Por: Manuel Avendaño Arce.   1 julio
01/07/2019, San José, Asamblea Legislativa, sesión del plenario para la votación de la aprobación de los Eurobonos. Fotografía: José Cordero.
01/07/2019, San José, Asamblea Legislativa, sesión del plenario para la votación de la aprobación de los Eurobonos. Fotografía: José Cordero.

Luego de un intenso camino de seis meses en la Asamblea Legislativa, los diputados aprobaron la tarde de este lunes con 34 votos a favor y 6 en contra, una emisión de $1.500 millones en bonos de deuda externa para que el Gobierno pueda conseguir financiamiento en el mercado internacional y evitar presiones al alza en las tasas de interés en colones.

Aunque el Ministerio de Hacienda tenía la intención de obtener el aval para emitir eurobonos por $6.000 millones durante seis años, los legisladores finalmente recortaron ese plan en $4.500 millones y además le impusieron una serie de condiciones al Ejecutivo para futuras autorizaciones de endeudamiento.

Durante la discusión ante el plenario legislativo la noche de este lunes, Silvia Hernández, jefa de fracción liberacionista, recordó que el monto aprobado permite al Gobierno atender sus obligaciones de este año, pero también representa un compromiso de mejorar el uso de los recursos públicos en los siguientes años.

Luis Ramón Carranza, del Partido Acción Ciudadana (PAC), reiteró que el plan original del Ejecutivo era obtener un monto mayor para seguir una estrategia más amplia que permitiera reducir el peso de la deuda interna con resultados visibles a partir del 2023.

La propuesta de $1.500 millones fue impulsada por la fracción del Partido Liberación Nacional (PLN), en el seno de la Comisión de Asuntos Económicos del Congreso, y secundada por los legisladores del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) y del Partido Restauración Nacional (PRN).

Los argumentos de los liberacionistas versaron sobre la imposibilidad de concederle un “cheque en blanco” al Gobierno para que se endeudará por un monto más alto, hasta que demuestre el cumplimiento de la regla fiscal en el próximo Presupuesto Nacional y hasta que ponga en marca otras medidas para recortar el gasto público.

El proyecto fue aprobado, pese que el la bancada del PAC hizo un último intento por aumentar el monto de $1.500 millones a $2.500 millones en la sesión de la Comisión de Económicos del pasado jueves 27 de junio.

¿Monto suficiente?

Rocío Aguilar, ministra de Hacienda, aseguró el pasado 21 de junio, que una autorización para emitir eurobonos por $1.500 millones les permitiría cubrir las necesidades de financiamiento de este año, aunque hubieran preferido acceder a un plan con un monto más alto para los siguientes años.

“Si bien no es la suma a la que aspiramos, sí cubre el 100% del monto previsto para el 2019. Sin embargo, esto nos obligará a empezar con las próximas solicitudes de autorización de endeudamiento para enviarlas a la Asamblea Legislativa. Hubiésemos querido no pasar por las aprobaciones cada año", agregó la jerarca.

El Gobierno enfrenta un retador año en cuanto a sus finanzas. Con los $1.500 millones en bonos de deuda externa, más otros $1.000 millones adicionales en créditos de apoyo presupuestario tramitados ante la Corporación Andina de Fomento (CAF) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Hacienda se asegura acceso a $2.500 millones en recursos.

Este año el Gobierno tiene necesidades de financiamiento por el 12,6% del Producto Interno Bruto (PIB), ese porcentaje se divide en 10,5% de deuda interna y apenas 2,8% de deuda externa.

El presidente de la República, Carlos Alvarado, pidió a los diputados aprobar los eurobonos para “ayudar” a reactivar la economía.

“Las necesidades de financiamiento del gobierno son aún altas y presionan el mercado local, lo cual dificulta reducir las tasas de interés. La colocación de los eurobonos busca disminuir esa presión, al tiempo que ayuda a reactivar la economía", puntualizó el mandatario en su discurso ante el pleno legislativo el pasado 2 de mayo.

Las tres propuestas

En la corriente legislativa se discutieron tres propuestas de eurobonos. La primera llegó apenas 15 después de la aprobación de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas –el 3 de diciembre del 2018−, Hacienda envió al Congreso un proyecto que proponía colocar $6.000 millones en seis años, de manera fraccionada, $1.500 millones en cada uno de los primeros dos años (2019 y 2020) y $3.000 millones más en los restantes tres años.

Durante la discusión en la Comisión de Económicos surgió una segunda propuesta por $2.500 millones, impulsada en ese entonces por las bancadas del PAC y por el bloque de congresistas independientes autodenominado Nueva República.

Esa iniciativa proponía dividir el monto de la colocación en dos tractos de $1.300 millones para 2019 y $1.200 millones en 2020.

Sin embargo, el pasado 28 de mayo y tras un acuerdo liderado por Roberto Thompson del PLN, la comisión avaló por unanimidad un nuevo texto que proponía aprobar una única colocación de deuda externa por $1.500 para el 2019 con algunas reglas para aprobar nuevos montos de deuda en los siguientes años.

El texto que se aprobó este lunes obliga a Hacienda a presentar ante el Congreso el plan de préstamos de apoyo presupuestario con organismos internacionales para el mismo periodo.

Además, el Ejecutivo tendría un plazo de un mes posterior a cada colocación de eurobonos para enviar a la Asamblea Legislativa y a la Contraloría General de la República (CGR) un informe en el que ofrezca detalles sobre el proceso de emisión, los cambios en el perfil de vencimiento de la deuda, los costos y la justificación técnica de la tasa de interés pactada.

El Gobierno también deberá respetar la aplicación de la regla fiscal que se aprobó en la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas y las directrices de la Contraloría si quiere acceder a nuevos recursos por medio de eurobonos en el futuro.