Por: Larisa Paez.   25 junio

¿Cómo se siente al leer las siguientes frases?

“…Los niños del presente heredarán un planeta que ha sido severamente degradado y donde habrá un aumento de la población que sufrirá de malnutrición y de enfermedades prevenibles”. (EAT-Lancet, 2019)

“La población de mamíferos, reptiles, anfibios, aves y peces se redujo en un 60% en el mundo a lo largo de 40 años” (WWF, 2018)

“La ONU estima que para el 2050 habrá más plástico que peces en el mar”.

Para mí es alarmante y triste ver el camino que está tomando el medio ambiente. Definitivamente no podemos ser ajenos a una situación que nos afecta en el presente y que dejará a las futuras generaciones con grandes desafíos y desventajas.

¿Por qué hablo de esto en un blog de nutrición? Porque, ¿sabía usted que la forma cómo decida alimentarse puede generar más o menos daño en el ambiente? Cuidar de las riquezas naturales no es algo que solo le corresponde a los gobiernos o grandes empresas, cada uno de nosotros debe y puede colaborar con cosas pequeñas.

La Comisión EAT-Lancet es una organización sin fines de lucro que busca mejorar la alimentación global. Ellos formularon el documento “Dietas saludables a partir de sistemas alimentarios sostenibles” donde dan las principales recomendaciones para tener una alimentación saludable pero sin dejar de pensar en el medio ambiente.

Entonces ¿qué cambios hay que hacer en la dieta para generar mayor sostenibilidad?

• Doblar el consumo de alimentos saludables como las frutas, vegetales y nueces. Por ejemplo consumir de 4 a 5 porciones de fruta, de 4 a 5 tazas de vegetales o ensalada y 1 onza de semillas por día.

• Reducir en más de un 50% los alimentos altos en azúcar (ultraprocesados) y la carne roja.

• Buscar un predominio de granos integrales y fuentes de proteína vegetal como las leguminosas (frijoles, garbanzos, lentejas).

• Preferir grasas insaturadas (aguacate, semillas, mantequilla de semillas, aceite de oliva, linaza, etc) que las saturadas (mantequilla, natilla, queso crema, paté, tocineta).

En un estudio realizado en la Universidad de Oxford en el 2014, mostraron las diferencias entre las emisiones de carbono generadas por una dieta alta en proteína animal y una vegana.

Una dieta alta en proteína (más de 3,5 oz de carne por día o el tamaño de 1 pechuga de pollo mediana), produjo un equivalente a 15,8 libras de CO₂ por día mientras que una dieta vegetariana produjo la mitad y la vegana aún menos. Así que una forma práctica de verlo es utilizar más leguminosas como fuente proteica, incluir carne roja lo menos posible y pescado (preferiblemente graso) 3 veces por semana y en porciones moderadas.

Mientras colaboramos con el ambiente, ayudamos a nuestra salud, ya que los investigadores hablan que este tipo de alimentación podría llegar a prevenir alrededor de 11 millones de muertes por año, lo que representa entre un 19 a 24% del total de muertes en adultos.

Otra acción que podemos tomar en nuestras casas es reducir el desperdicio de alimentos. Prográmese y administre las comidas de forma que compre solamente lo que necesita y lo utiliza.

Busque poco a poco ir incluyendo en sus hábitos y en su casa las pautas recomendadas anteriormente; su salud se lo agradecerá y el ambiente lo necesita. Para más información de este y otros temas puede visitarnos en www.centrodenutricion.co.cr o seguirnos en nuestras redes sociales.

Referencias:

Informe Resumido de la Comisión EAT-Lancet. Dietas saludables a partir de sistemas alimentarios sostenibles.

Willet W., Rockstrom J., Loken B. Food in the Anthropocene: the EAT-Lancet Commission on healthy diets from sustainable food systems. The Lancet. 2019.

Poore J., Nemecek T (2018) Reducing food´s environmental impacts through producers and consumers. Science Vol. 360, Issue 6392, pp. 987-992

Scarborough, P., Appleby, P.N., Mizdrak, A. et al. Dietary greenhouse gas emissions of meat-eaters, fish-eaters, vegetarians and vegans in the UK (2014) 125: 179.

United Nations System Standing Committee on Nutrition (2017) Dietas sostenibles para una población y un planeta sanos.

Willet W., Rockstrom J., Loken B. Food in the Anthropocene: the EAT-Lancet Commission on healthy diets from sustainable food systems. The Lancet. 2019.