Economía y Política

Jefe de la ONU califica de “inmoral” a las empresas energéticas que obtienen beneficios a raíz de guerra en Ucrania

En el primer trimestre del año, los beneficios de las principales empresas petroleras llegaron a $100.000 millones

Los beneficios históricos generados por los altos precios del petróleo y el gas a consecuencia de la guerra de Ucrania son “inmorales”, denunció este miércoles el secretario general de la ONU, António Guterres, que pidió “impuestos extraordinarios” a esas ganancias.

"Es inmoral que las empresas petroleras y de gas estén obteniendo beneficios récords de esta crisis energética a costa de la gente y las comunidades más pobres", que tienen además un "coste enorme para el clima", dijo Guterres con motivo de la publicación del informe "Impacto Global de la Guerra de Ucrania: la crisis energética", elaborado por el Grupo de Respuesta a la Crisis Mundial (GCRG, por sus siglas en inglés).

"Insto a la gente de todo el mundo a que envíe un claro mensaje a la industria energética de origen fósil y a sus financieros: esta avaricia grotesca está castigando a los más pobres y más vulnerables al tiempo que destruye nuestro hogar, el planeta", afirmó Guterres.

Solo en el primer trimestre del año, los beneficios de las principales empresas petroleras y energéticas se elevaron a cerca de $100.000 millones, recordó el jefe de la ONU, por lo que instó “a todos los gobiernos a gravar estos beneficios excesivos” y a utilizar los fondos para apoyar a los más vulnerables. Los beneficios de las principales compañías de hidrocarburos han seguido creciendo en el segundo semestre.

Y es que la guerra “sin sentido” de Ucrania no solo ha destruido “millones de vidas” o las ha puesto en suspenso, sino que está teniendo un “impacto enorme y multidimensional” en el mundo, generando una crisis alimentaria, energética y financiera, en particular en los países en desarrollo que penaban por superar los efectos devastadores de la pandemia de Covid-19.

Según el Programa Mundial de Alimentos (PMA), 47 millones de personas más, hasta un total de 345 millones, sufrirán inseguridad alimentaria aguda o estarán en alto riesgo de sufrirla en 82 países a finales de este año.

Rebeca Grynspan, directora de la UNCTAD (la organización de la ONU para el comercio y el desarrollo), recordó en una conferencia de prensa que con el aumento de la inflación, las importaciones "son más caras y los precios internos aumentan aunque los precios internacionales caigan", lo que a su juicio es una "señal de la naturaleza interconectada de la crisis".

El informe del GCRG publicado este miércoles, hace una serie de recomendaciones, que en boca del secretario general, pretenden lograr en el campo energético el equivalente al acuerdo para la exportación de cereales ucranianos, logrado entre Rusia, Ucrania y Turquía bajo la supervisión de la ONU.

Los autores del texto piden a los países desarrollados, grandes consumidores de energía, que reduzcan la demanda, combatan el despilfarro y aceleren la transición a energías renovables.

A los inversores tanto privados como multilaterales, les piden que aceleren las inversiones para la transición energética verde, que permitiría salvaguardar los objetivos del Acuerdo de París para contener el calentamiento global.

"Al igual que con la crisis alimentaria, no hay respuesta a la crisis energética sin una respuesta a la crisis financiera de los países en desarrollo", aseguran.

El riesgo de que se pierdan generaciones y se desbaraten los Objetivos de Desarrollo Sostenible, así como las oleadas de crisis de la deuda y el malestar social, "son muy reales", apunta el informe.

"Emprender las políticas energéticas adecuadas no debe ser un lujo al alcance solo de los que pueden permitírselo", explican los autores del informe que alertan de que "el mundo se enfrenta a una crisis que se produce una vez por generación".

“Los líderes e instituciones mundiales deben reconocer y estar a la altura de la urgencia del momento”, concluyen.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.