Por: Larisa Paez.   6 octubre

Puede que en estos últimos años usted haya escuchado de personas a su alrededor que están haciendo períodos de ayuno dentro de su día como un estilo de vida o tal vez ha leído acerca de una tendencia de alimentación conocida como ayuno intermitente. De primera entrada parece algo sin fundamento y con más riesgos que otra cosa, sin embargo, la evidencia con respecto a este estilo de alimentación no es del todo negativa.

El ayuno como práctica ha sido realizado durante siglos en diferentes culturas, mientras que el ayuno intermitente (AI) como plan de alimentación se popularizó alrededor del año 2012. Este tipo de alimentación se caracteriza por no enfocarse tanto en el “qué comer”, sino en el “cuándo comer” y sus metodologías guían a la persona por tiempos predeterminados de ayuno seguidos por las horas de ingesta. Se han desarrollado diferentes métodos para llevarlo a la práctica, lo que varía entre ellos son las horas de ayuno continuas que se realizan.

La ciencia detrás de este estilo de alimentación es lograr que el organismo libere la menor cantidad de insulina en las horas de ayuno y así utilice la grasa almacenada como combustible. Esto promueve la pérdida de peso de forma muy efectiva y lo mejor es que en los ensayos clínicos, los participantes no han reportado un aumento en el apetito a pesar de las horas que se mantuvieron sin comer.

¿Cómo se logra bajar peso si siempre se ha hablado que dejar de comer disminuye el metabolismo? Hay varias razones, una de ella es que al estar generando cambios continuos en el consumo de alimentos (período ayuno-período ingesta), el cuerpo no se adapta a la restricción calórica y mantiene su metabolismo activo. Otro aspecto interesante es que el músculo no se ve comprometido posiblemente porque durante el ayuno, se ha descrito un aumento de la hormona de crecimiento.

Hay que ser claros que parte del éxito en la disminución de peso del ayuno intermitente es la disminución calórica que se produce al tener menos tiempo para comer. Si en ese período se come desenfrenadamente o alimentos de poca calidad nutricional, es claro que no se verán los mismos resultados.

Aparte del efecto en el peso, el ayuno intermitente ha mostrado brindar beneficios en varios aspectos de la salud como disminución en la presión arterial y los niveles de azúcar en la sangre. Si usted tiene resistencia a la insulina puede que sea un estilo de alimentación que le funcione. Se habla que ayunar genera una mejoría en la sensibilidad a la insulina lo cual significa que su cuerpo necesita producir una menor cantidad de esta hormona para depositar la glucosa en las células. Esto termina brindando una protección contra la diabetes tipo 2.

Aunque se necesitan más estudios, se han descrito otros potenciales efectos de ayunar como lo son: salud cerebral (prevención demencia y alzheimer), salud cardiovascular (disminución de colesterol) y prevención de cáncer.

¿Son superiores los resultados del ayuno intermitente a los de un plan de alimentación tradicional controlado en calorías? La evidencia lo que muestra es que ambas vías llevan a resultados alentadores y por tanto cada persona debe encontrar lo que mejor le funcione y pueda mantener. Como siempre hemos hablado, no hay una sola fórmula para todos, lo importante es buscar métodos saludables y sostenibles.

¿Alguien debe evitar este tipo de alimentación? Sí, mujeres embarazadas, diabéticos que utilicen insulina, personas con historia de desorden alimenticio o gastritis severa es mejor que mantengan una alimentación tradicional de cinco tiempos de comida por día.

En resumen, la evidencia ha apuntado a que el ayuno intermitente puede ser un plan de alimentación a considerar brindando resultados favorables en el peso y la salud; mi recomendación es que siempre sea acompañado y dirigido por un profesional en nutrición para asegurarse que esté ingiriendo los nutrientes necesarios.

Ahora sí, valore si este puede ser un nuevo esquema de alimentación que por sus características pueda funcionarle. En definitiva esto no es para todos, este tipo de alimentación conlleva muchos retos; sin embargo, muchas personas lo han considerado el plan alimenticio para su estilo de vida debido a su practicidad de no tener que pensar en quitar grupos de alimentos, restringir calorías excesivamente, ni tener que pasar comiendo todo el día. Además, ¡el ayuno les genera una gran sensación de bienestar!

Para más información de este y otros temas puede contactarnos en nuestra página www.centrodenutricion.co.cr o seguirnos en nuestra página de Facebook o Instagram.

Referencias bibliográficas

Trepanowski JF, Kroeger CM, Barnosky A, et al. Effect of Alternate-Day Fasting on Weight Loss, Weight Maintenance, and Cardioprotection Among Metabolically Healthy Obese AdultsA Randomized Clinical Trial. JAMA Intern Med. 2017;177(7):930–938. doi:10.1001/jamainternmed.2017.0936

Leonie K Heilbronn, Steven R Smith, Corby K Martin, Stephen D Anton, Eric Ravussin; Alternate-day fasting in nonobese subjects: effects on body weight, body composition, and energy metabolism, The American Journal of Clinical Nutrition, Volume 81, Issue 1, 1 January 2005, Pages 69–73,

Harris L., Hamilton S., Azevedo S (2018). Intermittent fasting interventions for treatment of overweight and obesity in adults: a systematic review and meta-analysis. JBI Database of Systematic Reviews and Implementation Reports.

Krista A Varady, Surabhi Bhutani, Emily C Church, Monica C Klempel; Short-term modified alternate-day fasting: a novel dietary strategy for weight loss and cardioprotection in obese adults, The American Journal of Clinical Nutrition, Volume 90, Issue 5, 1 November 2009, Pages 1138–1143, https://doi.org/10.3945/ajcn.2009.28380