Por: AFP .   30 mayo
"Procediendo con la cuenta regresiva hoy", dijo por su lado Musk, fundador de SpaceX. Foto: AFP.

SpaceX avanza este sábado acorde a lo previsto con el lanzamiento de su histórico primer vuelo espacial tripulado con dos astronautas de la NASA a la Estación Espacial Internacional, aunque continúa la incertidumbre sobre el clima, informaron la compañía de Elon Musk y la NASA.

"Estamos avanzando con el lanzamiento hoy (sábado). Los desafíos climáticos continúan con un 50% de posibilidades de cancelación", tuiteó el administrador de la NASA Jim Bridenstine.

El lanzamiento del cohete Falcon 9 con la cápsula Crew Dragon de SpaceX está programado para la 1:00 p.m. hora de Costa Rica, desde el Centro Espacial Kennedy en Florida. Y se espera la asistencia del presidente Donald Trump.

El clima forzó el miércoles el aplazamiento de lo que habría sido el primer lanzamiento de astronautas desde suelo estadounidense en casi una década, y el primero tripulado de una empresa comercial.

"Procediendo con la cuenta regresiva hoy", dijo por su lado Musk, fundador de SpaceX.

De no ocurrir, la siguiente ventana, que está determinada por las posiciones relativas del sitio de lanzamiento a la estación espacial, es el domingo, y se pronostica el buen tiempo.

Los astronautas de la NASA Bob Behnken, de 49 años, y Douglas Hurley, de 53, expilotos militares que se unieron a la agencia espacial en 2000, despegarán hacia la Estación Espacial Internacional desde la histórica plataforma de lanzamiento 39A, como el Apollo 11.

La misión se desarrolla en medio de las restricciones impuestas para contener la pandemia del nuevo coronavirus, lo que obligó a los tripulantes a permanecer en cuarentena durante más de dos semanas.

Esta vez no habrá espectadores reunidos a distancia para observar el lanzamiento como es habitual.

La NASA pidió al público que se mantenga alejado de Cocoa Beach, el tradicional punto de observación, aunque esa solicitud no desalentó a los fanáticos de la exploración espacial, que se reunieron allí de todos modos el miércoles durante el primer intento.

Preparación

Behnken y Hurley tripularon ambos en dos ocasiones misiones del transbordador espacial. Estuvieron más de dos semanas en cuarentena y fueron regularmente controlados para asegurarse que no estuviesen infectados con COVID-19.

Antes del lanzamiento, tenían previsto desayunar y someterse a un último chequeo médico.

Unas cuatro horas antes de partir, se pondrán los uniformes espaciales de SpaceX y se despedirán de sus esposas --ambas exastronautas-- e hijos.

Los astronautas serán luego transportados hasta la rampa de lanzamiento 39A, desde donde despegó la misión Apolo 11 en 1969 con destino a la Luna en un auto eléctrico Modelo X fabricado por Tesla, otra de las empresas de Musk.

Tras un viaje de 20 minutos, Behnken y Hurley, que tripularon el vuelo del último transbordador espacial en julio de 2011, tomarán un elevador hacia la cápsula situada en la punta del cohete Falcon 9.

Los astronautas ingresarán a la cápsula, se amarrarán a sus asientos con cinturones de seguridad y comenzarán los últimos preparativos.

Unas dos horas antes del despegue se cerrará la escotilla de la cápsula y los astronautas activarán el sistema de escape para ser usado en caso de una emergencia durante el lanzamiento.

Los tanques de combustible del cohete serán llenados de queroseno unos 45 minutos antes del despegue.

Lanzamiento

El presidente Donald Trump, que se había trasladado a Florida el miércoles antes de que se cancelase el lanzamiento, tuiteó luego que regresaría el sábado para asistir al nuevo intento.

Esta vez no habrá miles de espectadores reunidos a distancia para observar el lanzamiento como es habitual, a causa de la epidemia de coronavirus.

Dos minutos y 33 segundos después del despegue, la primera parte reciclable del Falcon 9 se separará para regresar a la Tierra y posarse en un buque frente a las costas de Florida bautizado "Of Course I Still Love You" (Por supuesto que aún te amo).

Acoplamiento

Una vez en órbita, los astronautas realizarán una serie de controles en la Crew Dragon, en lo que constituirá el último vuelo de prueba antes de que la NASA certifique la cápsula para vuelos tripulados regulares.

Luego, la Crew Dragon se dirigirá hacia la ISS, que orbita a una altitud de 400 kilómetros sobre la Tierra.

Crew Dragon se acoplará luego a la ISS, y Behnken y Hurley se sumarán al astronauta Chris Cassidy y a los cosmonautas Anatoly Ivanishin e Ivan Vagner, a bordo de la estación espacial.

Retorno

La duración de la estadía de Behnken y Hurley a bordo de la ISS no ha sido determinada aún, pero Crew Dragon puede permanecer 114 días (16 semanas) en el espacio.

El administrador de la NASA, Jim Bridenstine, indicó que podrían regresar a la Tierra a principios de agosto.

Luego de desprenderse de la ISS, Crew Dragon iniciará su regreso hasta amerizar en el Atlántico frente a las costas de Florida.

Su descenso se realizará gracias a cuatro paracaídas, el mismo método utilizado para el regreso de las cápsulas Apolo, aunque éstas llegaron al Pacífico.