Economía y Política

Menores de edad deberán ser vacunados contra la COVID-19, ¿cuál es la justificación legal?

La Sala Constitucional ha respaldado la imposición de vacunas obligatorias a menores de edad y se ha apartado de calificar los criterios de Salud sobre estas

La vacunación contra la COVID-19 será estrictamente obligatoria para todas las personas menores de edad en Costa Rica.

La decisión la tomó la mañana del 5 de noviembre la Comisión Nacional de Vacunación y Epidemiología (CNVE), según informó el Ministerio de Salud.

La cartera de Gobierno explicó que su decisión se basa en la Ley General de la Salud (5.395) y el Código de la Niñez y la Adolescencia (7.739); “en resguardo del principio del interés superior del niño, la niña y el adolescente”.

La Ley General de Salud establece en su artículo 150 que serán obligatorias “la vacunación y revacunación contra las enfermedades transmisibles que el Ministerio determine”. Solo la autoridad sanitaria podrá establecer “los casos de excepción”.

Asimismo, el artículo 345 de esa misma normativa indica que la persona que ostente el puesto de Ministro de Salud, en representación del Poder Ejecutivo, tendrá la potestad de “declarar obligatorios la vacunación contra ciertas enfermedades así como ciertos exámenes o prácticas que se estimen necesarios para prevenir o controlar enfermedades”.

Vacunación entre 12 y 17 años

La vacunación de menores de edad, por el momento, solo incluye a personas de entre 12 y 17 años en el país.

Los adolescentes de más de 15 años podrán acceder por su vacuna sin la compañía de sus encargados. Los demás no podrán hacerlo sin ellos.

La inmunización aún no se aplica para niños de 11 años y menores.

Costa Rica ya avanzó en sus compromisos de compra de inmunizaciones para ese grupo de la población, a partir de 2022; pero estas dosis aún no han llegado a territorio costarricense.

La vacuna para menores de entre cinco y 11 años apenas recibió la aprobación de la Agencia de Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA) a finales de octubre.

Sustento legal

La Sala Constitucional ha reiterado en distintas ocasiones la viabilidad de que se obligue la inmunización de menores de edad.

De hecho, en su resolución 2019-0014677, recordó que “la existencia de un programa de vacunación infantil, que tenga por objeto prevenir que se produzca el brote de epidemias o que se dé un contagio a nivel individual, hace parte de la atención sanitaria preventiva que debe brindar el Estado costarricense en resguardo del derecho humano de todo niño a la salud”.

Las únicas excepciones, consideró entonces, son las que tengan una justificación médica.

Aquel fallo respondía a un cuestionamiento sobre la vacunación obligatoria contra el VPH, la cual le había costado una orden sanitaria a su padre.

En cuento a los criterios para establecer cuáles vacunas son obligatorias, la Sala ha manifestado que eso excede sus competencias.

El cuadro de vacunas obligatorias ya lo componen las inmunizaciones contra la varicela, la polio y, más recientemente, el Virus de Papiloma Humano (VPH), incorporada en 2017, entre otras.

Salud recordó que en Costa Rica las vacunas incluidas en el cuadro básico establecido por la CNVE ya son obligatorias para personas menores de edad, y que la vacuna contra la COVID-19 se incluyó en ese listado desde marzo pasado.

Ante este escenario, la responsabilidad de garantizar la vacunación recae sobre los representantes legales de las personas menores de edad y las instituciones dedicadas a la protección de la salud y la niñez.

“Los padres y madres o representantes legales tienen la responsabilidad de que la vacunación obligatoria de las personas menores de edad se lleve a cabo oportunamente, así como a las instituciones que conforman el Sistema Nacional de Protección Integral, entre ellas la CCSS, el Ministerio de Salud, el Ministerio de Educación Pública (MEP) y el Patronato Nacional de la Infancia (PANI), cada una desde su ámbito de competencia”, indicó la administración.

Esquemas obligatorios

El ministro de Salud, Daniel Salas, defendió la obligatoriedad y la equiparó con la del resto de vacunas que ya se aplican actualmente.

“El esquema básico de vacunación, el cual es obligatorio, ha permitido tener alejadas muchas de las engfermedades y virus que provocan mucho sufrimiento, secuelas de salud y problemas en general, incluso fatalidades, en la población de menor de edad”.

Asimismo, la presidenta ejecutiva del PANI, Gladys Jiménez, señaló que las instituciones del Sistema Nacional de Protección de menores deberán garantizar que se garantice la inmunización.

Datos de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) indican que hasta un 73% de las personas menores de entre 12 y 19 años ya recibieron al menos su primera de dos dosis contra el coronavirus. Sin embargo, resta por llevar a los vacunatorios a un 23%.

Ese porcentaje representa unas 160.000 personas de las poco más de 500.000 que se estima resta por vacunar. El grueso de ese grupo general lo componen más de 220.000 personas de entre 20 y 39 años que no habrían accedido al medicamento hasta esta semana.

Costa Rica a vacunado con al menos una dosis a 3,75 millones de personas. Esto representa a un 72% de la población. Asimismo, ha completado el esquema de dos dosis de 2,80 millones de personas (54% de los costarricenses).

Estas cifras acercan al país cada vez más a un estado de inmunidad colectiva local y su aumento coincide con una reducción general en el número de casos confirmados y hospitalizaciones por coronavirus en las últimas semanas.

Josué Alfaro

Josué Alfaro

Periodista de la sección de Economía y Política de El Financiero. Graduado de la carrera de Ciencias de la Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo de la Universidad de Costa Rica.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.