Por: Francisco Ruiz León.   4 mayo
El presidente de la República, Carlos Alvarado, brindó su tercer informe anual con pocos invitados en la Asamblea Legislativa. (Fotografía: Alonso Tenorio)
El presidente de la República, Carlos Alvarado, brindó su tercer informe anual con pocos invitados en la Asamblea Legislativa. (Fotografía: Alonso Tenorio)

El presidente de la República, Carlos Alvarado, abogó –una vez más– por la aprobación del crédito por $1.778 millones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) durante la presentación de su discurso del tercer año de Gobierno en la Asamblea Legislativa este martes.

En una exposición inusual, con pocos invitados externos y sin acto protocolario, en atención a las medidas anti COVID-19, el mandatario se refirió solo tres veces al FMI en su alocución, pero de forma categórica.

“El acuerdo con el FMI es la vacuna para la estabilidad que necesitamos (...). Quiero ser categórico. No avanzar en esta agenda es el riesgo más inminente y grave que se cierne sobre Costa Rica”, advirtió Alvarado frente a los diputados.

La agenda del FMI será el tema primordial del Plenario legislativo este año, donde recae la responsabilidad de discutir y aprobar siete proyectos de ley para acceder al crédito de Servicio Ampliado con esa entidad financiera.

La Ley de Empleo Público, la reforma al impuesto sobre las casas de lujo y el impuesto a la lotería son algunos de los proyectos que se incluyen en esta agenda.

“El acuerdo con el Fondo no implica el despido de nadie. No implica reducción salarial para nadie. No privatiza ninguna institución. No toca el IVA ni grava a los más pobres”, manifestó el presidente.

Alvarado insistió en la urgencia por sacar adelante estos proyectos y pidió “respetuosa y enfáticamente” a los diputados la aprobación de dicha agenda. No obstante, la discusión de estas iniciativas en el Congreso avanza a paso lento, lejos de las expectativas del Ejecutivo.

En entrevista con EF, la recién elegida presidenta legislativa, Silvia Hernández, aseguró que el acuerdo con el FMI es importante, pero que los proyectos de ley que se han presentado hasta el momento poseen problemas. Además, admitió que ya hay fracciones que han anunciado abiertamente que no votarán ningún proyecto que implique más impuestos.

“Se va a requerir de mucho trabajo de parte del Ejecutivo para generar consensos y generar diálogos, si legítimamente se quiere esa sostenibilidad fiscal”, afirmó Hernández.

Desde algunas bancadas en el Congreso se han posicionado en contra de nuevos impuestos. Así lo manifestó el nuevo jefe de fracción del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), Pablo Heriberto Abarca, durante la sesión del 1° de mayo.

Además, el bloque independiente Nueva República, coordinado por el diputado Jonathan Prendas, es otra de las formaciones que aseguran no votarán nuevos tributos.

Otros de los principales traspiés en la discusión de estos proyectos es que la Asamblea aún no cuenta con un mecanismo para habilitar las sesiones del Plenario y la votación de manera virtual, a pesar de que acumulamos más de un año de pandemia.

Ante esta situación, la presidenta del Congreso aseguró que es una herramienta que debe utilizarse, para lo que hablará con “transparencia y franqueza” con sus colegas diputados.

El miércoles 28 de abril los diputados de la Comisión de Asuntos Hacendarios dictaminaron afirmativamente, y de manera unánime, la autorización para que Costa Rica acceda al crédito con el FMI, lo cual es uno de los avances más significativos y, con esto, la iniciativa pasa a discusión al Plenario.

Si los diputados aprueban el crédito, Costa Rica recibiría el primer desembolso entre setiembre y octubre.

Alvarado recordó que este acuerdo es crítico principalmente para el próximo gobierno, el cual “deberá seguir en la ruta de rigurosidad de la hacienda pública”, dijo el mandatario.