Por: AFP , Agencia AP.   19 diciembre, 2018
Uber se comprometió el miércoles 19 de diciembre de 2018 a impugnar una decisión de la Corte de Apelaciones del Reino Unido de que los conductores deberían ser clasificados como trabajadores en lugar de empleados por cuenta propia. Fotografía: AP.
Uber se comprometió el miércoles 19 de diciembre de 2018 a impugnar una decisión de la Corte de Apelaciones del Reino Unido de que los conductores deberían ser clasificados como trabajadores en lugar de empleados por cuenta propia. Fotografía: AP.

La empresa estadounidense de vehículos con conductor Uber, perdió, este miércoles, un recurso presentado en Reino Unido contra una decisión judicial que había otorgado a sus conductores derechos laborales que incluyen el respeto del salario mínimo nacional y tiempo de vacaciones.

Uber, empresa que afirmó que sus conductores son autónomos, no está obligada a aplicar estas regulaciones hasta que no haya agotado todas las apelaciones posible y aún puede recurrir ante el Tribunal Supremo de Reino Unido.

Este caso es considerado como un hito porque podría tener importantes implicaciones para miles de trabajadores en empresas gestionadas en línea en Reino Unido.

“Uber debería aceptar el veredicto y dejar de tratar de encontrar lagunas que priven a la gente de sus derechos e ingresos ganados con tanto esfuerzo”, afirmó Tim Roache, secretario general del sindicato GMB.

La compañía estadounidense tiene alrededor de 40.000 conductores y 3,5 millones de clientes en Londres.

Sus abogados argumentan que su modelo de funcionamiento, en el que Uber actúa como una “agencia” poniendo en contacto a conductores autónomos con pasajeros, ha sido utilizado en el sector de la contratación privada “durante muchos años”.

Esta decisión judicial asestó otro revés a Uber, el miércoles, después de que la compañía de Transporte de Londres dictara que los vehículos privados de alquiler como Uber y los minitaxis tendrán que pagar las tasas de congestión impuestas para circular en el centro de la capital británica.

La tarifa, de la que antes estaban exentos los vehículos de alquiler privados, es de 11,50 libras diarias (12,8 euros o $15).

La respuesta de Uber

Uber juró desafiar el fallo del Tribunal de Apelaciones del Reino Unido que estipula que los conductores deben considerarse empleados de la empresa.

El desafío desata una confrontación en la Corte Suprema de Gran Bretaña que determinará si los conductores podrán exigir derechos laborales como salario mínimo y vacaciones pagadas.

Los sindicatos se alegraron con la tercera derrota de Uber sobre el tema en las cortes y dijeron que era un regalo navideño adelantado para los trabajadores independientes, que pasan de un empleo a otro con poca seguridad y pocos derechos laborales.

“Ahora estamos en un triplete de juicios contra Uber y siguen apelando y perdiendo”, agregó Roache.

La compañía basada en San Francisco, que ha intentado bajo el nuevo liderazgo de Dara Khosrowshahi mejorar su imagen, señaló que la decisión no fue unánime y “no refleja las razones por las cuales la vasta mayoría de conductores elige usar la app de Uber” .

Agregó que al clasificar a los conductores como empleaos, sería inevitable que pierdan la libertad y flexibilidad.

“En los últimos dos años, hemos hecho muchos cambios para que los conductores tengan más control sobre cómo utilizan la app, junto con más seguridad bajo las protecciones de paternidad, maternidad y enfermedad”, explicó la compañía. “Seguimos escuchando a los conductores e introduciendo más mejoras”.

La firma de capital estadounidense creció vertiginosamente en todo el mundo al ofrecer una alternativa a los taxis tradicionales, pues funciona con una app que vincula al usuario con el servicio. Ello ha suscitado protestas de taxistas.