Por: Manuel Avendaño A..   4 septiembre, 2018

De forma categórica, Rocío Aguilar, ministra de Hacienda, aseguró que el proyecto de ley de Presupuesto Nacional 2019 no contiene ningún hueco previamente establecido por canjes de deuda, tal y como lo heredó el gobierno de Luis Guillermo Solís a la actual administración.

“No hay canjes de deuda, me parece que no es una buena técnica presupuestaria asumir canjes por más exitosos que haya sido en el pasado”, alegó la Ministra. Fotos Melissa Fernández
“No hay canjes de deuda, me parece que no es una buena técnica presupuestaria asumir canjes por más exitosos que haya sido en el pasado”, alegó la Ministra. Fotos Melissa Fernández

Aguilar fue enfática en que el proyecto de ley de presupuesto ordinario para el 2019 no tiene “sorpresas”, siempre y cuando, no se registre una caída abrupta en los ingresos o se den condiciones financieras adversas para enfrentar el pago de vencimientos de deuda por parte del Gobierno Central.

La Ministra compareció ante la Comisión de Asuntos Hacendarios la tarde de este martes para presentar el Presupuesto Nacional 2019 y responder las consultas de los legisladores.

Tras una pregunta del Eduardo Cruikshank, diputado del Partido Restauración Nacional (PRN), sobre la posibilidad de que aparezca un nuevo hueco presupuestario el próximo año, Aguilar aseveró que no se incluyeron canjes de deuda para evitar problemas de obtención de recursos.

“No hay canjes de deuda, me parece que no es una buena técnica presupuestaria asumir canjes por más exitosos que haya sido en el pasado”, alegó la Ministra.

El Gobierno encontró un hueco presupuestario por ¢600.000 millones que se necesitan para pagar deuda que vence antes de que termine el año. La administración Solís Rivera “olvidó” incluir estos recursos en el presupuesto ordinario del 2018 y por eso el Ministerio de Hacienda se vio obligado a enviar un presupuesto extraordinario al Congreso para pedir los recursos.

Cruikshank replicó la pregunta y le consultó a Aguilar si se tiene alguna estimación de cuánto se reduciría la presión sobre la deuda si se aprueba la reforma fiscal que está en trámite de vía rápida en el Congreso.

La jerarca de Hacienda señaló que eso va a depender primero de la aprobación de la reforma, y luego, de la magnitud de los cambios que se incluyan en la ley.

Aguilar bromeó -viendo al diputado Gustavo Viales, del Partido Liberación Nacional (PLN) sentado frente a ella- y recordó el abrupto recorte que se aprobó al proyecto de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas con la eliminación del Impuesto al Valor Agregado (IVA) para los productos de la canasta básica.

“Si se obtienen ingresos adicionales por la mayor recaudación de IVA y renta, una vez aprobada la reforma, se harán los ajustes al presupuesto para tomar más recursos de los ingresos y menos de la deuda”, comentó la Ministra.

Aguilar y Viales: cara a cara

Luego de que el legislador Viales se saliera de la línea de partido del PLN -de apoyar la reforma fiscal que impulsa el Gobierno- para liberar los productos de la canasta básica del pago del IVA, la sesión de la Comisión de Hacendarios ofreció un momento de preguntas y respuestas entre el diputado liberacionista y Aguilar.

El pasado 23 de agosto, en otro foro legislativo enfocado en el análisis de la reforma fiscal, Viales dio su voto para apoyar las intenciones del Partido Restauración Nacional (PRN), el Frente Amplio (FA) y el Partido Integración Nacional (PIN) de eliminar el IVA a los productos de la canasta básica. El golpe se tradujo en una reducción de ¢65.000 millones para la reforma fiscal del Ejecutivo.

Es cierto que no era el lugar ni la comisión para hablar sobre los efectos del recorte, pero Aguilar hizo una breve referencia a los “abruptos” recortes que le hicieron los diputados al IVA y que se incluyó en la reforma fiscal.

Viales hizo cuatro preguntas directas a la Ministra, pero en ninguna tocó el tema. La consulta más valiosa del legislador verdiblanco se enfocó en averiguar si las medidas que impulsa el Gobierno esta semana para reactivar la economía del país tendrían algún efecto previamente estimado en el Producto Interno Bruto (PIB) del país para el próximo año.

Aguilar respondió que no se tiene una cifra estimada, pero si se logra una reactivación de la economía del país es posible que, para 2019, aumenten los ingresos tributarios por el impuesto de ventas que este año registran una tendencia a la baja.

La titular de Hacienda no dejó pasar la oportunidad para explicarle a los diputados de Hacendarios la urgente necesidad de aprobar la reforma fiscal para darle oxígeno al presupuesto nacional y evitar un déficit financiero del 7,9% del PIB para el próximo año.

“La deuda del Gobierno Central pasará a ser el doble de lo que era hace nueve años atrás. Cubrir sólo los sectores de salud, educación y seguridad rondará ¢3,8 billones. De no contar con más recursos frescos, enfrentaremos gastos con una carga tributaria de 12,8% de la riqueza nacional (equivalentes a ¢4,7 billones)”, alertó la Ministra.

Una vez más, Aguilar finalizó su intervención ante los legisladores con una llamada de alerta para aprobar la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas con dos objetivos: evitar un elevado nivel de déficit financiero y no sobrepasar el límite natural de la deuda. Ambas situaciones pondría al país en una peligrosa posición de riesgo ante los mercados internacionales.