Por: Manuel Avendaño A..   19 octubre, 2018
Los diputados Laura Guido, del PAC; Pablo Heriberto Abarca, Pedro Muñoz y María Inés Solís, del PUSC y Yorleny León, del PLN (de izquierda a derecha), presentaron el proyecto de ley para cobrar impuesto sobre los excedentes de las cooperativas. Fotografía: Cortesía del PLN.
Los diputados Laura Guido, del PAC; Pablo Heriberto Abarca, Pedro Muñoz y María Inés Solís, del PUSC y Yorleny León, del PLN (de izquierda a derecha), presentaron el proyecto de ley para cobrar impuesto sobre los excedentes de las cooperativas. Fotografía: Cortesía del PLN.

Luego de una intensa discusión sobre la posibilidad de incluir el cobro del impuesto de renta a las cooperativas dentro de la reforma fiscal, finalmente los diputados tomaron otro camino y crearon otro proyecto de ley impondría un nuevo sistema de tributos para este tipo de instituciones.

El proyecto de ley se llama “Impuesto sobre los excedentes de las asociaciones cooperativas” y ya fue presentado ante la Secretaría del Directorio con el apoyo de diputados de las siete fracciones legislativas.

Yorleny León, diputada del Partido Liberación Nacional (PLN) y quien encabezó el trabajo de elaboración del texto, aseguró que el proyecto cuenta con un sólido apoyo y será dispensado de trámite.

Estas son las preguntas claves y sus respuestas, para comprender el nuevo impuesto que se cobraría a las cooperativas.

1- ¿El impuesto se aplicará sobre las utilidades o sobre los excedentes?

El proyecto crea un impuesto directo que se cobraría sobre los excedentes de las cooperativas del país.

Laura Guido, diputada del Partido Acción Ciudadana (PAC) aclaró que las empresas tienen utilidades o dividendos, pero las ganancias de las cooperativas se conocen como excedentes, por esa razón se debía crear un proyecto de ley que grave directamente ese rubro.

La moción que presentó María Inés Solís, diputada del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), durante la discusión de la reforma fiscal en el Congreso, pretendía aplicar las tarifas del impuesto de renta a las cooperativas, pero estaba dirigida a gravar las utilidades y no los excedentes.

2- ¿Cuánto pagarían las cooperativas con el nuevo impuesto?

El nuevo proyecto de ley fija dos tasas de impuesto sobre los excedentes que obtengan las cooperativas durante el periodo fiscal.

Las cooperativas con utilidades anuales superiores a los 581 salarios base (¢250.411.000 según el salario base de Ministerio de Hacienda para 2018) pagarán un 10% sobre el exceso de esa cifra.

Paras las cooperativas más grandes que obtengan excedentes anuales superiores a los 1.740 salarios base (¢749.974.800 según el salario base de Ministerio de Hacienda para 2018) tendrán que pagar un impuesto del 20% sobre el exceso de esa cantidad.

En ambos casos las tarifas se aplicarán sobre el excedente neto anual.

Puede leer el proyecto de ley en el siguiente documento adjunto.

3- ¿En qué periodo tendrían que pagar el impuesto las cooperativas?

El texto plantea que una vez aprobado el proyecto de ley, las cooperativas tendrán que pagar el tributo sobre sus excedentes en los siguientes dos meses y quince días posteriores al cierre del periodo fiscal. Es decir, entre el 1.° de enero y el 15 de marzo de cada año.

El impuesto debe ser cancelado ante la Dirección General de Tributación (DGT) del Ministerio de Hacienda de forma anual. El dinero recaudado se dirigirá a las arcas del Estado.

4- ¿El nuevo impuesto es mayor o menor al de la reforma fiscal?

Las nuevas tarifas para las cooperativas son menores a las que pretendía cobrar la reforma fiscal por concepto de impuesto de renta.

La moción de la diputada María Inés Solís buscaba incluir a las cooperativas dentro de las instituciones que pagan el impuesto de renta sobre sus utilidades.

El artículo 15 de la Ley del Impuesto de Renta (7092) de 1988 establece que las empresas deben pagar el 30% del tributo sobre sus utilidades y tiene dos tasas diferenciadas del 10% para aquellas compañías con ingresos brutos por hasta ¢49.969.000 y del 20% para las que reportan ingresos brutos por hasta ¢100.513.000.

La reforma fiscal aprobada en primer debate crea nuevos tramos de renta para las personas jurídicas, cuya renta bruta no supere los ¢106.000.000 durante el período fiscal:

- 5% sobre los primeros cinco millones de colones ¢5.000.000 de renta neta anual.

- 10% sobre el exceso de ¢5.000.000 y hasta ¢7.500.000 de renta neta anual.

- 15% sobre el exceso de ¢7.500.000 y hasta ¢10.000.000 de renta neta anual.

- 20 % sobre el exceso ¢10.000.000 de renta neta anual.

El proyecto de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas mantiene la tarifa del 30% para las utilidades de las empresas.

5- ¿Las cooperativas ya pagan algún impuesto?

Una de las pugnas que se libró en el Congreso fue la propuesta de aplicar el impuesto de renta a las ganancias de las cooperativas, las cuales están exoneradas.

En la actualidad, las cooperativas pagan un 5% de impuesto de renta sobre los excedentes que reparten entre sus afiliados a fin de año y cargas parafiscales destinadas a instituciones del sector.

Los cooperativistas defienden que habían suscrito un acuerdo con el Ministerio de Hacienda para aumentar su aporte -mediante el pago de impuestos- a partir del 2019 con la entrada en vigor de la reforma fiscal.

Según datos del Consejo Nacional de Cooperativas (Conacoop), el monto que pagarán por impuestos pasará de ¢8.200 millones en 2017 a ¢20.000 millones durante el primer año de aplicación de la reforma fiscal.

Algunas voces en el Congreso, principalmente del PUSC, criticaron que se mantuviera la exoneración del impuesto de renta a las ganancias de las cooperativas cuando todas las empresas privadas deben pagar este impuesto hasta en un 30% sobre sus utilidades.