Economía y Política

Baja la manifestación de personas contra el pasaporte de vacunación en Francia

El actual pase incluía la posibilidad de presentar un test negativo al COVID-19 o haber superado recientemente la enfermedad. El pasaporte de vacunación solo funcionará con un esquema de inmunización completo

Miles de personas volvieron a manifestarse este sábado en Francia contra el pasaporte de vacunación anti COVID-19, aunque la movilización fue menos importante que la semana anterior.

Las manifestaciones reunieron a 54.000 personas en todo el país, según el Ministerio del Interior. Una cifra muy alejada de los más de 105.000 del sábado anterior, que se caracterizó por un repunte muy claro de las protestas.

En París, la mayor concentración empezó en las inmediaciones de la Torre Eiffel, convocada por el candidato de extrema derecha a las presidenciales Florian Philippot.

Durante el acto, un equipo de vídeoperiodistas de la AFP fue amenazado de muerte y agredido y uno de los guardias de seguridad que los protegía resultó herido en la cabeza.

Otras marchas tuvieron lugar en ciudades como Burdeos, Toulouse o Lille. En diversos incidentes, cuatro personas fueron detenidas en la capital y seis en provincia.

“No a la vacuna” o “libertad para Djokovic”, gritaban algunos manifestantes, en referencia al número uno del tennis mundial que quiere participar en el Abierto de Australia sin estar vacunado y cuyo visado de ingreso fue anulado por las autoridades.

En las pancartas, se leían mensajes en contra del pasaporte sanitario, pero también contra las vacunas: "No es un virus lo que quieren controlar, eres tú", decía un cartel en París. Otro, en Rennes, denunciaba una "vacuna tóxica".

"Es nazismo, es apartheid, yo no me he vacunado y estoy en contra de las vacunas en general", dijo Claire, una manifestante de 60 años en París.

"Estamos vacunadas, pero estamos en contra del pase para los adolescentes y no vemos por qué deben ser vacunados, ya que no corren ningún riesgo", decían un poco más lejos Laurence y Anne-Sophie, dos madres.

Las manifestaciones tuvieron lugar el mismo día en que entraba en vigor una medida que desactivará el pasaporte sanitario de miles de personas que no recibieron una vacuna de refuerzo en los siete meses siguientes a su primera dosis.

El documento, que permite el acceso a espacios públicos como bares y restaurantes, se transformará en un "pasaporte de vacunación" en virtud de una ley que se está debatiendo en el Parlamento.

El actual pase incluía la posibilidad de presentar un test negativo al COVID-19 o haber superado recientemente la enfermedad. El pasaporte de vacunación solo funcionará con un esquema de inmunización completo.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.