Por: Manuel Avendaño Arce.   6 marzo, 2019
28/02/2019, Limón, inauguración de la terminal portuaría de APM Terminals. Fotografía: José Cordero.
28/02/2019, Limón, inauguración de la terminal portuaría de APM Terminals. Fotografía: José Cordero.

Una verdadera lucha de poderes se libra en Moín. La Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva) y el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) se enfrascaron en una pugna para determinar cuál de las dos instituciones ejercerá el papel de autoridad en los puertos del Caribe.

El detonante de este conflicto fue la puesta en operación de la nueva Terminal de Contenedores de Moín (TCM) a cargo de la concesionaria holandesa APM Terminals. Este megapuerto se inauguró oficialmente el pasado jueves 28 de febrero.

La apertura de la TCM fue calificada como un “hecho histórico” por el presidente de la República, Carlos Alvarado, durante un acto en el que participaron la exmandataria Laura Chinchilla y el propio jerarca de Japdeva, Greivin Villegas.

Al día siguiente, el viernes 1.° de marzo, algunas embarcaciones empezaron a tener problemas para recibir el permiso de ingreso al canal de Moín. Japdeva se atribuyó la potestad de determinar cuáles barcos entrarían a la nueva TCM y cuáles se dirigirían al puerto Gastón Kogan que opera la misma entidad estatal.

La pugna desencadenó un intercambio de escritos entre el Rodolfo Méndez Mata, ministro de Obras Públicas y Transportes y Greivin Villegas, presidente de Japdeva.

En una respuesta enviada el 4 de marzo al despacho de Méndez, el jerarca de Japdeva alegó que “desobedecería” la directriz emitida por el MOPT porque la considera “ilegítima” y porque podría “lesionar” la autonomía de la institución descentralizada.

La TCM y el puerto de Japdeva también se enfrentan por sus ganancias ya que cada empresa cobra por el movimiento de contenedores en sus instalaciones. La lucha de poderes también pone en juego sus ingresos.

Edgardo González, presidente de la Cámara Costarricense de Navieros (NAVE), no duda en señalar que la lucha de poderes existe y que afecta a las empresas que deben traer y sacar mercaderías del puerto del Caribe.

Este es la entrevista que EF sostuvo con el vocero de las navieras la tarde de este martes.

– ¿Cómo han estado las cosas desde la apertura de la Terminal de Contenedores de Moín el pasado jueves 28 de febrero?

– Hemos estado en el medio de una lucha de poder, por llamarle de alguna forma, entre Japdeva y el Gobierno, en este caso el MOPT, con relación a los tipos de barcos que pueden operar en cada terminal.

“Desde hace bastante tiempo venimos con preocupación porque Japdeva, al final de cuentas, está actuando como ente regulador de los puertos de la vertiente atlántica, pero también tiene un conflicto de intereses porque ellos son operadores de un puerto".

– ¿Cuál entidad de Gobierno debe ejercer el papel de autoridad portuaria en Moín?

– Se supone que la regulación o la supervisión sobre APM Terminals la tendrían que brindar el Consejo Nacional de Concesiones (CNC), el MOPT, la Presidencia de la República y Japdeva. Sin embargo, casi que Japdeva se está atribuyendo el 100% de este proceso y tiene un claro conflicto porque su interés es lógicamente que los barcos no se pierdan y no se vayan para APM Terminals.

– ¿Las navieras reportan algún tipo de afectación por este conflicto entre las dos instituciones?

– Sí, realmente hay algún tipo de afectación, algunas navieras afiliadas a nuestra cámara se les está imposibilitando operar sus barcos en APM Terminals.

– ¿Cuáles son algunas de las navieras afectadas y qué tipo de problemas reportan?

– Realmente, nombres específicos, lamentablemente no estoy autorizado a referirme. Sin embargo, básicamente están enfrentando una diferencia de criterio sobre si los barcos son fully cellular o fully containers, el entendido es que no hay una claridad al respecto.

“El entendido es que todos los barcos que sean full contenedores tienen que operar en la terminal de APM, los que no son así, Japdeva les está solicitando que una semana antes se le presenten las características del barco y cómo está registrado y ellos determinarán si le dan el permiso para transitar por el canal y para atracar, ya sea en APM o en Moín.

“Como le digo, apenas han pasado unos días desde que inició la operación de la TCM y ya estamos con este tipo de conflictos”.

– ¿Qué preocupaciones tienen ustedes como sector naviero?

– La preocupación principal es que Japdeva tiene un interés, está actuando como ente regulador y tiene un interés claro en que estos barcos no se vayan para APM Terminals.

– ¿Qué argumenta Japdeva frente a las navieras para decidir cuál barco ingresa y cuál no, y a qué puerto los direccionan?

– De acuerdo con un criterio que ellos están interpretando. A pesar de que el MOPT, como máximo ente rector que regula el transporte en Costa Rica ya les dio instrucciones al respecto, aun así, existe una nota de Japdeva donde claramente está diciéndole al Ministro del MOPT que ellos van a desobedecer esa orden. Están desacatando y no están reconociendo la autoridad del Ministerio de Obras Públicas y Transportes como ente rector del transporte.

– Sobre el intercambio de notas entre el ministro Rodolfo Méndez Mata y el presidente de Japdeva, Greivin Villegas, ¿cuál es la posición de la cámara?

– En esa nota de nueve páginas de Japdeva muy claramente dicen que van a desobedecer, ya ahí corresponderá a las autoridades y a la parte legal determinar si eso es procedente o no, nosotros ya en ese tema no podemos involucrarnos.

– Se habla de un borrador de un decreto que el Gobierno trabajó desde el año pasado en el que se aclaraba que el MOPT es el rector del transporte y, por ende, le corresponde desarrollar el papel de autoridad portuaria en Moín, lo que relevaría a Japdeva de este rol. ¿Ustedes saben qué pasó con ese decreto?

– Hemos escuchado del decreto y se viene ofreciendo desde hace tiempo. Sin embargo, no ha salido oficialmente y nosotros sí hemos externado en muchos foros nuestra preocupación sobre este conflicto de intereses, porque usted no puede ser el ente regulador de una empresa que es su competencia o que, de hecho, le está quitando los clientes que usted tiene actualmente.