Por: Josué Alfaro.   12 abril
Los diputados enfrentan un complejo panorama para aprobar en primer debate el proyecto de reforma al empleo público este mes. (Foto: Cortesía Asamblea Legislativa)
Los diputados enfrentan un complejo panorama para aprobar en primer debate el proyecto de reforma al empleo público este mes. (Foto: Cortesía Asamblea Legislativa)

El proyecto de reforma a empleo público camina hacia su votación en primer debate en la Asamblea Legislativa; sin embargo, aún debe superar tres etapas que podrían demorar ese paso hasta finales de abril o inicios de mayo.

En primera instancia, los diputados deben terminar con la votación de mociones de reiteración; es decir, deben terminar de votar 28 de las más de 370 propuestas para volver a discutir enmiendas que fueron rechazadas durante el trámite de comisión y que diputados ahora piden reevaluar en el Plenario.

Más tarde, tendrán que discutir y votar las mociones de revisión. Estas son solicitudes para revertir la votación de mociones de reiteración analizadas en los últimos días, de las cuales ya se presentaron 142 hasta la tarde del jueves 8 de abril.

Por último, tendrán que enviar la redacción final que quede del proyecto a consulta obligatoria de diversas instituciones, incluida la Corte Plena de la Corte Suprema de Justicia y las municipalidades.

Contando las votaciones de mociones de reiteración y de de revisión, la Asamblea Legislativa tendrá que tramitar al menos 170 discusiones y votaciones más antes de conocer el proyecto en primer debate.

Las cifras las confirmó a EF el Departamento de Prensa y Protocolo de la Asamblea Legislativa, pero todavía podrían variar si se presentan nuevas solicitudes de revisión o si, por el contrario, se retiran.

Eduardo Cruickshank, diputado de Restauración Nacional (PRN) y presidente legislativo, aseguró que la intención es terminar con la votación de mociones de reiteración este lunes 12 de abril y, posteriormente, arrancar con la discusión de revisiones. Según dijo, el segundo proceso incluso podría tornarse más complejo que el primero, por cuestiones de uso de la palabra por parte de los legisladores.

“Con las mociones de revisión es peor. En mociones de revisión pueden hablar uno a favor y otro en contra, en las de reiteración solo habla cinco minutos el reiterante (...) entonces de entrada aumentan los tiempos por moción”, describió.

Cruickshank señaló que la rapidez con la que se voten las mociones dependerá de los acuerdos a los que pueda llegar el Poder Ejecutivo con diputados opositores al proyecto para que retiren las solicitudes o eviten largos discursos, que frenen aún más la dinámica legislativa.

“La esperanza es salir con las mociones de reiteración el lunes (...) esperamos que luego, a través de las negociaciones que manejan las jefaturas de fracción y la Ministra de la Presidencia (Geannina Dinarte), se pueda convencer a algunos diputados, sobre todo los oficialistas, de que retiren mociones o no las presenten. No creo que otros opositores como Walter Muñoz (PIN) o José María Villalta (FA) lo hagan, pero me parece que van a agotar el esfuerzo de conversar con ellos“, comentó.

Sobre las consultas institucionales, afirmó que estas no suelen tomar más de dos semanas.

“Sueñan” votación en abril

El diputado del Partido Acción Ciudadana (PAC), Víctor Morales Mora, afirmó que la mejor previsión del Gobierno es que se pueda concluir con la votación de mociones (de reiteración y de revisión) entre 12 y 15 de abril, de modo que la votación en primer debate se pueda realizar a finales de este mes.

“Si a mí me preguntan cuál es el ideal, el sueño, es que tengamos votado esto en primer debate el 29 de abril, pero eso dependerá de cómo manejemos la semana entrante las revisiones”, detalló.

Mora, que es uno de los principales operadores del plan de empleo público por parte del Gobierno en la Asamblea Legislativa, agregó que una vez que se conozca la cantidad final de mociones de revisión el plan es analizar “las posibilidades de negociar para reducirlas”.

Para concluir la votación de mociones de reiteración y al menos iniciar con las de revisión, el Plenario legislativo acordó sesionar de 9:15 a.m. a 6::00 p.m. los días lunes 12, martes 13 y miércoles 14 de abril, tal como han venido realizando desde el 22 de marzo pasado. Solo el jueves quedará libre para retomar labores en comisiones y la tramitación de otros proyectos que acumulan ya tres semanas en pausa.

El Gobierno confía en contar con los 38 votos que necesitaría el proyecto para su aprobación final, en segundo debate. El proyecto requerirá de mayoría calificada para su aprobación si la Corte Plena reitera que afecta su ordenamiento; es decir, necesitará los votos favorables de dos terceras partes de la nómina legislativa.

El jefe del Partido Liberación Nacional (PLN), Luis Fernando Chacón, aseguró a EF que los temas de fondo en la reforma han sido votados favorablemente por más de 38 diputados, por lo que también considera que sería esperable una aprobación de la iniciativa.

Entre sus indicaciones más importantes, el proyecto de Ley Marco de Empleo Público (expediente 21.336) establece una escala salarial única para todos los servidores del sector público, sin pluses salariales monetarios. También flexibiliza las condiciones de despido para funcionarios con bajas calificaciones de desempeño consecutivas y plantea mayores restricciones para la negociación de convenciones colectivas entre patronos y trabajadores estatales.

El proyecto de ley de empleo público es urgente para el Ejecutivo, que lo incluyó como una de las medidas esenciales propuestas al Fondo Monetario Internacional (FMI), como parte de la negociación para un servicio ampliado por $1.770 millones, con el objetivo de ajustar las finanzas públicas del Estado.

Según datos publicados por el Banco Central (BCCR) en el Programa Macroeconómico 2021-2022, la reforma permitiría un rendimiento favorable del 0,9% del PIB solo en su primer año de aplicación —que crecería en los períodos siguientes—, al mismo tiempo que se aplican con otras medidas menores de contención del gasto.