Por: AFP , Agencia AP.   18 mayo
Foto tomada el 24 de julio de 2008, muestra al entonces saliente jefe de gabinete de Argentina, Alberto Fernández (izquierda), junto a la entonces presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner (derecha). Fotografía: AFP.
Foto tomada el 24 de julio de 2008, muestra al entonces saliente jefe de gabinete de Argentina, Alberto Fernández (izquierda), junto a la entonces presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner (derecha). Fotografía: AFP.

Alberto Fernández, abogado de 60 años y quien encabezará la fórmula con la exmandataria Cristina Fernández de Kirchner para las presidenciales de octubre en Argentina, es un pragmático que hizo carrera política como jefe de gabinete de Néstor Kirchner y luego de su esposa por un tiempo menor.

Graduado de la Universidad de Buenos Aires, de la que es profesor de Derecho, pertenece a la oposición peronista.

En los años 1990 se especializó en el sector de seguros y fue negociador de Argentina en foros internacionales.

En su cargo más encumbrado en la política nacional, se desempeñó como jefe de gabinete del ya fallecido Néstor Kirchner durante toda su presidencia (2003-2007) y permaneció en ese cargo a lo largo de 2008, en el primer año del mandato de Cristina Fernández (2007-2015).

Pero renunció al gobierno en medio de un enfrentamiento con el sector agropecuario y desde entonces estuvo alejado de la exmandataria, de la que ha sido muy crítico.

“Es un peronista pragmático, identificado más con Néstor que con Cristina Kirchner”, dijo Rafael Gentili, del centro de estudios Laboratorio de Políticas Públicas.

En 2015, Fernández acompañó como jefe de campaña la candidatura presidencial de Sergio Massa, otro peronista que había sido jefe de gabinete de Cristina Kirchner, con la que rompió relaciones.

En esa elección triunfó el liberal Mauricio Macri, quien buscará la reelección este año.

En los últimos tiempos, Fernández volvió a acercarse a Kirchner, con quien sorpresivamente postulará liderando la fórmula a las presidenciales. Hace diez días, la acompañó desde la primera fila en la presentación de su libro "Sinceramente", un récord en ventas.

Según Kirchner, fue él quien le dio la idea y le insistió en que escribiese el libro, pues se mostraba "muy angustiado" por lo que se decía de ella y de Néstor Kirchner.

Los analistas consideran que esta candidatura con Cristina Kirchner facilitaría una unificación de la oposición peronista, disímil y fragmentada, arrastrando el caudal de ella, que es la figura con mayor intención de voto en los sondeos, a la vez que se neutraliza su rechazo, también el más fuerte.

Movimiento de fichas

“Le he pedido a Alberto Fernández que encabece la fórmula que integraremos juntos, él como candidato a presidente y yo como candidata a vice”, dijo la exmandataria de 66 años en un extenso video publicado en Twitter. Ambos se postularán como fórmula del partido Unidad Ciudadana, creado por Cristina Fernández en 2017, en las próximas elecciones primarias obligatorias que se celebrarán en el país en agosto.

Alberto Fernández tuiteó que “todos juntos vamos a trabajar para sacar a Argentina de la postración y para devolverle la dignidad a los millones de argentinos y argentinas que este gobierno ha sumido en la marginalidad y la pobreza”.

Para algunos analistas, el anuncio de Cristina Fernández está encaminado a atraer a sectores de la población más moderados y ampliar las bases de electores, aunque nadie cuestiona que, aún como vicepresidenta la exmandataria sería la persona en el poder.

“Alberto Fernández ha sido un crítico justamente de muchas cosas, se fue de la gestión especialmente impulsado por algunas causas relacionadas con la corrupción” que ya estaban en la opinión pública y por diferencias de estilo y estuvo alejado por muchos años del kirchnerismo, señaló Roberto Bacman, del Centro de Estudios de Opinión Pública CEOP LATAM.

Su vuelta implica cambios en el escenario, “él tiene otro perfil, no es el perfil de aquel del núcleo duro de Cristina que repite todo lo que ella dice a rajatabla”, señaló el analista.

Mariel Fornoni, directora de la consultora política Management & Fit, indicó que en el video escuchamos “las frases textuales de lo que sale en los focus group, de lo que siente la gente que no quiere este gobierno, pero que tenía como un cierto recelo de votar a Cristina Fernández”.

Añadió que la elección de Alberto Fernández como candidato trata de atraer a otros sectores más moderados y más allá de los puramente kirchneristas.

“Creo que pegarlo al que fue el jefe de gabinete de Néstor cuando salimos de la crisis también se asocia a esto de necesitar a alguien con experiencia” en el difícil momento que atraviesa el país, acotó.

Según Fornoni, este movimiento que “va encaminado a un votante más moderado... cambia todo el tablero político argentino. Macri va a tener que hacer algo”.

La exmandataria se refirió extensamente en su video a la difícil situación económica que atraviesa el país.

“La deuda externa en dólares contraída en apenas 3 años es más grande que la que Néstor recibió ‘defaulteada’. Eso sí, con un agravante todavía. Casi el 40% es con el Fondo Monetario Internacional”, explica la exmandataria.

Cristina Fernández, que está siendo juzgada por corrupción, deberá acudir a una audiencia la próxima semana. Fernández está imputada de haber otorgado de forma discrecional obras públicas a un empresario allegado y haber recibido sobornos a cambio. Junto con ella están procesados el empresario de construcción Lázaro Báez, exfuncionarios y empresarios. Se estima que el juicio a la expresidenta podría extenderse por más de un año.

Ella niega las imputaciones y se considera una perseguida política en todas las causas que a su entender son instruidas por jueces sujetos a las órdenes del presidente Mauricio Macri, su principal opositor político, a quién las encuestas no dan como favorito tras largos meses de dificultades económicas en el país sudamericano.