Por: Ligia Olvera.   22 junio

La educación ejecutiva tradicional ha dejado de cumplir las expectativas de líderes y sus organizaciones.

Quienes se han dedicado tradicionalmente ha ofertar programas ejecutivos, se han quedado un poco rezagados de acuerdo a la publicación de Moldovenanu y Narayandas, sobre el futuro del desarrollo del liderazgo publicado en HBR de Abril 2019. (The Future of Leadership Development-Gaps in Traditional Exec Education. March-April 2019).

Estos investigadores comparten los hallazgos de su estudio: que los programas de desarrollo de líderes tradicionales, no se contextualizan (adaptan al contexto de cada organización), no se adaptan a la realidad individual de cada participante y no brindan seguimiento.

La realidad actual requiere una oferta diferente, con contenidos ajustados y mucho más relevantes.

Lo anterior, contrasta con el hecho de hoy que se invierten importantes sumas de dinero en términos financieros en desarrollo de talento. Solo en los Estados Unidos, ésta, es una industria que supera los $25 billones. De acuerdo a la investigación, es momento de revisar más cuidadosamente la inversión en desarrollo de talento.

Yo estoy de acuerdo con ambos autores por mi experiencia empírica trabajando con líderes, empresas y analizando la oferta de programas ejecutivos.

A continuación, resumo algunos aprendizajes acumulados a lo largo de los años que podrían servirle a usted líder o a usted comprador de estos servicios.

  1. El aprendizaje es personalizado. En este sentido, no toda oferta les funciona a todos. He visto organizaciones que confían en su gente y proveen de un presupuesto individual anual para que cada ejecutivo lo destine a su desarrollo personal y profesional. Esta es una propuesta novedosa, pero he observado que funciona relativamente bien en la mayoría de los casos, ya que los ejecutivos son en general, bastante juiciosos al momento de escoger dónde y cómo invertir los recursos destinados a su propio desarrollo de acuerdo a sus propias necesidades individuales (contenidos, ritmo, horarios, formatos, etc.).
  2. El aprendizaje se da mejor cuando se contextualiza. Los colaboradores valoran la oportunidad de obtener desarrollo de sus habilidades en el trabajo, las soluciones empaquetadas, no siempre se adaptan a la realidad de nuestros países o de nuestras organizaciones. Entonces, es deseable que usted busque para usted o para su empresa oferentes serios que sean capaces de adaptar el contenido a los entornos, no es fácil encontrarlos, (pero los hay). Busque referencias de personas u organizaciones que los hayan contratado.
  3. Hay una gran oferta gratuita de contenido técnico que antes era costoso por el que hoy usted no debiera pagar. La oferta aumenta si usted domina el idioma inglés. Existen cursos de finanzas, de costos, operaciones, estrategia, (por citar el área de negocios) de universidades europeas, estadounidenses, canadienses, y éstos, se encuentran disponibles en plataformas como Coursera.
  4. Las habilidades sociales y emocionales se pueden desarrollar, aprender y evaluar. ¿Cómo dar retroalimentación, cómo gestionar un equipo, cuánto dejar ver su miedo, frustración o enojo cuando usted es un líder, cómo pasar de ser un contribuyente individual a uno grupal? Para este tipo de aprendizaje, las ofertas tradicionales, masivas, se quedan cortas. Mi recomendación en estos temas es volverse un comprador de servicios más informado y sofisticado considerando alternativas que hace unos cuantos años no existían.

El artículo de Harvard Business Review, cierra con una anécdota interesante: “recientemente una prominente firma de servicios financieros globales consideró propuestas de entrenamiento que no hubiera considerado hace 5 años en su ronda final, reflejando un nivel de competencia en el mercado que hace unos cuantos años no existía”.

¿Qué tipo de investigación hace usted antes de contratar los servicios de formación ejecutiva, liderazgo, consultoría o coaching? ¿Quiénes son sus referencias? ¿Qué están haciendo los líderes de la industria? ¿Qué están haciendo empresas de primer mundo?

Estas son preguntas interesantes que generan reflexión y perspectiva sobre el tema.