Por: Manuel Avendaño Arce.   11 junio
Gonzalo Delgado, presidente de la Uccaep, señaló que para gravar las ganancias de capital, los empresarios piden al Gobierno y a los diputados que tomen en cuenta algunas consideraciones como la devaluación histórica que pueden sufrir algunos bienes inmuebles en el tiempo para que se les cobre el impuesto de forma diferenciada. Foto: Graciela Solís.
Gonzalo Delgado, presidente de la Uccaep, señaló que para gravar las ganancias de capital, los empresarios piden al Gobierno y a los diputados que tomen en cuenta algunas consideraciones como la devaluación histórica que pueden sufrir algunos bienes inmuebles en el tiempo para que se les cobre el impuesto de forma diferenciada. Foto: Graciela Solís.

Los empresarios emitieron este lunes un manifiesto en el que piden aprobar el Impuesto al Valor Agregado (IVA), modificar el tributo de renta a un mecanismo global y gravar las rentas de capital con un sistema que respete las devaluaciones de bienes.

El documento de la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep) pide al Gobierno tomar acciones para recortar y contener el gasto público, pero también señala la importancia de mejorar los ingresos mediante una extensión de la base de contribuyentes que se puede lograr con la transformación del actual impuesto de venta en un IVA.

“En las últimas décadas, la economía nacional generó un alto componente del sector servicios y es sano en algunos sectores productivos como: salud, educación, agricultura y a las exportaciones, para no deteriorar nuestra competitividad”, precisó el manifiesto.

Gonzalo Delgado, presidente de la Uccaep, señaló que para gravar las ganancias de capital, los empresarios piden al Gobierno y a los diputados que tomen en cuenta algunas consideraciones como la devaluación histórica que pueden sufrir algunos bienes inmuebles en el tiempo para que se les cobre el impuesto de forma diferenciada.

Los empresarios destacaron que es necesario aumentar las fuentes de ingresos del Estado y recortar el gasto público para solucionar la crítica situación financiera del país.

Delgado aseguró que el país debe tomar medidas de forma urgente para evitar una “crisis económica” que podría ser más grave que la de los años 80.

El déficit fiscal del Gobierno alcanzará el 7,1% del Producto Interno Bruto (PIB) al final del 2018, de acuerdo con las estimaciones del Banco Central de Costa Rica (BCCR). El déficit financiero llegará al 7,9% de la producción nacional para el cierre del 2019.

Apoyo a recortes del Gobierno

Los empresarios privados apoyan las acciones anunciadas por el Gobierno para contener y recortar el gasto público.

El jerarca de Uccaep calificó el paquete de recortes del Ejecutivo como “buenas señales” que se tomaron en el rango de acción sobre el cual puede actuar el Gobierno de forma inmediata.

Álvaro Sáenz, segundo vicepresidente de Uccaep, comentó que además de estas medidas de recorte de corto plazo que se aplican solamente sobre el Gobierno Central, es necesario que el país tome acciones de mediano y largo plazo que puedan regir sobre el todo el sector público.

“No queremos que se convierta en solo en una lista de buenos deseos”, señaló Sáenz, quien agregó que se necesita una nueva ley de empleo público y revisar las transferencias del Estado, dos rubros que disparan el gasto público en la actualidad.

“Es urgente regular los pluses salariales; establecer una nueva ley de empleo público( digitalización el Estado y su instituciones en todas sus transacciones y ordenar las transferencias obligadas por ley, entre ellas el porcentaje del PIB destinado a la educación, en concordancia con la pirámide poblacional”, asevera el manifiesto de la Uccaep, sobre este tema.

El documento es producto de una serie de reuniones que mantuvo la Uccaep en las últimas semanas con sindicatos, cooperativistas, solidaristas, diputados y el Gobierno.

Este manifiesto encierra las posiciones de la Uccaep en torno a la situación fiscal del país y su apoyo a algunas medias impulsadas por el Ejecutivo para recortar gasto público y aumentar los ingresos.

Otra de las acciones de largo plazo por la que claman los empresarios, es la creación de un régimen único de pensiones para todo el aparato estatal adscrito a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) y reducir el pago de cesantía a ocho años sin afectar los beneficios adquiridos.