Por: José Joaquín Fernández.   18 abril
José Joaquín Fernández, autor del blog La Riqueza de las Naciones.
José Joaquín Fernández, autor del blog La Riqueza de las Naciones.

El pasado 14 de abril murió el inversionista estadounidense Bernie Madoff quien fuera condenado en el 2009 a 150 años de prisión por haber estafado, usando el esquema ponzi, a más de 37.000 personas en todo el mundo.

Un esquema ponzi es aquel en donde se les paga a los inversionistas antiguos con los aportes de los nuevos inversionistas. El inversionista antiguo cree que se le está pagando con los rendimientos generados por la colocación de sus dineros en inversiones rentables. Al esquema ponzi también se le conoce como esquema piramidal.

El mayor esquema ponzi en la historia de la humanidad es la seguridad social y todos sus regímenes de pensiones sociales, llamado de reparto. En términos generales, los regímenes de pensiones de reparto pagan a los pensionados (inversionistas antiguos), con los aportes que hacen los trabajadores (inversionistas nuevos).

En Costa Rica, el régimen de pensiones de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) de la la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) sigue un esquema ponzi (de reparto) y por eso está condenada a la quiebra según sus mismos estudios actuariales de la CCSS. ¡Y a ningún político le importa!

Un esquema de pensiones de reparto (ponzi) requiere que la base de trabajadores sea superior al número de pensionados. En particular, la misma CCSS afirma que la sostenibilidad de su sistema piramidal requiere que haya seis trabajadores por cada pensionado. En el año 2000 había 7.31 afiliados por pensionado. Para el 2018 había 6.38 y en ese año se estimó que para el 2030 habrá 3.9 afiliados por pensionado. Es muy probable que las medidas de confinamiento, restricciones a la libertad y cierres al comercio impuestas por el gobierno, bajo la excusa del covid-19, haya acelerado la disminución de la relación afiliado/pensionado. Al aumentar el desempleo durante el 2020, esta relación tuvo que haber caído.

En un régimen de pensiones no-piramidal, la relación afiliado/pensionado es totalmente irrelevante para la sostenibilidad del sistema. Por el contrario, en un régimen de capitalización individual, como el de Chile, cada pensión se calcula a partir de la suma de las cotizaciones (ahorro), más los rendimientos generados por dicho ahorro. En un régimen de capitalización individual, cada pensión es sostenible por sí misma.

Un régimen piramidal, como el de la CCSS, requiere de un crecimiento poblacional constante. Sin embargo, las proyecciones de la estructura poblacional de Costa Rica nos indican que el régimen del IVM de la CCSS está condenado a la quiebra y que no hay manera sana para sostenerlo. Según algunos estudios actuariales, la reserva del IVM se agotaría en unos 16 años.

El esquema piramidal, o ponzi, no solo es insostenible a largo plazo, sino que es un sistema corrupto que no genera riqueza alguna.

La solución es eliminar el IVM y sustituirlo, cuanto antes, por un régimen de capitalización individual. La postergación de la reforma a este régimen de pensiones solo empeora las cosas. En mi artículo “Urge reformar nuestro sistema de pensiones” profundizo sobre esta reforma.

Los socialistas muestran su doble moral condenando a Bernie Madoff pero defendiendo el esquema ponzi de la seguridad social y a la CCSS.

Muchas personas perdieron todos sus ahorros por culpa de Bernie Madoff. Que en Costa Rica no suceda que cientos de miles de costarricenses pierdan sus pensiones por culpa de la irresponsabilidad de nuestros políticos por no realizar los cambios a tiempo en el régimen de IVM.