Por: Manuel Avendaño Arce.   11 agosto
Mauricio Claver-Carone es asesor especial de Donald Trump y Director Principal para Asuntos del Hemisferio Occidental en el Consejo de Seguridad Nacional. Es el candidato de los Estados Unidos para buscar la presidencia del BID. Fotografía: La Nación/GDA/Argentina.
Mauricio Claver-Carone es asesor especial de Donald Trump y Director Principal para Asuntos del Hemisferio Occidental en el Consejo de Seguridad Nacional. Es el candidato de los Estados Unidos para buscar la presidencia del BID. Fotografía: La Nación/GDA/Argentina.

El pulso político por la elección del nuevo presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) se tiñe de nuevos matices. Mientras en las últimas semanas la Unión Europea (UE), Argentina, México, Chile y Costa Rica pidieron posponer el proceso hasta marzo del 2021; el candidato de Donald Trump afirma tener los apoyos necesarios para ganar el alto cargo.

Mauricio Claver-Carone, asesor especial del presidente de los Estados Unidos y Director Principal para Asuntos del Hemisferio Occidental en el Consejo de Seguridad Nacional, conversó en español con la prensa de la región la tarde de este martes en una conferencia telefónica en la cual EF participó.

El abogado de 44 años de origen cubano-estadounidense, fue enfático en que para este punto ya cuenta con el respaldo público de 17 países de la región para ganar la presidencia del BID, aunque solo se necesita el apoyo de 15 naciones.

“Vendrán más apoyos en los próximos días”, advirtió el asesor ungido por Trump con el que Estados Unidos pretende romper una “regla no escrita” bajo la cual ese país respetaría que la presidencia del BID siempre debe estar en manos de latinoamericanos, tal y como estableció el expresidente estadounidense Dwight Eisenhower, en 1958.

En los primeros minutos de su conversación con los periodistas, Claver-Carone acusó a un “pequeño grupo de países” de liderar un intento de “secuestro” del proceso electoral del BID.

“El 16 de junio presentamos mi candidatura, el 9 de julio la Junta Directiva de Gobernadores del BID acordó una resolución (8020) en la que se decidió que la elección se hará el 12 y 13 de setiembre en una reunión virtual con una plataforma electrónica en Washington”, comentó el asesor.

Según Claver-Carone, esa resolución fue aprobada de forma unánime por todos los países accionistas de la región que forman parte del banco mulilateral.

“Esta semana se ha visto que una minoría, un grupo de cuatro países, han buscado postergar esa elección a pesar de haber votado el 9 de julio porque se realice en setiembre. Lo único que ha cambiado desde esa fecha es que nuestra candidatura y nuestra visión se ha ganado el apoyo de la mayoría”, apuntó el abogado.

De acuerdo con el asesor de Trump, existe un esfuerzo “minoritario liderado por el gobierno de Argentina para obstaculizar la elección porque no han podido presentar una visión competitiva”.

Antes de que Estados Unidos lanzara su atípica candidatura, según Claver-Carone, se hablaba de unos 12 candidatos para buscar la presidencia del BID.

EF hizo un recuento con base en publicaciones de medios internacionales y el abanico de opciones incluía a Benigno López, ministro de Hacienda de Paraguay; Gustavo Béliz, abogado y periodista de Argentina; Juan José Daboud, ministro de Hacienda de El Salvador; María Silvia Bastos, directora del Banco de Desarrollo de Brasil; y Laura Chinchilla, expresidenta de Costa Rica (2010-2014).

Luego de que el gobierno de Trump formalizará la aspiración del asesor, se retiraron de la contienda casi todos los aspirantes. De hecho, El Salvador y Brasil no tardaron mucho en concertar su apoyo al asesor de la Casa Blanca.

El candidato de Trump defendió que su postulación no ha sido controversial y dijo que sus ideas lograron atraer a un grupo importante de países que lo apoyan.

“Ahora un grupo pequeño de países, liderados por Argentina simplemente buscan empujar una táctica obstaculizadora con una minoría. Cualquier intento de secuestrar una elección, a pesar del reglamento muy claro, sería no solamente no democrática, sino que va a ser un esfuerzo que los Estados Unidos va a retar profundamente”, advirtió.

Sin represalias

Este es el intercambio de preguntas y respuestas que Claver-Carone sostuvo la tarde de este martes con periodistas de América Latina en una conferencia telefónica desde Washington D.C.

¿Los últimos anuncios de Argentina, México, y Chile a favor de aplazar la elección suponen un revés al gobierno de Estados Unidos?

La posición de México, Chile y Argentina, bueno y yo le agregaría Costa Rica, básicamente es minoritaria, por lo cual no nos preocupa. Si esto fuera un partido de fútbol estaríamos ganando 17 a cuatro.

Desafortunadamente el otro equipo no quiere terminar el partido, quieren robarse el balón y salir corriendo de la cancha. Obviamente así no se juega los partidos, hay reglas.

¿Algunos de los países que ya expresaron apoyo a su candidatura mostraron dudas tras los anuncios recientes de las naciones que quieren postergar la elección?

No ha habido la menor duda de los 17 países que expresaron públicamente el apoyo.

¿No cree que ese tono utilizado hoy, de enojo casi personal, puede leerse para algunos países como una advertencia que puede profundizar esa división que hay en torno a su candidatura?

Yo soy apasionado en temas de libertad y democracia y en materia de desarrollo económico. Soy apasionado en temas de verdad y honradez, de la misma manera que soy un abogado efectivo en esos asuntos, voy a ser un abogado efectivo para la región si soy electo.

El tono mío es el que siempre llevo, lo que es importante es que sea preciso.

¿La Unión Europea también pidió postergar la elección hasta después de las presidenciales de los Estados Unidos que se darán el 3 de noviembre?

La Unión Europea no es, como entidad, miembro del BID, por lo cual la opinión personal del comisionado de exteriores (Josep Borrell) es algo personal, pero no refleja ningún voto en el banco. Yo voy a defender a la región con la misma pasión que siempre la he defendido.

¿Va a tomar represalias contra los países que no le apoyan?

Estamos regresando a un discurso de los años 60, Estados Unidos no tiene ninguna intención imperialista hacia la región, es momento de ver hacia el futuro. Entristece que todavía estemos con esa retórica del imperialismo.

Aquí no hay ningún tono amenazante.

¿Hay alguna indicación de que los países europeos votarán en contra de su candidatura?

La carta de Josep Borrell (alto representante para la Política Exterior de la UE), fue escrita por él a título personal y la envió a varios países a su nombre, pidiéndoles que se unan a su petición, pero no significa la posición ni de la comisión ni la de ningún país europeo.

No ha habido ningún país de Europa que nos haya dicho que apoya o que son partidarios de la carta de Borrell.

Si Joe Biden gana las elecciones presidenciales en noviembre y usted es electo presidente del BID en setiembre, las inversiones en América Latina podrían convertirse en una disputa partidaria. ¿Hay un riesgo real de que eso ocurra si Trump pierde la presidencia?

Por el contrario, no voy a comentar sobre temas políticos, uno de los compromisos que hice con los Demócratas es que no me voy a involucrar en políticas partidistas.

El interés que ha despertado esta candidatura en diferentes campos de los Estados Unidos es positiva, estamos viendo muchas voces de ambos partidos que antes nunca habían hecho nada por el BID y, sin embargo, ahora todo el mundo va a querer lucirse, eso va a traer competencia.

Proceso electoral

El BID está conformado por 48 naciones, de las cuales 26 son miembros prestatarios y 22 son no regionales (entre ellos los europeos).

El poder de votación de cada país está basado en las suscripciones de capital social ordinario ante la institución. Esto quiere decir que, por ejemplo, Estados Unidos cuenta con el 30% del peso de los sufragios, Argentina con un 10,7%, Brasil con un 10,7% y Costa Rica con apenas un 0,43%.

Los países extrarregionales, en su mayoría europeos y asiáticos, suman un 16% de los votos.

Los 48 países miembros tienen votos en la Asamblea General de Gobernadores, máxima autoridad del BID. Este organismo celebra una reunión anual entre marzo y abril de cada año para analizar las operaciones y actividades del banco y tomar las decisiones de peso.

El presidente de la entidad es elegido por la Asamblea General de Gobernadores para dirigir las reuniones del Directorio Ejecutivo, pero no tiene voto, sólo en casos de empate.

Debido a la crisis del coronavirus, la asamblea se pospuso para setiembre de este año, en ese encuentro los candidatos a la presidencia acostumbran reunirse con los representantes de cada país para presentar los planes y concertar los votos de apoyo.