La riqueza de las naciones

¿Por quién votar en segunda ronda?

Figueres y Chaves se enfrentarán en el balotaje de las elecciones presidenciales este domingo 3 de abril

Son muchas las personas que me han preguntado por quién votar en la segunda ronda para las elecciones presidenciales a celebrarse el próximo domingo 3 de abril. Les agradezco la confianza que me depositan.

Mi primera observación es que no creo que con ninguno de los dos candidatos vayamos a superar los problemas de pobreza, desempleo y crecimiento económico por los que atraviesa el país. No queda otra que votar por el menos malo.

José María Figueres:

En una entrevista publicada en El Financiero el 19 de febrero del 2015, Figueres dijo: “Quiero un nuevo PLN con cuatro ejes: muy responsable en lo ambiental, muy progresista en lo social, en términos ideológicos, de izquierda”. (subrayado del autor).

Efectivamente el socialismo y el tema ambiental han sido temas centrales en el discurso de Figueres durante esta campaña. A estas alturas del siglo XXI, y luego de la caída del muro de Berlín y del colapso del imperio de la URSS, ya debemos saber que el socialismo que promueve Figueres no contribuye al bienestar económico ni social de ningún país.

Lea: La caida del muro de Berlín y el fracaso del socialismo

Figueres ha sido claro que no disminuirá el gasto público. El desea, no solo mantener el aparato estatal, sino agrandarlo. A Figueres no le importa que una de las razones del desempleo en Costa Rica se debe al gigantesco y atrofiante gasto público porque cada colón que gasta el sector público se lo arrebata al sector productivo. Como decimos los economistas, el gasto público estruja al sector productivo y con ello se disminuye la inversión y aumenta el desempleo.

Figueres está a favor de los nuevos impuestos contenidos en el acuerdo con el FMI y además ha hablado de introducir nuevos impuestos que llama “verdes”. La Economía enseña que todo impuesto a la producción reduce la competitividad del país y con ello se crea desempleo.

Como buen socialista, Figueres ha salido en defensa de entidades públicas corruptas e ineficientes como el CNP (que le vende comida más cara y de peor calidad a los estudiantes pobres), de Japdeva, y de Recope. No solo defiende a las entidades públicas, sino que además habla de asignarles nuevas funciones, al estilo de la fallida Codesa, para que Recope incursione en el desarrollo de energías limpias.

Decía Milton Friedman, ganador del premio Nobel en Economía, que “[L]os grandes avances de la civilización, sean en arquitectura o pintura, en ciencia o literatura, en la industria o la agricultura, nunca han llegado de un gobierno centralizado”. ¿Qué le hace pensar a Figueres que el desarrollo de energías verdes vendrá de la mente de un burócrata?

Como buen socialista, Figueres se opone a abrir monopolios creados por ley, en particular el de Recope. La Economía enseña que todo monopolio creado por ley, esté donde esté, deteriora el bienestar y aumenta el costo de la vida.

Cualquier estudiante de pregrado en Economía sabe que, comparado con mercados donde impera la libre competencia, donde haya un monopolio creado por ley, los precios serán más altos, el nivel de inversión será menor, la calidad del producto será inferior y la generación de empleo será más baja. La Economía y la historia nos enseñan que donde haya un monopolio, se explota al consumidor y se reduce la competitividad del país.

¿Por qué entonces nuestros políticos insisten en defender a los monopolios creados por ley? ¿Acaso no entienden que la existencia de monopolios y oligopolios creados por ley son parte de la causa del por qué Costa Rica sigue en el tercer mundo?

La agenda ambiental de Figueres, como cualquier agenda ambiental en cualquier país del mundo, desestimula el crecimiento económico y promueve el desempleo. Por eso China no participó en la COP26. La única manera de reducir emisiones es restringiendo la producción que requiere de energía para producir. Ergo, la propuesta de Figueres de reducir las emisiones al 50% para el 2030 desacelerará las tasas de crecimiento, de inversión y de generación de empleo.

La mejor manera de combatir el cambio climático es con tecnología de absorción de CO2, y la siembra de árboles, sobre lo cual hablo en mi artículo “El desarrollo de tecnologías que absorben dióxido de carbono, hidrógeno verde y el cambio climático”.

No veo ninguna diferencia entre las políticas que propone Figueres y las que impulsa el PAC. Recordemos que el PAC contó con el apoyo incondicional del PLN en la Asamblea Legislativa.

“Votá a favor de un equipo”

Muchos están apoyando a José María Figueres bajo la falsa ilusión de que lo acompaña un excelente equipo. “Votá a favor de un equipo” dicen algunas vallas publicitarias.

El equipo de Figueres lo componen muchas de las mismas personas que han ocupado diversos cargos públicos en los gobiernos del Partido Liberación Nacional desde mediados la década de 1980. Es decir, es un hecho irrefutable que el equipo de Figueres es más de lo mismo.

Este equipo es el que no ha sido capaz de reducir la pobreza a lo largo de los últimos 35 años. Tristemente llevamos décadas donde al menos uno de cada cinco costarricenses vive en la pobreza. El equipo de Figueres es el mismo que ha mantenido al costarricense con un nivel de ingreso miserable y propio del tercer mundo. Un costarricense promedio tiene que trabajar hasta 6 años para ganar lo que un ciudadano promedio del primer mundo se gana en un solo año. Ergo, el equipo de Figueres es el equipo del fracaso y de la pobreza.

No importa cuantas entidades públicas haya creado Figueres durante su gobierno ni que haya traído a Intel a Costa Rica. Lo que importa, al final de cuentas, es que no logró mejorar los indicadores ni económicos ni sociales. El único “logro” de Figueres siendo presidente fue subir la carga tributaria, crear mucha más burocracia, elevar el costo de vida del costarricense y deteriorar la distribución del ingreso porque la inflación acumulada durante sus 4 años de gobierno fue del 88%. Es decir, Figueres fue un fracaso como presidente. ¿Por qué habría de ser distinto ahora?

Rodrigo Chaves

Existe mucha gente que está apoyando a Rodrigo Chaves bajo la ilusión absurda, y sin sentido, de que éste acabará con la corrupción. Cualquiera con conocimiento básico de Derecho, Economía o Ciencias Políticas sabrá que la corrupción es inherente al Estado. Por eso no existe ningún país del mundo donde no exista corrupción. La única manera de erradicar la corrupción es bajo un Estado anárquico (sin gobierno).

Lo que la evidencia empírica demuestra, consistente con la idea expuesta de que la corrupción es inherente al Estado, es que los países que ocupan los primeros lugares en el Index of Economic Freedom, que publica Heritage Foundation, la corrupción es menor. Ergo, no es posible reducir la corrupción sin que se reduzca el aparato estatal, se promueva la libre competencia, se privaticen las empresas públicas y se desregule la economía.

Dado que ningún candidato está promoviendo la libertad económica como eje de su política económica, podemos, lamentablemente, pronosticar que ningún candidato acabará ni reducirá significativamente la corrupción.

Durante los debates de los candidatos presidenciales, Rodrigo Chaves se opuso y ridiculizó a quienes propusieron reducción de impuestos. Obviamente Chaves ignora, lo que cualquier economista sabe, que por el principio de la Curva de Laffer, la reducción de impuestos se traduce en crecimiento económico, reducción del desempleo y aumento de la recaudación fiscal.

En días recientes, Chaves se ha opuesto a la reducción del impuesto a los combustibles porque esto, según el, crearía un enorme hueco fiscal. En otras palabras, Chaves no está considerando reducir el gasto público.

Como candidato, ha propuesto acabar, como un tsunami, con La Nación y Canal 7. También, tal y como lo hace China comunista, propone crear un sistema para trazar cada movimiento de las transacciones. Esta actitud de Chaves es muy peligrosa para la institucionalidad democrática de Costa Rica y la libertad.

Chaves como ministro de Hacienda

Todos debemos estar de acuerdo que a las personas hay que juzgarlas por sus hechos, no por sus palabras. Por tal razón, a Rodrigo Chaves hay que juzgarlo más por lo que hizo cuando fue ministro de Hacienda que por sus discursos y promesas como candidato a la presidencia.

Como ministro propuso subir el IVA al 15%, crear un impuesto adicional del 10% sobre los salarios por encima del ₡500.000, subir el impuesto de renta al 25% para los pequeños y mediados empresarios que hoy pagan 15 y 20% y eliminar todo tipo de exoneraciones. Además, como cualquier tirano antidemocrático, propuso eliminar el secreto bancario con el único propósito de satisfacer la voracidad fiscal.

Siendo ministro fue el autor y promotor de un préstamo por $156 millones para integrar los sistemas de cómputo del ministerio de Hacienda cuando, según expertos, con $10 millones era más que suficiente. Además, este empréstito pasó por encima de la ley al financiar gasto corriente con endeudamiento. Con este empréstito, Chaves demostró que no es austero y que no le importa pasar por encima de la ley.

Siendo ministro de Hacienda, tuvo el poder para reducir el gasto público, pero no lo hizo, sino que lo incrementó. Todas sus propuestas como ministro estaban orientadas en aumentar impuestos y en buscar maneras de llevarle más ingresos al fisco. Me asusta que esa sea su actitud una vez en el poder.

Algunas “ventajas” de Chaves

Chaves se ha opuesto a los monopolios pero no queda claro su propuesta. Chaves se ha mostrado a favor de abrir el monopolio de Recope pero esa no parece ser su prioridad. Chaves se ha opuesto a las pensiones de lujo pero desconocemos su propuesta específica ni sabemos cómo el define una pensión de lujo.

Al menos Chaves sí está a favor de la explotación de gas natural, a diferencia de Figueres que no lo está. Por otra parte, con relación al libre comercio, al menos Chaves está a favor integrarnos a la Alianza del Pacífico mientras que Figueres no.

¿Por quién votar para la segunda ronda?

Tanto con Chaves como con Figueres estamos jodidos. No nos hagamos ilusiones con que habrá grandes mejoras en lo económico ni en lo social.

Al menos Chaves está de acuerdo (no quiere decir que lo vaya a impulsar), con abrir el monopolio de Recope, en permitir la explotación de gas natural y en incorporar a Costa Rica en la Alianza del Pacífico para profundizar en el libre comercio. Chaves se ha opuesto a las pensiones de lujo (Figueres no lo ha hecho) pero desconocemos su propuesta específica ni sabemos cómo el define una pensión de lujo. En este sentido, Chaves sería el menos malo para votar.

Además, dada la conformación de la Asamblea Legislativa, Figueres sería peor que Chaves. El PLN cuenta con 19 diputados, mientras que el PPSD con 10. Cuando Figueres vaya a impulsar nuevos impuestos, solo tendría que convencer a 10 diputados más, mientras que Chaves tendría que convencer a 19.

José Joaquín Fernández

José Joaquín Fernández

José Joaquín Fernández, autor del blog "La Riqueza de las Naciones" de El Financiero, es miembro de la Mont Pelerin Society. También es presidente de Bekuo Investment Group y del Instituto Libertad. Ph.D Candidate en Economía por la Universidad Francisco Marroquín y Master en Economía Empresarial.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.