Por: Laura Ávila, Eugenia Soto Morales, Manuel Avendaño Arce.   28 marzo
El presidente de la República, Carlos Alvarado, asegura que los eurobonos cumplen un papel fundamental en el plan de reactivación económica del Gobierno. (Foto: Rafael Pacheco).
El presidente de la República, Carlos Alvarado, asegura que los eurobonos cumplen un papel fundamental en el plan de reactivación económica del Gobierno. (Foto: Rafael Pacheco).

La apuesta del Gobierno es clara: aprobar los eurobonos sí o sí. Una derrota en el Congreso obligaría al Ministerio de Hacienda a financiarse en el mercado local, lo que encarecería el crédito y enfriaría la economía.

Carlos Alvarado, presidente de la República, es enfático en señalar que el país necesita, con urgencia, cambiar la estructura de su deuda.

En el Congreso se barajan varias opciones sobre el futuro de los bonos de deuda externa. La fracción del Partido Liberación Nacional (PLN) planea rechazar la propuesta del Ejecutivo por $6.000 millones por seis años y en su lugar pretende una primera emisión por $1.500 millones en 2019, sujeta a condiciones para avalar más endeudamiento en el futuro.

El mandatario está dispuesto a aceptar algunas condiciones de la oposición a cambio de sus votos. Está decidido a comprometerse. Sobre esto conversó con EF.

—¿Qué puede ofrecer el Gobierno a los diputados para garantizar que los eurobonos no serán un “cheque en blanco” para olvidar reformas y recortes al gasto?

—El Gobierno lo que puede aportar es compromiso. Compromiso se puede traducir, frente a los costarricenses, en decir la verdad con hechos. El compromiso nuestro es decir que voy a hacer algo y hacerlo, porque sé que necesito del apoyo de los diputados para poder darle al país los eurobonos.

—Tras el ciclo de reuniones entre el Gobierno y los diputados para explicar la necesidad de los eurobonos, ¿quedan satisfechos?

—Creo que en este momento del debate ha quedado sentado que los eurobonos son una necesidad para nuestra economía, que benefician a todo el país, a todas las personas. Puede que sea algo muy abstracto, por el tipo de mecanismo que es, pero vienen a aliviar las necesidades de Hacienda en el mercado local para acceder a mejores tasas en el exterior y así facilitar mejores tasas de interés en el país.

“Incluso la proyección del mismo Banco Central es que el crecimiento económico sin eurobonos puede reducirse en un punto del Producto Interno Bruto (PIB). Así de crítico es esto y creo que el debate lo hemos llevado de tal forma que esto ha quedado claro”.

—Los diputados temen que, si aprueban el plan de eurobonos, el Gobierno empiece a gastar más y haga menos recortes.

—Es muy importante decir que esto no se puede usar como un gasto incremental, que mucha gente teme esto, que se dé una autorización para que el Gobierno vaya a endeudarse afuera para gastar en lo que quiera y eso no es así, los eurobonos son para aliviar el costo del endeudamiento interno.

—La propuesta que tiene más fuerza en el Congreso es aprobar una primera emisión de eurobonos por $1.500 millones y no los $6.000 millones que pretende el Gobierno. ¿Aceptarían este monto?

—Nosotros aceptamos que tenga condiciones, estamos abiertos a eso, porque los eurobonos no los necesita el Gobierno, los necesita el país. También hemos planteado que el monto (de $6.000 millones) no es indiferente, el que haya un monto tan considerable ayuda a la colocación por volumen, por eso la ministra de Hacienda y el equipo económico han insistido en este monto.

—¿Estaría el Gobierno dispuesto a negociar un monto menor a los $6.000 millones?

—$1.500 millones nos parece que no ayuda tanto como lo necesita el país, inicialmente hemos puesto $6.000 millones. Estamos anuentes a discutir ese monto, pero $1.500 millones creemos que no vienen a ayudarnos.

“Si fuera para el Gobierno, como para ir alegremente a botarlos, pero no es para eso, es para mejorar nuestra situación sobre todo en intereses. Si uno ve el presupuesto del próximo año, lo doloroso es la cantidad de plata que Costa Rica está gastando en pagar intereses”.

—Los diputados consideran que no hay ambiente y que el capital político del Gobierno no alcanza para aprobar los $6.000 millones. ¿Hasta dónde están dispuestos a negociar?

—Yo sé que esto no puede venir sin compromisos. Estamos cumpliendo nuestros compromisos en materia de empleo público, en educación dual. Cumplimos el compromiso en cuanto al presupuesto austero que se presentó en 2019 y lo haremos para el 2020. Todo esto tiene costos también.

―¿Es hora de que el Gobierno se comprometa con algunos proyectos que pide la oposición? ¿En cuáles temas?

—Sí. Tenemos que recibir algunos de esos temas, no se han puesto con tanta claridad en la agenda. Sí creo que hemos avanzado en algunos, por ejemplo, en los márgenes de intermediación financiera en los bancos, otro de los temas es nuestro sistema de energía y eléctrico y ahí se esperan acciones. Ahora, eso también hay que ponerlo en el contexto de los tiempos, nosotros estamos metidos de lleno en resolver la situación del ICE, pero eso toma tiempo. Estos son puntos de encuentro con los diputados.

—¿El proyecto de ley de empleo público facilitará o empeorará el ambiente para los eurobonos?

—Creo que lo mejorará, o al menos no lo empeorará. El trabajo que ha hecho la ministra de Planificación es muy bueno en esta materia. También, como hemos dicho, la parte más densa de empleo público pasó en la reforma fiscal. Esta viene a ordenar el empleo público y lo construye hacia el futuro enfocado en eficiencia, desempeño, cumplimiento de metas y ordenar las escalas salariales.

—El año pasado el país estuvo muy cerca de caer en impago. Sin eurobonos la presión persiste. ¿Tienen algún plan en caso de crisis fiscal?

—El plan es aprobar los eurobonos. Por eso mi deseo de comprometerme, porque es algo bueno para Costa Rica y por eso nosotros como Ejecutivo queremos comprometernos y responder tanto a los diputados, pidiéndoles el apoyo, como con la ciudadanía.

“Sería una pena que no aprobar esto, o dilatarlo indefinidamente, nos prive de tener las ventajas que nos traen los eurobonos. Estamos en un punto donde sea, no la técnica, sino la política, la que materialice el acuerdo”.

—¿Qué papel desempeñan los eurobonos en la reactivación económica?

—Es un papel fundamental que tiene que ver con aliviar el espacio de crédito local interno, sobre todo para que el mercado local no esté consumido por la demanda de Hacienda y que podamos dirigirlo hacia otros sectores productivos de una forma mucho más accesible y más barato. También tiene un elemento de confianza, los eurobonos dan más confianza todavía en la estabilidad macroeconómica y en las proyecciones económicas del país y de que Costa Rica sigue esa ruta de ordenamiento.

—Hay resistencia de entidades como la Caja Costarricense de Seguro Social, la Junta de Protección Social y las universidades públicas para cumplir la reforma fiscal. ¿Cómo resuelve el Presidente estas “desobediencias” que traban la discusión de eurobonos?

—Desde la línea del Ejecutivo tenemos que proceder a resolver y estar en línea con lo que ya es ley de la República. Como he dicho, el tema de la Junta de Protección Social (JPS), es más un tema de comunicación subsanable, en el tema de la CCSS está dentro de una discusión más amplia, pero yo confío en que eso también se subsane y lo que está fuera del Poder Ejecutivo, si no es algo que las autoridades de diferentes instancias apliquen tal cual quedó en la Ley, eventualmente tendrá que ser la institucionalidad, a través de la parte judicial, la que determine.

COMENTE ESTA NOTICIA