Por: María Fernanda Cisneros.   12 noviembre, 2019
Las actividades de enseñanza y de salud humana son parte de las que aceleran el ritmo de crecimiento, mientras que el sector comercio se mantiene sin mostrar cifras positivas. Fotografía Marcela Bertozzi/Agencia Ojo por ojo
Las actividades de enseñanza y de salud humana son parte de las que aceleran el ritmo de crecimiento, mientras que el sector comercio se mantiene sin mostrar cifras positivas. Fotografía Marcela Bertozzi/Agencia Ojo por ojo

El Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE) mostró una variación interanual de 2,0% en setiembre, en la tendencia ciclo.

Este dinamismo no solo es mayor a lo visto el mes anterior, sino que también supera lo registrado durante todo el 2019.

Una cifra igual se vio por última mes en noviembre del 2018, cuando el IMAE ya mostraba una tendencia a la desaceleración.

La tasa de crecimiento mensual de la actividad económica muestra exactamente el mismo dinamismo que el mes anterior, mientras que la variación en los últimos 12 meses continúa a la baja.

Las empresas del régimen definitivo crecieron 0,8% a setiembre, cifra que aún está por debajo de lo visto hace un año, pero que sí es levemente mayor a lo visto en los siete meses previos (periodo con repuntes de entre -0,2% y 0,6%).

Por su lado, las del régimen especial (zonas francas) repuntaron 12%. Este es el crecimiento registrado en los últimos cuatro meses, por lo que el régimen crece a buen ritmo pero se estancó en esa cifra. La variación media, sin embargo, sí muestra una muy leve aceleración.

Por industria, la rama de enseñanza y actividades de la salud continúa acelerando el paso, así como la de información y comunicaciones. Esta última registra el crecimiento más alto con un 7,7%.

La industria manufacturera mostró un crecimiento de 3,3% y con este cumplió nueve meses de acelerar su ritmo. Hace un año crecía 2%.

Las actividades financieras y de seguros continúan desacelerándose, ahora con un crecimiento de 2,2%, muy lejos del 5,1% que registraron un año atrás.

Construcción, comercio y extracción de minas y canteras todavía muestran cifras negativas de 12,9%, 0,5% y 4,4%, respectivamente.