Economía y Política

Esto dice el nuevo Ministro de Hacienda sobre nuevos impuestos, eliminación de exoneraciones, eurobonos y ‘hackeos’

El ex viceministro de Ingresos de la administración Alvarado fue uno de los principales negociadores de la reforma fiscal de 2018 y asegura que el país debe revisar sus exoneraciones tributarias

Nogui Ramón Acosta Jaén (54 años) será el nuevo ministro de Hacienda del país a partir del próximo 8 de mayo. Su designación la anunció recién este 29 de abril, en su segunda presentación de jerarcas, el presidente electo Rodrigo Chaves. Según dijo el nuevo mandatario, a él le encomienda tareas como el compromiso “inquebrantable” con la disciplina fiscal, la lucha contra la evasión, la mejora de la recaudación tributaria y la optimización de los sistemas informáticos de la cartera de gobierno.

Acosta fue viceministro de Ingresos de la administración saliente entre 2018 y 2019, período en que desarrolló un papel protagónico en la negociación de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas (9.635), conocida como la reforma fiscal. Además, junto con la exministra de Hacienda Rocío Aguilar, incidió en negociaciones presupuestarias y la aprobación de contratos de crédito externo con multilaterales y una autorización para emitir títulos de deuda en mercados internacionales (eurobonos).

El exviceministro debió renunciar en en septiembre de 2019, luego de que medios de comunicación dieron a conocer que un negocio de su familia debía ¢10 millones al Ministerio de Hacienda por el impuesto al valor agregado (IVA), y ¢15 millones a la CCSS por cuotas obrero patronales. Hoy, sin embargo, Acosta asegura que todo ello ocurrió por razones “fuera de su control”, de las que ha aprendido.

EF le resume en esta nota las primeras declaraciones de Acosta a la prensa tras el anuncio de su nombramiento, dadas en el mismo recinto de Bomberos, en San José, donde fue presentado como parte del nuevo gobierno. El nuevo jerarca conversó sobre nuevos impuestos, eurobonos, el hackeo que vive el Estado, su proceso de nombramiento, entre otras cuestiones.

¿Cómo evalúa la situación fiscal del país? ¿Encuentra un país “en quiebra”, como dijo la jefa de la próxima fracción oficialista Pilar Cisneros?

— El país tiene retos importantes. Se han hecho acciones como la reforma fiscal, que fue clave para mantener a flote el país, pero los retos siguen y nos corresponde a nosotros implementar las medidas que quedaron inconclusas y sobre todo darle la tranquilidad al país y a los costarricenses de que vamos a seguir cumpliendo con los pagos, haciendo las reformas que se requieren y dándole la tranquilidad de que van a poder tener un gobierno que responde a sus requerimientos.

¿Se pueden esperar nuevos impuestos? ¿Cuál es la situación de los proyectos de nuevos ingresos que quedaron pendientes en la Asamblea Legislativa?

— Como dijo don Rodrigo (Chaves). A partir del 1.° de mayo viene un período de sesiones extraordinarias y vamos a hacer una evaluación de los proyectos que están ahí y creemos que ahí hay proyectos importantes. Vamos a evaluar cuál es el impacto de ellos y a evaluar el rendimiento de la reforma fiscal. A partir de ahí, tomaremos las decisiones.

¿En qué orden se revisarán esos proyectos?

— Aquellos que están relacionados con el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) deben ser los primeros que evaluemos.

En cuanto al gasto público. Muchas instituciones han sido excluidas o buscan ser excluidas del principal mecanismo de balance financiero del país, que es la regla fiscal. ¿Cuál será su posición al respecto?

— La regla fiscal es uno de los mecanismos más eficientes para controlar el gasto. Estaremos evaluando las instituciones que están haciendo ese esfuerzo y nos parece que se debe mantener la disciplina fiscal.

¿Se cerrará completamente la puerta para la salida de instituciones de la regla fiscal?

— Mantener la disciplina fiscal es una responsabilidad de todos los jerarcas y tomaremos las acciones para evitar que el gasto sea el detonante de una crisis.

¿Cuáles serán sus primeros pasos en relación con el hackeo que afecta a varias instituciones, incluido el Ministerio de Hacienda, a partir de que asuma sus funciones el 8 de mayo?

— Don Rodrigo Chaves ha sido muy claro. Hay una directriz de él de que tenemos que encontrar una solución a la brevedad posible. Vamos a estudiar y reunirnos con el ministro actual (Elian Villegas) para ver en qué condiciones está el tema y, a partir de ahí, tomar decisiones. El 9 de mayo sabremos en qué situación tenemos que abordar este problema y es, tal vez, la primera acción que tomaremos.

¿Se podía prevenir esto con la implementación más temprana de Hacienda Digital?

— Hay dos problemas en esto. El sector público es muy lento en el proceso de modernización y hay que empezar a gestionarlo de una manera mucho más ágil. Hacienda tiene muchos años de no haber hecho las inversiones que se requerían y la situación fiscal ha sido un agravante en esto, y esperaríamos, a partir de ahora, ser mucho más estratégicos en el gasto y mucho más efectivos en el cobro.

El presidente Chaves dijo que ya tenía casi listo un decreto de declaración de emergencia, en caso de que persista la situación este 8 de mayo. ¿Usted ya vio el decreto?

— Está en elaboración. Hay una propuesta de especialistas y estamos discutiendo cuál es el mejor esquema, pero esperaremos a reunirnos con el ministro de Hacienda para saber mejor el alcance. Sabemos lo que se dice en los medios, pero nos sentaremos a discutir con el ministro de Hacienda y la actual ministra de Ciencia y Tecnología.

Costa Rica enfrenta una importante cantidad de vencimientos de deuda en los próximos años de este nuevo gobierno. ¿Cómo se dará manejo a ese tema y los vencimientos futuros de eurobonos pasados?

— Ese es un reto. Don Rodrigo Chaves tiene claro que el ambiente fiscal es retador, pero vamos a afrontarlo con valentía, con energía, y nos parece que hay un tema importante, y es que las tasas de interés están subiendo. Necesitamos la posibilidad de ir al mercado internacional para evitar la presión sobre las tasas de interés y discutiremos con la Asamblea Legislativa la forma en que podremos afrontarlo. Hay que entender que la Asamblea tiene mucho que decir aquí y la obligación del Ministerio de Hacienda es pagar, sea financiándonos en el mercado local o en el internacional.

¿Ha podido leer el proyecto presentado por el Gobierno para emitir $6.000 millones en títulos de deuda externa en un período de seis años?, ¿tiene alguna posición sobre el mismo?, ¿habrá emisión de eurobonos en el gobierno entrante?

— Me parece que hay dos temas importantes aquí. El financiamiento del déficit fiscal parte de diferentes esquemas, puede ser interno o externo. Si lo hacemos en el mercado interno vamos a presionar mucho más las tasas de interés y ese no es nuestro interés ahora, cuando la tasa de inflación sube y eso provoca que las tasas suban para los costarricenses.

Más allá del respaldo al financiamiento externo, ¿Qué piensa del proyecto actual específicamente?

— No lo conocemos. Lo acaban de presentar y nos gustaría analizarlo, no solamente desde el punto de vista de la situación fiscal de hoy, sino de la oportunidad en el mercado internacional de poder colocar los bonos.

¿Cuándo podremos tener una posición oficial del nuevo Poder Ejecutivo sobre el proyecto presentado por el gobierno saliente o si se impulsará una nueva iniciativa, tomando en cuenta que el Banco Central presupuestó su aprobación para los próximos años?

— Debemos sopesar cuáles son las propuestas del Gobierno y, en el caso de los eurobonos, estamos a merced de lo que la Asamblea considere que es razonable. Este país decidió que la Asamblea Legislativa sea la que determine cuál es el endeudamiento externo y por eso creo que incorporarlo es importante para tener un escenario mejor, pero también podríamos pensar en un escenario en el que no sean aprobados o se apruebe un monto menor. Para ello habrá que evaluar conversaciones con la nueva Asamblea Legislativa, en el momento en el que ellos tengan la responsabilidad de tomar decisiones sobre ese proyecto. Vamos a entrar en sesiones extraordinarias y será un momento adecuado para hablar con las fracciones legislativas.

En ese proyecto se pretende autorizar al Ejecutivo a obtener líneas de crédito de corto plazo, internas y externas, para obtener liquidez en momentos críticos, hasta por $500 millones a un plazo máximo de un año. ¿Qué piensan sobre esa idea?

— Uno tiene momentos en los cuales requiere liquidez, aunque no en todo momento. No necesariamente todos los gastos están calzados con los ingresos (temporalmente) y este mecanismo permitiría al Ministerio de Hacienda tener la posibilidad de hacer uso de financiamientos, como lo hacen las empresas con líneas de capital de trabajo, que son créditos revolutivos para momentos en los que requieren financiamiento de corto plazo. En ese sentido, ya esta posibilidad estuvo en el proyecto anterior que aprobó la Asamblea Legislativa (en 2019) y fue excluido precisamente, pero me parece que también es un tema que la Asamblea debe evaluar en relación con el financiamiento externo del Gobierno.

Para reducir la evasión fiscal, como le pidió el presidente Chaves en su presentación, ¿Cuáles serían sus principales acciones?

— Creo que Hacienda Digital fue una apuesta importante. Vamos a retomarlo. Nos parece que puede ser un proyecto que haga más eficiente y más sencillo el pago de los impuestos.

Hacienda Digital y su implementación requerirá de algún tiempo. ¿Cómo hacer para trabajar en reducir la evasión entre tanto?

— El reto hoy es tenerlo antes. Vamos a tener que ir a tomar este tema como prioritario, para poder convertirlo en la bandera de la recaudación en el Ministerio de Hacienda.

El presidente Chaves sugirió a los diputados revisar exoneraciones, según dijeron ellos a la prensa. ¿Se deben revisar exenciones fiscales?

— Creo que hay dos temas importantes. En algún momento en la Asamblea Legislativa hubo un proyecto de ley que proponía evaluar las exoneraciones y a nosotros nos interesa hacer esa evaluación. Ellas no se pueden eliminar per sé. Se debe analizar si esas exoneraciones cumplen un rol importante o si ya no lo cumplen.

Cuando usted fue viceministro tuvo un papel protagónico en la tramitación de la reforma fiscal, en 2018. Lo recuerdo promover que se aplicaran tasas mayores del IVA para servicios que recibieron tratamientos preferenciales, como salud o educación privada, y también impulsó la eliminación de exenciones a sectores como las cooperativas. ¿Veremos eso de nuevo o lo descartamos?

— Rodrigo Chaves ha sido muy claro en que el tema de exoneraciones se debe abordar. Todos tenemos que contribuir. Ya hoy el país demanda que todas las personas que estén en capacidad de contribuir lo hagan y, en ese sentido, evaluaremos todas estas exoneraciones que existen y haremos las propuestas correspondientes.

¿Eso no se puede interpretar de alguna manera como subir impuestos, a pesar de que don Rodrigo manifestó muchas veces que no buscaría eso?

— No estamos subiendo impuestos, lo que decimos es que los grupos o personas dejen de no pagar y paguen lo que paga el resto. Aquí hay una cosa que es interesante, porque hay gente que paga y gente que no paga, aunque estén en las mismas condiciones, y eso es lo que no se vale.

Usted salió de gobierno por adeudos de un negocio familiar con la administración pública. ¿Cómo responde a las personas que puedan cuestionar la legitimidad de su nombramiento?

— Hay dos cosas importantes. Hubo razones fuera de mi control (para la salida), he aprendido y tengo ahora la experiencia que no tenía en ese momento, y creo que puedo aportarle al país en la misma dimensión que fue mi proyecto inicial.

Don Rodrigo Chaves se manifestó muy duramente en contra de administraciones pasadas y usted fue viceministro de Hacienda del gobierno saliente. Le sorprendió el llamado del presidente?

— Uno como profesional tiene que tener claro los retos que implica asumir puestos de mando y en ese sentido, cuando él me llamó, yo entendí que el país necesitaba incorporar a las personas que estuviesen dispuestas a hacer los sacrificios de llegar y tomar decisiones. Hay dos temas aquí, los gobiernos están formados de personas y yo creo que él hizo una evaluación con todos los nombramientos de personas adecuadas para los puestos, y si él me tomó en consideración lo tomé como un honor.

¿Cuándo lo llamó don Rodrigo?

— La semana pasada me reuní con él. Recibí una llamada, tuvimos una conversación, fue una conversación como profesional y ayer me llamó, me dijo que quería que estuviese en el Ministerio de Hacienda y le dije que sí.

Josué Alfaro

Josué Alfaro

Periodista de la sección de Economía y Política de El Financiero. Graduado de la carrera de Ciencias de la Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo de la Universidad de Costa Rica.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.