Cables

Ganadores del premio Nobel de Economía en la última década

Solamente una mujer, la francoestadounidense Esther Duflo, ha entrado en las listas de galardonados entre 2012 y 2021. En las demás categorías de 2021 también hay una única mujer

Estos son los diez últimos ganadores del premio Nobel de Economía, cuya edición 2021 se otorgó este lunes 11 de octubre en Estocolmo.

El galardón, denominado oficialmente como premio del Banco de Suecia en ciencias económicas en recuerdo de Alfred Nobel, es el único que no aparecía en el testamento del inventor sueco de la dinamita.

El Banco Central de Suecia lo creó en 1968 y lo concedió por primera vez en 1969.

- 2021: David Card (Canadá), Joshua Angrist (Estados Unidos/Israel) y Guido Imbens (Estados Unidos/Holanda) por sus trabajos sobre economía experimental o experimentos naturales.

- 2020: Paul Milgrom y Robert Wilson (Estados Unidos) por haber “mejorado la teoría de subastas y haber inventado nuevos formatos de subastas” en “beneficio de vendedores, compradores y contribuyentes del mundo entero”.

- 2019: Esther Duflo (Francia/Estados Unidos), Abhijit Banerjee (Estados Unidos) y Michael Kremer (Estados Unidos) por sus trabajos sobre la disminución de la pobreza en el mundo.

- 2018: William Nordhaus y Paul Romer (Estados Unidos) por sus modelos sobre el impacto de la actividad económica en el clima.

- 2017: Richard H. Thaler (Estados Unidos) por sus estudios sobre los mecanismos psicológicos y sociales que influyen en las decisiones de consumidores e inversores.

- 2016: Oliver Hart (Reino Unido/Estados Unidos) y Bengt Holmström (Finlandia), teóricos del contrato.

- 2015: Angus Deaton (Reino Unido/Estados Unidos), “por su análisis del consumo, la pobreza y el bienestar”.

- 2014: Jean Tirole (Francia), por su trabajo sobre “el poder del mercado y la regulación”.

- 2013: Eugene Fama, Lars Peter Hansen y Robert Shiller (Estados Unidos), por sus estudios sobre los mercados financieros.

- 2012: Lloyd Shapley y Alvin Roth (Estados Unidos), por sus trabajos sobre la mejor manera de conciliar oferta y demanda en el mercado, con ejemplos sobre las donaciones de órganos y la educación.

2021, una edición muy masculina

Periodistas de investigación, un novelista de origen tanzano, expertos del clima o especialistas del tacto, los Nobel galardonaron este año a 12 hombres y una sola mujer que, según el deseo de su creador, el inventor sueco Alfred Nobel, “han trabajado por el progreso de la humanidad”.

Aunque en 2020, cuatro mujeres figuraron entre las laureadas, una menos que el récord de cinco de 2009, los hombres siguen dominando estos prestigiosos premios que recompensan a menudo investigaciones de hace varias décadas.

Medicina

El Nobel de Medicina recayó en los estadounidenses David Julius y Ardem Patapoutian, de origen libanés y armenio, por sus hallazgos sobre la forma en la que el sistema nervioso transmite la temperatura y el tacto.

Sus descubrimientos “revolucionarios” permitieron comprender “cómo el calor, el frío y la fuerza mecánica pueden desencadenar impulsos nerviosos que nos permiten percibir y adaptarnos al mundo”, informó el jurado del Nobel.

Su trabajo es útil para la investigación de muchos tratamientos, sobre todo para el dolor crónico.

Física

El premio de Física fue por primera vez desde 1995 para dos expertos del clima, el alemán Klaus Hasselman y el japonés-estadounidense Syukuro Manabe, así como al teórico italiano Giorgio Parisi.

El comité Nobel recompensó la obra fundacional de Manabe sobre el efecto invernadero de los años 1960, con los que mostró que los niveles de CO2 en la atmósfera se correspondían con un aumento de la temperatura terrestre.

Por su parte, Hasselmann fue reconocido por haber logrado establecer unos modelos climáticos fiables pese a las grandes variaciones meteorológicas.

Parisi fue galardonado “por el descubrimiento de la interacción del desorden y las fluctuaciones en los sistemas físicos, desde la escala atómica a la planetaria”.

Química

Dos expertos en catalizadores, el alemán Benjamin List y al escocés residente en Estados Unidos David MacMillan, se llevaron el Nobel de Química.

Los dos científicos recibieron el prestigioso galardón por haber desarrollado, independientemente, en 2000 la catálisis asimétrica (o organocatálisis), un mecanismo utilizado actualmente en la investigación farmacéutica y en la industria, con un mayor respeto del medioambiente.

Literatura

El novelista Abdulrazak Gurnah, nacido en Tanzania y exiliado en Reino Unido desde hace más de medio siglo, ganó el Nobel de Literatura.

El escritor fue recompensado por su escritura “empática de los efectos del colonialismo y el destino de los refugiados atrapados entre culturas y continentes”, según el jurado.

En el centro de su obra figuran temas de migración y colonización y la manera en la que marcan la identidad.

Es el primer autor africano que recibe el galardón literario más prestigioso del mundo desde 2003, y el quinto del continente en total.
Paz

El premio Nobel de la Paz recayó en dos periodistas de investigación, la filipina Maria Ressa y el ruso Dimitri Muratov, por “sus esfuerzos para salvaguardar la libertad de expresión.

Muratov es uno los fundadores y jefe de redacción del periódico Novaya Gazeta, una de las pocas voces independientes en Rusia, donde la disidencia es duramente reprimida.

Maria Ressa, que también tiene la nacionalidad estadounidense, cofundó en 2012 la plataforma digital de periodismo de investigación Rappler, un medio que se confronta a múltiples procesos judiciales tras haber publicado informaciones críticas con el presidente filipino Rodrigo Duterte y su sangrienta lucha contra el narcotráfico.

Economía

El Nobel de Economía recayó en tres especialistas de la economía experimental y sus trabajos aplicables al mercado laboral o la educación: el canadiense David Card, el israelí Joshua Angrist y el holandés Guido Imbens, todos residentes en Estados Unidos.

Gracias a sus “experimentos naturales”, David Card analizó los efectos del salario mínimo, la migración y la educación en el mercado laboral.

Los estudios de Joshua Angrist y Guido Imbens, a mediados de los años 1990, permitieron sacar conclusiones sólidas sobre las causas y efectos fruto de experimentos naturales, como por ejemplo en materia de educación.