Por: María Luisa Madrigal.   20 octubre
19/10/2020 Asamblea Legislativa. Comisión de Hacendarios, presidida por Silvia Hernández en el nuevo edificio. Foto: Rafael Pacheco
19/10/2020 Asamblea Legislativa. Comisión de Hacendarios, presidida por Silvia Hernández en el nuevo edificio. Foto: Rafael Pacheco

El avance de las 183 mociones que pretenden modificar el Presupuesto de la República para el 2021 es lento. En un primer día de revisiones, los diputados de la Comisión de Asuntos Hacendarios pudieron votar sólo 33 enmiendas, de las cuáles, solo se aprobaron dos.

Este 20 de octubre, el segundo día de trámite, los diputados tendrán tiempo hasta las 11:30 p.m. para analizar las 150 mociones que faltan, que en su mayoría buscan modificar el texto de ley a través de recortes presupuestarios. Las que no se vean antes de esa hora, quedarán descartadas.

Con las mociones ya vistas la dinámica ha sido lenta y las 13 horas restantes amenazan con moverse de la misma manera. La diputada del Partido Liberación Nacional, Ana Lucía Delgado, los diputados oficialistas, que se oponen a la mayoría de los recortes, son parte de las trabas que atrasa el avance de las mociones.

Avance contrarreloj

Este 20 de noviembre, la sesión de la Comisión de Asuntos Hacendarios podría extenderse hasta casi la media noche, con el objetivo de analizar y votar las 150 mociones faltantes que pretenden recortar el presupuesto del Gobierno Central en el 2021.

El proyecto presentado por el Ministerio de Hacienda supera los ¢11,4 billones y un grupo de enmiendas del PLN pretenden recortar hasta ¢203.000 millones mientras que el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) tienen entre sus mociones recortes por hasta ¢165.000 millones.

Del otro lado, los diputados oficialistas presentaron pocas mociones que tocan a la Defensoría de los Habitantes, Contraloría General de la República y Asamblea Legislativa, dejando por fuera el Poder Ejecutivo en pleno.

Incluso en una de las mociones hay un aumento de ¢60.000 millones, utilizando superávit de institucione que para este año están fuera del presupuesto nacional, de acuerdo con la diputada Delgado.

“Quieren meterlas mediante moción de fondo y sumar más gasto corriente”, detalló la legisladora.

Las primeras 33 mociones vistas solo dejaron dos puntos aprobados para cambiar el destino de partidas de varias municipalidades. El avance ha sido poco, como consecuencia de una práctica dilatoria por parte del Partido Acción Ciudadana (PAC), de acuerdo con Delgado.

“Las diputadas oficialistas han dilatado muchísimo el debate haciendo uso de todos los tiempos. Esto ha imposibilitado que avance. Probablemente quieren que se llegue a las 11:30 p.m. y si no se conocen la totalidad de mociones a esa hora, nos vamos a ver obligados, según el reglamento, a desechar esas mociones y dictaminar”, explicó.

Cada moción tiene 15 minutos por persona, donde dos hablan a favor y dos en contra. Es decir, una sola moción podría ser analizada hasta por una hora completa en la comisión.

Los diputados del PAC se oponen a varios de los recortes argumentando que el gasto ordinario disminuye en el presupuesto enviado por el Ejecutivo. Por el contrario, lo que crece es el gasto relacionado con deuda, pensiones e intereses, de acuerdo con la diputada oficialista Laura Guido.

“Este presupuesto parte de una base de cálculo ya reducida y se presenta un presupuesto, otra vez, reducido”, argumentó Guido.

Sin embargo, otro de los argumentos para no hacer más recortes al proyecto, es que algunas de las mociones pondrían en juego el funcionamiento de algunas instituciones. Esto no es recibido por toda la oposición.

Por ejemplo, según Delgado, cualquier gasto esencial que quedara por fuera puede ser inmediatamente justificado y llevado nuevamente a la comisión de Hacendarios, donde el presupuesto tiene prioridad.

“El cierre técnico puede ser al país, con esta situación tan apremiante. No es cierto que, si en algún momento algún gasto esencial quedara al descubierto, no se pueda generar la modificación presupuestaria”, detalló la diputada.

El presupuesto se discute en medio de un hueco como de ¢6 billones en las finanzas públicas del país. Solamente la diferencia entre ingresos y gastos, sin incluir el pago de la deuda ni intereses, son más de ¢3 billones.

Parte de la importancia de la revisión de este presupuesto son los números que el país podría alcanzar a diciembre del 2021. Según estimaciones del Ministerio de Hacienda, el endeudamiento podría alcanzar el 80.5% del Producto Interno Bruto (PIB). Este monto incluso queda por encima del escenario más crítico previsto por la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas (9.635), que era de un endeudamiento del 60% respecto al PIB.

Hacienda presenta plan B, tarde

En medio del trámite de las mociones los legisladores fueron informados sobre la intención del Ministerio de Hacienda de presentar en enero del próximo año un presupuesto extraordinario recortando ¢150.000 millones del presupuesto ordinario.

La intención fue bien recibida por varios legisladores miembros de la comisión, pero lamentaron que los recortes no los presentaran vía mociones en el trámite del presupuesto ordinario.

“Las decisiones que ha tenido el Gobierno que tomar, obligados, han sido porque la oposición se ha sentado y ha obligado a generar recortes”, explicó Delgado.

Sin embargo, la verdiblanca es clara en que los recortes que se están viendo en la comisión no van a resolver la problemática fiscal del país, pero que son un primer paso en esa línea y principalmente, una señal importante de sensatez.

Según el procedimiento especial que se le aplica al Presupuesto Ordinario, la presentación de mociones venció el pasado 15 de octubre y debe ser dictaminado a más tardar este 20 de octubre, para estar aprobado, con segundo debate por el Plenario el 29 de noviembre.

Siga aquí la comisión de Asuntos Hacendarios: