Tecnología

¿Qué es IPTV? ¿Es un servicio legal?

No hay una norma que establezca que usar este tipo de aplicaciones sea ilegal, pero si alguien brinda este servicio y hace uso de la piratería sí se expone a consecuencias legales

Las plataformas de videostreaming trajeron un sinfín de opciones para disfrutar de películas, series, documentales y demás formatos audiovisuales.

Dentro de ese mar de catálogos también surgieron tecnologías para que el usuario pueda acceder a los diferentes títulos que están disponibles en lnternet, y una de ellas es el IPTV.

IPTV significa Internet Protocol TV, o Televisión por Protocolo de Internet. Esta es una manera de transmitir televisión a través de Internet con un método diferente al que utilizan las plataformas de streaming convencionales como Netflix, Disney+, Amazon Prime Video, HBO Max, entre otras.

Lo que hace el IPTV es crear una red privada y directa entre la operadora que le ofrece el servicio y el usuario, de manera que pueda recibir estos canales sin la necesidad de conectarse a Internet; solo se necesita un router o decodificador encendido.

La diferencia de este servicio con los canales de televisión y los servicios OTT (Over The Top) que son los que se conocen como televisión en streaming, es que estos se emiten bajo una señal de forma abierta a través de Internet.

Con los servicios OTT cualquiera puede registrarse y acceder a sus contenidos, pero para ver los canales IPTV se necesita de un decodificador para recibir y transformar la señal.

Es importante que el usuario reconozca los servicios de IPTV oficiales y las que no lo son. Alrededor de este servicio se creó un “submundo” en el que algunos no dan el respaldo al usuario, y otros que sí ofrecen servicios oficiales.

Una de las grandes preguntas que rodea al IPTV es si es legal o no.

En este apartado el enfoque está para las aplicaciones que ofrecen terceros y que no son el que brindan las cableras oficiales.

“El tema de las aplicaciones encubiertas bajo el nombre IPTV es que no hay norma legal que les regule expresamente en Costa Rica, y son utilizadas bajo el mismo modelo que se descarga cualquier aplicación para los dispositivos móviles sean juegos o aplicaciones funcionales”, explicó el abogado Kendall Ruiz.

Actualmente no hay una norma que establezca que usar este tipo de aplicaciones sea prohibido por la ley a quien lo suscriba como usuario, pero si alguien brinda este servicio y hace uso de la piratería para comercializarlo, el Código Penal lo enmarca dentro del término de delitos internacionales en su artículo 7, según explicó Ruiz.

La falta de una regulación más robusta de cara al usuario y eventuales personas que realizan actos de piratería posicionaron a Costa Rica entre los primeros 25 países para ser vigilados por actos de piratería, según el Reporte Especial 301 publicado por la Oficina de Comercio Exterior de Estados Unidos (USTR).

La forma en la que opera este servicio en el país a través de aplicaciones de terceros genera vacíos y deja la puerta abierta para que se pueda regular.

“Sucede que la tecnología va muy acelerada y la regulación muy lenta, por lo que si se controla debe hacerse bajo principios de neutralidad tecnológica a fin de no amarrar estos temas y tener que estar cambiando la normativa constantemente”, dijo Ruiz.

No hay ninguna sanción expresamente establecida en las normas del código penal del usuario que utiliza esta tecnología, pero justamente se genera un gran vacío para el consumidor en caso de reclamos por un mal servicio o afectación.

Es importante que el consumidor verifique con quién está tratando y quién desarrolla las aplicaciones que suscribe.

“Si la aplicación funciona y quien brinda el servicio está a derecho desde donde se ubique el usuario puede hacer uso sin problema, solo que los reclamos en caso de fallas estarán sujetos a los términos con el proveedor de servicios con quien haya pactado”.

—  Kendall Ruiz, abogado

En caso de un mal servicio, o inclusive de que se transmita algún malware, es muy difícil para el usuario proceder ante un reclamo, dado a que normalmente estas aplicaciones están desarrolladas y en funcionamiento fuera de Costa Rica.

Una desventaja importante es que la IPTV funciona directamente a la casa del usuario, mientras que los otros servicios de streaming son accesibles desde cualquier sitio mediante sus aplicaciones móviles oficiales.

El servicio de IPTV que ofrecen las cableras es legal y es una forma de responder a la voraz competencia que existe en esta industria.

En mayo pasado, en ese momento Cabletica, ahora Liberty, anunció su producto Next GENTV Plus que funciona con IPTV para grabar, adelantar o retroceder el contenido y elegir títulos de video bajo demanda.

El Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) también brinda una facilidad similar en su servicio de IPTV.

Según el más reciente informe de la Superintendencia de Telecomunicaciones (SUTEL), se muestra una disminución porcentual de los ingresos asociados al servicio vía cable coaxial al pasar de un 70 % en el 2017 a un 62 % en el 2021. En contraposición, los porcentajes que presentan la tecnología satelital y las otras tecnologías (IPTV y MMDS-multicanal multipunto) que tienen una tendencia creciente al pasar en conjunto de 30% a 38%.

Krisia Chacón

Krisia Chacón

Periodista de El Financiero especializada en temas económicos. Graduada de la carrera de periodismo de la Universidad San Judas Tadeo.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.