Por: Krisia Chacón Jiménez.   2 febrero, 2018

"Empecé comprando una mina a un precio entre los $3.000 y $4.000. Le dedicaba dos horas al día a la minería y llegué a tener ganancias de $500 mensuales en criptomonedas", relató Daniel Rojas, ingeniero electrónico y quien se convirtió el año pasado en un minero de la criptomoneda Dash.

Actualmente Rojas mina aldedor de dos horas semanales. Decidió cruzar la acera y dedicarle menos tiempo a esa actividad para convertirse en un asesor para que las empresas conozcan las criptomonedas y consideren incluirlas como método de pago dentro de sus comercios.

La figura de minero como tal existe en el blockchain y en criptomonedas que utilizan Proof of Work (PoW) como algoritmo de consenso. En el caso práctico, es para validar las transacciones que se hacen con criptomonedas en la red.
La figura de minero como tal existe en el blockchain y en criptomonedas que utilizan Proof of Work (PoW) como algoritmo de consenso. En el caso práctico, es para validar las transacciones que se hacen con criptomonedas en la red.

La recompensa actual por generar un bloque – cada eslabón del blockchain en el queda constancia de la transacción, fecha, hora y el código del Bitcoin que se utilizó– es de 12,5 bitcoins. A la cotización actual de $10.419 por bitcoin un minero que dedique más tiempo a esta actividad podría ganar unos $130.238. Sin embargo, los bloques no se hacen solos, y la complejidad del proceso hace que esos niveles de retorno sean difíciles de conseguir.

De hecho, Rojas decidió cambiar el énfasis de sus esfuerzos porque el proceso de minar criptomonedas no es tan pasivo como creyó. No solo se trata de comprar un computador potente que genere grandes ganancias, sino que también se deben tomar en cuenta aspectos como los gastos en electricidad, la ventilación de los equipos, el ruido que generan algunas máquinas y la volatilidad de las criptomonedas.

Cifras de Morgan Stanley muestran que la capacidad informática que se necesita para crear criptomonedas equivale aproximadamente a la electricidad que consume en promedio un hogar estadounidense durante dos años.

La minería de criptomonedas es el proceso de validar transacciones dentro de la red, así como generar nuevos bloques y agregarlos en el blockchain (cadena de bloques). Los mineros utilizan el poder de las computadoras para realizar esta función y por cada nuevo bloque, son recompensados con una cantidad de criptomonedas.

Para ser minero no se necesita de títulos o estudios muy avanzados. Lo ideal es que la persona tenga conocimientos básicos de electrónica y computación. No dista mucho de la instalación de cualquier programa computacional. También existen tutoriales en la web que explican cómo convertirse en minero.

Quien quiera convertirse en minero tiene que tener claro que necesitará de una inversión importante para comprar los equipos que van desde los $3.000.

Recompensas

La figura de minero como tal existe en el blockchain y en criptomonedas que utilizan Proof of Work (PoW) como algoritmo de consenso. Su función práctica es validar las transacciones que se hacen con criptomonedas en la red.

En el sistema de PoW los mineros utilizan computadoras con potentes procesadores para resolver acertijos hash (o pruebas matemáticas) que, una vez resueltos, les permiten proponer el siguiente bloque de transacciones y se agrega en el blockchain.

La minería trata de poner a trabajar máquinas que estén constantemente haciendo funciones matemáticas para luego encontrar respuestas y publicarlas en la red.

Rojas explicó que existen dos tipos de minería dependiendo de la criptomoneda. Algunas se pueden minar con una computadora común más una tarjeta gráfica de video, y otras que requieren de un ASIC (Application-specific integrated circuit) una computadora pequeña que necesita de una fuente de poder y conectarla a Internet.

“El tema con los ASIC es que están optimizados para hacer ciertas funciones matemáticas complejas, son muy especializados. El objetivo es resolver ese tipo de ecuaciones hasta que llegan a una respuesta y cuando lo hacen lo mandan a la red y reciben la recompensa con una nueva moneda”, Daniel Rojas, minero.

Para recuperar la inversión y compensar los gastos, los potenciales minieros deben estar muy pendientes de las fluctuaciones en la cotización de las monedas virtuales con respecto al dólar.

Al tratarse de un trabajo en conjunto que se realiza en Internet, la cantidad de personas que estén minando también incidirá en las ganancias. Un efecto similar al que ocurrió con Uber, más choferes en las calles, más repartidas estarán las ganancias.

"Que se fabriquen más minas hacen que lo que yo tengo produce menos ganancias porque hay más gente en la red. La cobija no alcanza para todos", acotó Rojas.

Para hacer transacciones con criptomonedas solo se necesita de un smartphone y conexión a Internet.
Para hacer transacciones con criptomonedas solo se necesita de un smartphone y conexión a Internet.
Inversión

Gabriel García, consultor de seguridad financiera de PwC Costa Rica, explicó que para recuperar la inversión de los equipos para la minería, cubrir los gastos de energía y percibir las ganancias se requiere de tiempo. También se observan los cambios en el valor y la volatilidad de la moneda minada.

5"Un día la moneda puede ser muy rentable y justificar los recursos invertidos, pero todo podría cambiar de un momento a otro", manifestó García.

Según el New York Times el consumo de energía de estos sistemas ha aumentado debido a que los precios de las monedas virtuales se dispararon, lo cual ha producido un debate acalorado sobre el derroche de electricidad entre los aficionados al Bitcoin y Ethereum (otra criptomoneda).

Monedas virtuales como Ripple y Stellar, que fueron creadas después de Bitcoin, se diseñaron para que el minado no necesite electricidad. Esto le puede significar ahorros a los mineros.

Uriel Herrera, fundador de Blockchain Costa Rica, acotó que las ganancias dependen de la moneda que se mine, la cantidad de equipos y el consumo de electricidad. "En Costa Rica el margen de utilidad no es tan amplio como lo sería en Venezuela o China donde la electricidad es relativamente barata".

Estos equipos requieren de ventilación y existen casos en los que generan un nivel de ruido que hace molesto tenerlos en una habitación convencional. Por lo que el minero deberá considerar si acondiciona un espacio en donde trabajarán los equipos.

García recomendó que la minería de las criptomonedas debería ser tomada como un pasatiempo y no como una fuente secundaria de ingresos. Si bien puede dejar algún ingreso, para ver ganancias significativas, la persona debe estar dispuesta a invertir altas sumas de dinero en costos de procesamiento y en electricidad.