Economía y Política

Firma australiana Kadelco interesada en invertir $3.300 millones en planta de hidrógeno verde en Costa Rica

Se firmó un memorando de entendimiento que busca identificar condiciones de suministro eléctrico para la producción de hidrógeno verde en Costa Rica, entre el ICE y el conglomerado

El Gobierno de la República, anunció este 23 de febrero, el interés de la empresa australiana Kadelco por instalar en Costa Rica una nueva planta industrial con capacidad para producir 50.000 toneladas anuales de hidrógeno verde, a partir de las energías renovables que ofrece el país.

La noticia se dio a conocer, tras una reunión de las autoridades costarricenses, encabezadas por el presidente Carlos Alvarado, con representantes de la empresa australiana.

A su vez, se firmó un memorando de entendimiento que busca identificar condiciones de suministro eléctrico para la producción de hidrógeno verde en Costa Rica, entre el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) y la firma.

El documento establece mecanismos de intercambio de información técnica en materia de calidad, potencia, disponibilidad, contenido de carbono y estacionalidad del abastecimiento de electricidad, así como cooperación conjunta para facilitar la instalación de esta empresa en Costa Rica.

El nuevo proyecto incluirá la construcción de un puerto y la inversión general se estima en unos $3.300 millones, para la generación de 2.600 puestos de empleo directos, declaró Faye Duncan, fundadora y presidenta ejecutiva de Kadelco.

La empresa, con oficinas en Sídney, Singapur y Londres, se desempeña en el desarrollo de infraestructura y proyectos industriales desde 2006.

“Ahora entramos a la etapa de afinar el proyecto y adecuarlo a la realidad nacional. Creemos que con esta iniciativa, Costa Rica liderará la producción de hidrógeno verde a escala global”, precisó Duncan.

La compañía afirmó que espera trabajar de la mano con autoridades del Gobierno, empresas privadas y públicas como Ad Astra, el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) e instituciones académicas como el Consejo Nacional de Rectores (Conare).

Más empresas interesadas

De manera reciente, el 21 de enero, el Gobierno de la República anunció conocer el interés de al menos tres empresas extranjeras de construir plantas de hidrógeno verde en el territorio costarricense.

“Esperamos que pronto se materialicen estas inversiones y la generación de empleos, que se enmarcan en nuestro plan de descarbonización”, dijo el presidente Alvarado, en el comunicado de prensa.

Duncan, explicó que para la decisión de invertir en Costa Rica se tomaron en cuenta factores como la existencia del Plan Nacional de Descarbonización.

También mencionó el emplazamiento geográfico de Costa Rica entre dos océanos, la estabilidad democrática del país, la presencia de 400 empresas extranjeras en su territorio, las oportunidades para el crecimiento económico post-pandemia y la calidad y educación de la población.

La ministra de Ambiente, Andrea Meza, agregó que están trabajando en el establecimiento de “condiciones habilitantes” que incluyen la política y el movimiento de recursos para el desarrollo de una economía de hidrógeno verde. Así como, la construcción conjunta de una Estrategia Nacional de Hidrógeno, que unifique las distintas iniciativas de los sectores involucrados en una visión país.

Industria en desarrollo

La producción energética de hidrógeno verde es una industria en desarrollo. La producción de este elemento requiere altas cantidades de energía eléctrica, pero científicos consideran que puede ser rentable para la transformación energética de industrias que hoy requieren altos usos de combustibles como el transporte pesado y de largas distancias (aéreo, marítimo y ferroviario, principalmente).

El hidrógeno no es un fuente de energía en sí mismo, pero sí sirve como combustible para producirla. Se obtiene a través de procesos de electrólisis; es decir, de la ruptura de moléculas del agua que se divide en hidrógeno y oxígeno a través de electricidad. El hidrógeno, entonces, se utiliza como combustible.

Esta situación pone a Costa Rica en una ventaja competitiva con muchos otros países del mundo, pues su producción energética es mayoritariamente renovable y esto permite el desarrollo de hidrógeno “verde” (a partir de energías menos contaminantes). Así lo recordó en una entrevista con EF, meses atrás, el ingeniero, astronauta y presidente de la empresa Ad Astra Rocket, Franklin Chang.

Según el ingeniero y astronauta, el hidrógeno es uno de los elementos más abundantes en el planeta y el que más energía puede contener por kilogramo, solo por debajo de las fuentes nucleares.

Ad Astra Rocket hasta ahora ha tenido un papel fundamental en el estudio del hidrógeno en Costa Rica y sus potenciales usos energéticos, en los últimos 10 años. Sin embargo, la producción se ha enfrentado a problemas como el alto costo de la electricidad para operar de manera eficiente.

En una audiencia con diputados de la Asamblea Legislativa, el consultor de movilidad sostenible de la Fundación Costa Rica-Estados Unidos para la Cooperación (Crusa), Édgar Rivera, aseguró que solo el precio de la electricidad podría representar hasta un 65% de los eventuales costos operativos de un proyecto para producir hidrógeno verde en Costa Rica con las condiciones de entonces.

En aquella intervención, Rivera indicó que cuatro inversores (Fundación Crusa, Ad Astra Rocket, Grupo Purdy e Invermaster) trabajaban para analizar la viabilidad de instalar una planta de producción industrial de hidrógeno, pero habían determinado determinaron que los costos serían “muy elevados”.

Reforma a tarifas

El 15 de diciembre pasado, el presidente Alvarado y la ministra de Ambiente, Andrea Meza, firmaron un nuevo decreto para incentivar una economía de hidrógeno verde en Costa Rica. Entre otras indicaciones, pidieron a la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) un marco regulatorio que facilite a las distribuidoras de electricidad vender sus excedentes a eventuales productores de hidrógeno verde.

Aresep, por su parte aprobó una nueva tarifa de usuarios directos (TUD) y de alta tensión que se aplicaría para la nueva actividad económica, informó la Presidencia este mes; las cuales estarían disponibles en abril.

Las tarifas se habrían fijado en precios de $0,039 y de $0,055 para periodo punta (de mayor demanda) por cada kilovatio hora consumido, según informó el periódico La Nación (sin contar el costo de transmisión de alta tensión).

Frankling Chang abogaba por este tipo de cambios, al considerar que los problemas tarifarios eran “artificiales”. “Es (un problema) artificial, porque el costo de la producción eléctrica eólica o solar ahora es mucho menor que el costo de las tarifas del Instituto Costarricense de Electricidad”, señaló en declaraciones a La Nación.

Chang también ha manifestado que la producción de hidrógeno como fuente de energía debería reducir sus costos con el tiempo, como ha ocurrido antes con muchísimas otras tecnologías.

La producción de hidrógeno también avanza en muchas otras partes del mundo. Sin embargo, el 95% de las 120 millones de toneladas que se producen anualmente a nivel internacional proviene de fuentes que no son renovables, según una reciente publicación del diario español El País. Esto brinda un incentivo para Costa Rica, según diversos especialistas.

Josué Alfaro

Josué Alfaro

Periodista de la sección de Economía y Política de El Financiero. Graduado de la carrera de Ciencias de la Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo de la Universidad de Costa Rica.

Nicole Pérez

Nicole Pérez

Periodista de El Financiero y excolaboradora del proyecto #NoComaCuento de La Nación.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.