Por: AFP .   7 julio
El gobierno afirma haber detenido a miles de migrantes que intentaron en marzo cruzar la frontera greco-turca, alentados por Turquía, algo por lo que ha sido señalado por diversas organizaciones sin fines de lucro. En la fotografía, el primer ministro de Grecia, Kyriakos Mitsotakis Foto de Aris Messinis, AFP.
El gobierno afirma haber detenido a miles de migrantes que intentaron en marzo cruzar la frontera greco-turca, alentados por Turquía, algo por lo que ha sido señalado por diversas organizaciones sin fines de lucro. En la fotografía, el primer ministro de Grecia, Kyriakos Mitsotakis Foto de Aris Messinis, AFP.

La gestión positiva de la epidemia de COVID-19 en Grecia impulsó la popularidad del primer ministro conservador Kyriakos Mitsotakis, quien el martes completa un año en el cargo y tiene por delante el desafío de mantener el país a flote frente a la recesión.

"Mitsotakis ha cultivado durante mucho tiempo el perfil de un tecnócrata serio y un líder devoto de su partido (Nueva Democracia), una imagen reforzada después de llegar al poder y durante la pandemia", dijo a AFP Nikos Marantzidis, profesor de estudios de los Balcanes en la Universidad de Salónica (norte).

Nueva Democracia aparece con una ventaja de 15% sobre la oposición de izquierda de Syriza, de Alexis Tsipras, exprimer ministro entre 2015 y 2019, según las encuestas.

La mayoría de los encuestados (67%) aprueba la política de Mitsotakis, de 52 años, según una encuesta de la compañía Marc, publicada el domingo en el semanario Proto Thema.

"Es inusual lograr tanto en tan poco tiempo. Creo que la mayoría de la sociedad griega está de acuerdo", se jactó recientemente Kyriakos Mitsotakis en una reunión del consejo de ministros.

El gobierno también afirma haber detenido a miles de migrantes que intentaron en marzo cruzar la frontera greco-turca, alentados por Turquía.

Sin embargo, diversas ONG critican a las autoridades griegas por haber rechazado o maltratado a los solicitantes de asilo, al punto que la Unión Europea (UE) pidió recientemente a Grecia que investigue estos presuntos incidentes.

El problema de la migración no afecta la popularidad del gobierno, que pudo reducir los impuestos después de años de estricta austeridad durante la crisis financiera (2010-2018).

Recesión y desempleo

Para Marantzidis, "el gobierno aún se beneficia de la fase de 'luna de miel'".

"Es aún prematuro (sacar conclusiones). Si la recesión alcanza el 10% del PIB y una segunda ola de la epidemia golpea al país, las cosas se pondrán feas", dijo.

Manolis Alexakis, politólogo de la Universidad de Creta, enfatizó que la economía griega, aún en recuperación, "no podrá sufrir una nueva contención".

Dueña de un sistema hospitalario débil, Grecia impuso un estricto confinamiento el 23 de marzo, antes de la recuperación gradual de la economía a principios de mayo.

"Si el gobierno no tiene un plan específico para manejar la recesión, cuyo impacto en la caída puede causar disturbios sociales, las elecciones anticipadas serán la única opción", advierte Alexakis.

Mitsotakis gastó 24.000 millones de euros de fondos nacionales y europeos para apoyar la economía.

Pero para la oposición de Tsipras, estos fondos se concentraron principalmente en las empresas y no apoyan a los empleados, muchos de los cuales ya se enfrentan al desempleo.

Actualmente estimada en 16%, la tasa de desempleo podría aumentar después de las repercusiones de la crisis sanitaria, especialmente en la industria del turismo, el motor de la economía.

Casi tres semanas después de la reapertura de las fronteras, la mitad de los hoteles aún están cerrados, según profesionales del sector.

El desmayo sufrido a fines de junio por una niña desnutrida en la isla de Rodas causó revuelo nacional. Su madre se encontró desempleada después de que su empleador decidió no abrir su hotel este verano.

"Si Mitsotakis no sale de su burbuja de realidad virtual, me temo que en el otoño en ciertas islas hablaremos de comedores populares", dijo Tsipras la semana pasada.

Rompecabezas migratorio

Aunque Grecia solamente registra 192 muertos debido a la COVID-19, las llegadas de turistas alimentan los temores por una segunda oleada de contagios.

Marantzidis advierte que un nuevo confinamiento "sería un escenario desastroso".

Además de los problemas económicos, el gobierno busca la papa caliente de la integración de 120.000 solicitantes de asilo, de los cuales casi 30.000 están hacinados en campamentos miserables.

Para desalentar la llegada de nuevos migrantes, el gobierno ha endurecido su política: fortaleció las patrullas en las fronteras con Turquía, y recortó los beneficios del anterior gobierno.

Sin embargo, la frustración de los solicitantes de asilo, que han estado confinados en los campos desde el inicio de la pandemia, no cesa de aumentar.

Un joven marfileño de 19 años fue apuñalado mortalmente el lunes durante una pelea con un afgano en "la jungla" de Moria, un campamento en Lesbos.

Diversas ONG, incluida Oxfam, criticaron recientemente la política de migración griega “diseñada esencialmente para deportar a las personas en lugar de ofrecerles seguridad y protección”.