoro Willink, viceministro de Telecomunicaciones. “Las bandas de 2500 MHz a 2690 MHz y de 3400 MHz a 3600 MHz actualmente están concesionadas, por lo que en este momento no pueden ser consideradas como registralmente disponibles para incluirlas en un proceso de concurso público”.

El funcionario justificó que las bandas incluidas para la consulta se pueden utilizar para 5G, pero que en el caso de las frecuencias de 2.600 y 3.500 MHz se requiere una declaración, denuncia, recomendación de “diferentes órganos” y un proceso sancionador ordinario que determine que no se usan.

Sutel ya le indicó en diferentes informes al Micitt que esas bandas deben estar disponibles. Incluso el sector y los especialistas reclaman que el ministerio debe aplicar la Ley General de Telecomunicaciones (Nº 8642), que ordena recuperar las frecuencias no utilizadas.

No es la única señal que emite el Micitt que crea dudas. El Poder Ejecutivo debe elaborar la instrucción a Sutel para iniciar el concurso. “Se espera que esto esté sucediendo en el transcurso del presente año”, dijo Willink. Desde ese momento hay que sumar otros 18 meses que tardaría el proceso hasta el refrendo de la Contraloría General de la República, según la estimación del mismo Viceministro de Telecomunicaciones.

La industria tecnológica, no obstante, ha advertido del impacto en la competitividad de las empresas y del país al retrasar la implementación de servicios de 5G, dado los avances en varios mercados desarrollados y de la región.

Confirmado

El informe de Sutel confirma el interés de diferentes operadores y proveedores para desplegar servicios de 5G en las frecuencias incluidas en la consulta y reitera la solicitud de las compañías para las bandas de 2.600 y 3.500 MHz, en harás de contar con un escenario más equitativo en el mercado.

Aparte de los operadores —de telefonía móvil e Internet fija— también hay interés de desarrolladoras que requieren diseñar, probar y exportar aplicaciones de Internet de las cosas, digitalización y automatización de edificios, manufactura, transporte, ciudades, seguridad, agricultura y servicios, entre otros, dirigidas a los mercados de Europa y EE. UU., lo que se conoce como Testbed 5G.

El informe de Sutel recalca que la disponibilidad de esas bandas —junto a un cronograma de asignación de espectro— brindaría certeza al mercado, crearía un ambiente óptimo y previsible, y mejoraría las condiciones de competencia en cuanto a la asignación de espectro destinado para sistemas de Telecomunicaciones Móviles Internacionales (IMT, por sus siglas en inglés), comercialmente conocidas como 5G.

La Sutel advirtió que la posibilidad de que ingresen nuevos operadores depende de brindar condiciones que permitan competir con las firmas establecidas, pues la penetración de la telefonía móvil (169% en 2019) y de Internet móvil (92%) no daría margen para ganar usuarios.

El problema es que las actuales condiciones no son propicias para los operadores que deseen brindar servicios de 5G, ya que —según el informe de Sutel— “el país cuenta con un desbalance con relación a la asignación de espectro para la implementación de sistemas IMT a favor del Grupo ICE”.

Sutel le recuerda al Micitt que esto ha sido señalado en diferentes informes, como uno de junio de 2019 (hace casi 20 meses) donde se le reiteró “la importancia y necesidad de liberar el espectro no utilizado o utilizado de manera no eficiente, entre el que se encuentran las bandas de frecuencias de 2.600 MHz y 3.5 GHz”.

En el informe de la consulta entregado a mediados de enero también se advierte de las consecuencias señaladas por diferentes empresas y cámaras de la no inclusión de estas bandas en un eventual concurso, “lo cual es consistente con las recomendaciones de esta Superintendencia teniendo en consideración el no uso o uso ineficiente de segmentos en las bandas en mención”.

Sutel también especifica los requerimientos de espectro en bandas inferiores y superiores a 6 GHz para el próximo año y para 2025, así como indica que es necesario habilitar frecuencias en las bandas de 800 MHz y 900 MHz para “el mediano plazo”.

De las respuestas de los operadores, se indica que la firma Call My Way tendría intención de ser un operador regional de 5G; que Cabletica y Telecable brindarían acceso fijo inalámbrico para zonas no atendidas actualmente; y que Claro y Telefónica especificaron que requerían frecuencias en la mayoría de las bandas y en las de 2.600 y 3.500 MHz para no estar en desventaja con el ICE. Telefónica advirtió que no participaría si no se libera algún bloque de 3.400 a 3.800 MHz.

El ICE, por su parte, respondió a Sutel que su interés es usar la concesión actual, pese a que no es para servicios de 5G. El ICE había reconocido en octubre de 2020 que ya realizaba pruebas para elegir al proveedor de la red 5G, determinar en cuál nicho de negocio participaría y que “trabaja de manera integrada con el Micitt, orientados por una estrategia país”, aunque no especificó si esa estrategia era la de una red neutra.

¿Qué interesa?
Respuesta de requerimientos en las bandas 700, 2.300 y 3.300 a 3.400 MHz y 26 y 28 GHz:
Call My Way: le interesa frecuencias en todas las bandas para servicios de telefonía, SMS e Internet móvil. Considera necesario segmento de frecuencias exclusivo para nuevos entrantes, experiencia en mercado local y asignación por zonas geográficas.
Cabletica: le interesa frecuencias en bandas de 26 y 28 GHz (100 MHz en cada una) para servicios de acceso fijo inalámbrico (FWA, por sus siglas en inglés). Considera necesario una hoja de ruta sobre las frecuencias que se dispondrán y acceso a frecuencias de 3.400 a 3.700 MHz.
Claro: requeriría 890 MHz en todas las bandas analizadas y reiteró interés por las bandas de 2.600 y 3.500 MHz.
ICE: le interesa frecuencias de 700 MHz y 28 GHz; en la banda 3.300 MHz tiene 3.5 GHz y en 26 GHz pretende utilizar concesión para 5G aunque su título habilitante actual sólo autoriza enlaces para servicio móvil por satélite y servicio fijo.
Telecable: le interesa frecuencias en bandas de 26 y 28 GHz para servicios de acceso fijo inalámbrico (FWA, por sus siglas en inglés).
Telefónica: requeriría 630 MHz en las bandas analizadas (excepto en 26 GHz) y reiteró interés por las bandas de 2.600 y 3.500 MHz. Asimismo, prefiere utilizar frecuencias de 2.600 MHz que la de 2.300 MHz y advirtió que no participaría si no se libera algún bloque de 3.400 a 3.800 MHz.
Fuente: Sutel, informe.