Por: Manuel Avendaño Arce.   2 mayo
02/05/2019. San José. Asamblea Legislativa. El presidente Carlos Alvarado asistió a la Asamblea para dar su primer informe de labores. Asistió en compañía de Claudia Dobles, primera dama y su gabinete. Fotografía: Melissa Fernández.
02/05/2019. San José. Asamblea Legislativa. El presidente Carlos Alvarado asistió a la Asamblea para dar su primer informe de labores. Asistió en compañía de Claudia Dobles, primera dama y su gabinete. Fotografía: Melissa Fernández.

Aprobar el proyecto de ley para emitir eurobonos que permitan aliviar la carga de la deuda y reducir las presiones sobre las tasas de interés en colones, fue la primera solicitud que hizo a los diputados el presidente de la República, Carlos Alvarado, la tarde de este jueves durante la presentación del informe de su primer año de Gobierno ante el Plenario Legislativo.

Alvarado recordó a los congresistas que el proyecto de ley para emitir bonos de deuda externa no solo ayudaría a cubrir las necesidades de financiamiento del Ejecutivo, sino que también se convertiría en un primer paso para impulsar la reactivación económica.

“Las necesidades de financiamiento del gobierno son aún altas y presionan el mercado local, lo cual dificulta reducir las tasas de interés. La colocación de los eurobonos busca disminuir esa presión, al tiempo que ayuda a reactivar la economía", puntualizó el mandatario.

El gobernante aprovechó su visita a Cuesta de Moras para hacer una petición a los legisladores: “Mi pedido respetuoso es contar con la aprobación de los eurobonos, que permitirían maximizar el efecto del esfuerzo de consolidación fiscal. Ello solo traerá beneficios a Costa Rica. Ustedes los saben”.

En diciembre del 2018, el Ministerio de Hacienda envió a la Asamblea Legislativa el proyecto 21.201 Autorización de emisión de títulos valores en el mercado internacional y contratación de líneas de crédito, en ese texto pide a los diputados una aprobar bonos de deuda externa por $6.000 millones en seis años de manera fraccionada, $1.500 en cada uno de los primeros dos años (2019 y 2020) y $3.000 millones más en los restantes tres años.

Adicionalmente, el texto le daría luz verde a Hacienda para que acceda a líneas de crédito de corto plazo por $800 millones cada año durante los seis años de vigencia de la ley. Este mecanismo de financiamiento se podría utilizar solamente en casos extraordinarios de escasa liquidez local y dificultades temporales en el flujo de caja.

Si el Gobierno logra colocar los $1.500 millones de los eurobonos de este año y aprueba una línea de crédito por $800 millones, lograría fondearse con $2.300 millones, ese monto todavía resulta insuficiente para pagar los vencimientos de la deuda.

En el Congreso se barajan otras dos propuestas menos satisfactorias para el Gobierno. La fracción del Partido Acción Ciudadana (PAC) y el bloque de diputados independientes Nueva República impulsan una iniciativa que reduce el monto de los eurobonos a $2.500 millones en dos emisiones de $1.300 millones para 2019 y de $1.200 millone para 2020.

La bancada del Partido Liberación Nacional (PLN) promueve otro texto en el que se concedería una única emisión de $1.500 millones para este año y si el Gobierno cumple con una serie de condiciones relacionadas con el recorte y la contención del gasto público, podría ganar capital político para presentar un nuevo proyecto de eurobonos en 2020.

El presidente Alvarado renovó ante los legisladores su compromiso “personal” de implementar una gestión austera del gasto en su gobierno y de impulsar el proyecto de ley de empleo público presentado el 8 de abril por Pilar Garrido, ministra de Planificación.

“Sugeriremos a este Congreso reformas adicionales para hacer más eficiente al Estado y sus instituciones”, agregó el mandatario.

Durante su discurso, Alvarado recordó a los diputados que durante administración se actualizó el Plan de Lucha contra la Evasión y el Contrabando lo que permitió intensificar los operativos contra el fraude fiscal.

Destacó la implementación de la factura electrónica que ayudó a a mejorar el control tributario, al mismo tiempo que se registraron progresos en el Sistema de Compras Públicas (SICOP) con la incorporación de grandes compradores como el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), el Instituto Nacional de Seguros (INS) y la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Estabilidad económica

Alvarado agradeció a los diputados la “valentía” de aprobar la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, que según él, permitió iniciar un camino para consolidar la estabilidad económica del país.

“Estuvimos al borde de la quiebra, pero Costa Rica fue capaz de tomar una decisión valiente, un cambio difícil pero necesario”, señaló.

El Presidente enfatizó en algunos resultados que tuvo la aprobación de la reforma fiscal en las proyecciones macroeconómicas del país para este año.

“Según los datos del Banco Central, el déficit primario –indicador que expresa el balance entre los ingresos y los gastos del sector público– alcanzó un 3% del PIB en 2017, pero a partir del 2018, ha seguido una trayectoria a la baja, llegando a 2,4% del PIB el año anterior y se proyecta que bajaría a 2,1% este año y 1,2% el año siguiente”, dijo Alvarado en su discurso.

De acuerdo con el mandatario, estos datos son muestras de los esfuerzos que puso el marcha el país para reducir su déficit primario y financiero (fiscal) al final del Gobierno en 2022.

“Debemos continuar con mejoras en la recaudación, el control y eficiencia en la inversión pública, y con una gestión eficiente de la deuda. Las altas sumas que pagamos como país por intereses de la deuda son hoy un gran reto y lo seguirá siendo en los años siguientes si no lo atendemos de forma decidida y responsable”, aseveró.

Noticia en desarrollo.