Economía y Política

José María Figueres camina a una segunda campaña presidencial con su pasado como ventaja y lastre

El expresidente e hijo del fundador liberacionista Pepe Figueres aseguró que se dedicará a estudiar distintos elementos del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional

Las encuestas lo predijeron y él declaró su triunfo abiertamente en la última semana. José María Figueres Olsen se convirtió la noche del domingo 6 de junio en la ficha presidencial del Partido Liberación Nacional al ganar la convención interna con un 37,5% de los votos, según el último corte a las 9:30 p.m.

El expresidente tendrá como misión sumar electores a las filas del liberacionismo cuando la identificación partidaria toca niveles mínimos en el país, según el más reciente estudio del Centro de Investigación y Estudios Políticos de la Universidad de Costa Rica (CIEP-UCR).

Para alcanzar el éxito en las urnas en las votaciones de febrero, Figueres cuenta con la ventaja de ser ampliamente conocido por el electorado, pero también son conocidas las polémicas en torno a su figura por las decisiones que tomó durante sus años en Zapote y el caso ICE- Alcatel.

José María Figueres, único hijo del caudillo José Figueres Ferrer en alcanzar la silla presidencial, ha delineado algunos fundamentos de su propuesta electoral en la que ha destacado su experiencia internacional.

Propuestas

En días previos a la convención liberacionista, Figueres evitó pronunciarse sobre algunos temas y esquivó varios debates.

No obstante, en su Programa de Gobierno y en los debates a los que asistió dio a conocer parte de sus propuestas.

El expresidente apoya un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y enfrentar el tema de la deuda pública “no solo a base de una necesaria austeridad fiscal, sino también con una inteligente e imaginativa renegociación y condonación de esa deuda que en altísimo porcentaje es entre instituciones del mismo Estado”, dice el texto.

En conferencia de prensa aseguró que reconoce la importancia del acuerdo con el Fondo, pero que requiere estudiar ciertos elementos de la agenda presentada por la actual administración.

Durante su gobierno, Figueres ya lidió con una negociación con el organismo multilateral.

La aspiración de Figueres es que al 2030 el déficit fiscal sea menor al 3% y que la deuda tenga un peso

menor al 50% respecto a la producción nacional y promete aplicar la regla fiscal.

Sobre medio ambiente, el ahora candidato pretende abolir el petróleo como fuente de energía, objetivo que espera concretar a través del trabajo conjunto del Ministerio de Ambiente y Energía (Minae), para que junto al Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) y la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope).

También espera impulsar el hidrógeno verde y la generación distribuida de autoconsumo.

Figueres propone también convertir el Ministerio de Trabajo en el Ministerio de Empleo y Emprendimientos y que, a través de este, se ofrezcan programas subsidiados de capacitación para mejorar la empleabilidad, así como promover el gobierno digital.

Para reactivar la economía y generar empleo, Figueres promete apoyar el trabajo sin fronteras, el nearshoring (atraer empresas al aprovechar la proximidad con sus casas matrices y mercados metas) y los servicios de salud para exportación.

Además propone atraer más empresas del clúster de tecnologías de la información y la comunicación e incentivar la desconcentración de la inversión y llevarla fuera del Gran Área Metropolitana.

Sobre empleo público, el candidato se ha mostrado ambivalente aunque ha dejado ver un posible apoyo pero ha dicho que “no debe generar injusticias”.

En materia de movilidad, propone transformar el 100% de la flota de transporte público y la flota de vehículos del Estado a energías renovables en un plazo máximo de diez años.

En los debates, Figueres se ha mostrado a favor del proyecto del tren eléctrico pero ha cuestionado el momento. Antes de hacer la inversión, se debería superar antes “la crisis”, ha opinado.

Figura divisiva

Figueres era el precandidato más conocido de los cinco que se presentaron a la convención verdiblanca. Esa ventaja competitiva es, al mismo tiempo, uno de sus grandes problemas de cara a la elección presidencial de febrero.

Así se hizo visible en esta convención, en la cual hubo llamados para votar en su contra.

Para tratar de unir al PLN, Figueres invitó en su primer discurso como candidato a los otros cuatro precandidatos a unirse a su campaña presidencial y manifestó que representa un cambio.

“Ha sido una manifestación de muchas personas que han salido a decir que quieren un cambio”, declaró en el Balcón Verde el domingo, solo hora y media después de conocerse el primer corte que ya le daba una ventaja del 18% con respecto al segundo lugar.

Es hijo de José Figueres Ferrer, la figura emblemática del PLN que dirigió el país en tres ocasiones, una de ellas a la cabeza de la Junta Fundadora de la Segunda República (1948-1949), periodo en el que abolió el ejército.

José María Figueres Olsen, de 66 años, es ingeniero industrial y administrador público. Ocupó la Presidencia de la República entre 1994 y 1998, elección que ganó con casi el 50% de los votos frente al socialcristiano Miguel Ángel Rodríguez.

Durante su cuatrienio se tomaron decisiones polémicas, y que todavía hoy se le reclaman, como el cierre técnico del Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer) y también del Banco Anglo Costarricense.

El expresidente defendió en uno de los debates televisivos el cierre del Incofer, bajo el argumento de que era poco rentable.

También durante su administración, el gigante tecnológico Intel seleccionó a Costa Rica como sede para una planta. La llegada de la transnacional transformó la economía local y enfocó el modelo de desarrollo del país hacia la atracción de Inversión Extranjera Directa de operaciones productivas más sofisticadas.

El nombre del expresidente salió a relucir durante la investigación del caso ICE-Alcatel en el 2004, por haber recibido $900.000 provenientes de esa empresa francesa por dar asesoría en promoción de tecnología de telecomunicaciones.

Alcatel logró un contrato con el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) que se cifró en $149 millones en ese momento, por la venta de 400.000 líneas celulares.

Sin embargo, Figueres ha asegurado que colaboró con las autoridades, que no fue acusado ni llevado a juicio y dijo que tampoco es cierto que estuviera fuera del país 10 años.

Desde el año 2000 y hasta el 2005, se desempeñó como director gerente del Foro Económico Mundial en Ginebra, Suiza. Posteriormente, ocupó el mismo puesto en el Grupo Abu-Ghazaleh, cuya sede está en Omán.

Luego se trasladó a España, en donde laboró hasta el 2009, para después pasar a la organización Carbon War Room, de la que dice todavía es directivo.

A finales del 2011, Figueres regresó a Costa Rica y reapareció en la escena política del país.

El exmandatario consideró presentarse para las elecciones del 2014, pero desistió. Sin embargo, sí participó en la convención del 2017, año en el que obtuvo el 38% de los votos. Esa cifra no fue suficiente, pues perdió frente a Antonio Alvarez Desanti, con quien protagonizó desencuentros, pero quien hoy es su aliado para el 2022.

De esta forma, el veterano político intentará conseguir un segundo mandato y llevar al PLN a Zapote tras ocho años y dos elecciones en las que el partido ha sufrido dos fuertes derrotas: primero en el 2014, cuando Johnny Araya renunció a la candidatura en plena segunda ronda; y en el 2018, cuando Álvarez Desanti alcanzó el 18,6% y quedó fuera de la segunda vuelta.

Francisco Ruiz León

Periodista de la sección de Economía y Política de El Financiero. Bachiller en Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo por la Universidad de Costa Rica.