Por: Carlos Cordero Pérez.   15 abril
La telefonía IP crece a nivel corporativo e inmobiliario, pero ea nivel residencial las familias optan más por la telefonía móvil. (Foto Melissa Fernández / Archivo GN)
La telefonía IP crece a nivel corporativo e inmobiliario, pero ea nivel residencial las familias optan más por la telefonía móvil. (Foto Melissa Fernández / Archivo GN)

La telefonía IP no despega en Costa Rica aunque los operadores la ofrecen en sus paquetes de triple play junto con los servicios de televisión por suscripción e Internet.

Pese a las facilidades de este tipo de telefonía, también conocida como VoIP por sus siglas en inglés, la escasa aceptación se debería a la falta de comercialización de parte de los mismo operadores y a la sustitución del servicio fijo por la móvil.

La razón principal, de acuerdo a las compañías, es que en el país no está aprobada la portabilidad numérica fija, que incluiría la línea básica tradicional y de telefonía IP.

“En Costa Rica no existe la implementación de la portabilidad fija, lo cual constituye una barrera para usuarios y operadores”, explicó José Gutiérrez, gerente de regulación, comunicación y relaciones públicas de Cabletica.

La Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel) emitió un estudio en noviembre del 2019 sobre la telefonía fija para determinar si se declara en mercado en competencia o si se sigue regulando sus tarifas.

Dado el dominio del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) de hasta el 90%, el informe recomienda declarar que el mercado de servicio minorista de telefonía fija no se encuentra en competencia efectiva y mantener este servicio sujetos a regulación de tarifas, mediante el establecimiento de precios máximos.

La gerencia de telecomunicaciones del ICE indicó que la institución esperará el resultado final del proceso para pronunciarse, mientras que Telecable no se refirió al tema.

La ley y la realidad

Cuando hace 12 años se aprobó la Ley General de Telecomunicaciones (N° 8642), que estableció la apertura de todo el sector, se estableció que la telefonía fija o básica tradicional no estaría sujeta a concesiones o autorizaciones.

Ya desde antes de la apertura existía una realidad, sin embargo: la telefonía IP, un servicio de voz que se brinda por medio de Internet y que varias compañías ya ofrecían, el cual podría ser un servicio sustituto de la telefonía básica tradicional.

Para los operadores es necesario avanzar en la implementación de la portabilidad fija para que el mercado tome dinamismo.

Según Gutiérrez la portabilidad fija permitiría a los clientes residenciales y corporativos cambiar de operador según sus necesidades.

Los clientes podrían obtener ventajas (precio, calidad y tecnología), disminuir la facturación, utilizar paquetes de minutos, obtener minutos sin costo en comunicaciones con otros usuarios de la misma red u operador y sin perder el número telefónico.

El servicio de telefonía IP también tendría posibilidades para establecer comunicaciones con “destinos” de telefonía básica convencional fija, telefonía móvil y de telefonía IP que se encuentren estipulados en el Plan Nacional de Numeración.

“El cuello de botella es la portabilidad numérica”, indicó Juan Manuel Campos, director de Ciber Regulación, un bufete especializado en telecomunicaciones.

Leandro Lagos, director de negocios a consumidores de Tigo, indicó que la telefonía IP ha venido operando en segmentos como centros de llamadas, inmuebles corporativos y empresas, incluyendo pequeños negocios.

En el caso de hogares es donde se ha perdido protagonismo. “La mayor parte de los miembros de una familia cuentan con su propio dispositivo móvil y se comunican a través de diferentes aplicaciones digitales”, explicó Lagos.

El ICE mismo no se ha quedado de manos cruzadas y desde 2013 viene sustituyendo las líneas de cobre por fibra óptica, lo que le daría una ventaja en caso de comercializar con más fuerza la telefonía IP si cambian las circunstancias de este mercado.

La telefonía IP tiene costos de suscripción menores que el servicio básico tradional, pero en las tarifas por llamadas no hay diferenciación. (Foto Camille Zurcher / Archivo GN)
La telefonía IP tiene costos de suscripción menores que el servicio básico tradional, pero en las tarifas por llamadas no hay diferenciación. (Foto Camille Zurcher / Archivo GN)
Falta agresividad

Hay razones adicionales del escaso crecimiento de la telefonía IP. La falta de comercialización es una de ellas.

Los operadores se concentran en impulsar los servicios de telefonía móvil, televisión por paga e Internet, y ofrecen la telefonía IP como parte de planes que incluyen esos otros servicios.

“Al evaluar el comportamiento de los operadores de telefonía IP se observa que estos no han sido agresivos en su estrategia comercial”, indica el estudio del mercado de telefonía fija de Sutel.

Tal situación se observa nivel de precios, pues son similares y tienen escasa diferenciación, y tampoco se vislumbra que cambie la dinámica, según la Superintendencia.

La telefonía IP ofrece hasta un 75% menores costos de suscripción a la telefonía básica convencional.

Sin embargo, los costos de las llamadas son similares (la mayoría de ¢7,60 para llamadas nacionales a líneas fijas y ¢21,90 para llamadas nacionales a móvil). Aunque es un servicio regulado, lo que se establecen son precios tope y los operadores sí pueden ofrecer menores costos por llamada.

De hecho, hay 66 operadores autorizados a brindar el servicio y pasaron de 9 a 19 (incluyendo al ICE) los que tienen numeración asignada. En el momento en que se elaboró el informe se tramitaba la autorización para cuatro compañías más.

El incremento de proveedores ocurrió desde el 2015, pero no implica una mayor penetración del servicio: la telefonía fija en general cayó del 18% al 14% de la población. Además, disminuyó el tráfico y los minutos promedio mensuales por usuario en telefonía básica.

Nada de eso implica un cambio en la estructura del mercado, que se mantiene altamente concentrado.

El ICE, aunque cayó del 94% al 90% del mercado en esos mismos años, mantiene su poder de mercado según Sutel. Los usuarios que perdió el Instituto (unos 364.843 en el mismo periodo) no necesariamente se trasladaron a telefonía IP.

El informe de Sutel apunta que la dinámica competitiva de este mercado mejoraría con la portabilidad numérica fija.

La iniciativa fue aprobada por la Superintendencia, pero fue impugnada por el ICE ante la Sala Constitucional (ya fue rechazado) y queda por resolverse en sede administrativa.

De qué se habla
Lo que debe tomarse en cuenta:
La ley: el artículo 28 de la Ley General de Telecomunicaciones establece que para el servicio telefónico básico tradicional no podrán otorgarse concesiones o autorizaciones y que se requerirá la concesión especial legislativa establecida en el inciso 14) del artículo 121 de la Constitución Política.
Tipos de telefonía fija: el mercado del servicio minorista de telefonía fija incluye el servicio de acceso a la red pública de telecomunicaciones a través de conmutación de circuitos y el servicio de comunicaciones de voz por medio de conmutación de paquetes (VoIP).
Telefonía IP o VoIP: se pueden brindar a través de terminales dedicadas (hardphones) o por medio de aplicaciones de software (softphone y que pueden instalarse en diversos dispositivos o sistemas operativos) mediante redes HFC (Hybrid Fiber-Coaxial), de fibra óptica (FTTx), inalámbricas y satelitales.
Fuentes: Ley General de Telecomunicaciones (N° 8642) y estudio de Sutel.