Por: María Fernanda Cisneros.   5 diciembre, 2019

La Promotora de Comercio Exterior (Procomer) y el Sistema de Banca para el Desarrollo (SBD) anunciaron la puesta en marcha del Programa de Capital de Riesgo (PCR), dirigido a pymes. Esta primera fase será un plan piloto.

El programa priorizará a Empresas de Capital de Riesgo, Clubes de Inversionistas y Firmas de Capital de Riesgo que además de tener viabilidad sean de calidad exportable, estén exportando y/o consolidándose en un mercado externo. También, aquellos proyectos que contribuyan al fortalecimiento de las cadenas productivas del país y que permitan que la oferta de servicios financieros se especialice. Shutterstock.
El programa priorizará a Empresas de Capital de Riesgo, Clubes de Inversionistas y Firmas de Capital de Riesgo que además de tener viabilidad sean de calidad exportable, estén exportando y/o consolidándose en un mercado externo. También, aquellos proyectos que contribuyan al fortalecimiento de las cadenas productivas del país y que permitan que la oferta de servicios financieros se especialice. Shutterstock.

Este fondo público de capital de riesgo puede llegar a todas aquellas pequeñas y medianas empresas de bienes y servicios que se encuentren en fase de consolidación del negocio, pero principalmente que requieran de apoyo para desarrollar proyectos de exportación y sean de base innovadora.

Puntualmente, los beneficiarios del programa podrán ser emprendedores, microempresas, pymes, micro, pequeños y medianos productores agropecuarios, modelos asociativos empresariales y beneficiarios de microcrédito, que se encuentren en etapa temprana o semilla.

Hasta ahora estos negocios podían acudir a recursos de SBD mediante instituciones financieras reguladas como bancos, cooperativas y organizaciones de desarrollo, o inclusive los que están en su etapa inicial recibían un no como respuesta, pero ahora, podrán recurrir a fondos dedicados a conformar y financiar proyectos.

La convocatoria abre el lunes 9 de diciembre a las siete de la mañana y cierra el 31 de enero a medianoche. Las empresas pueden inscribirse al correo capitalriesgo@sbdcr.com.

El plan piloto se activa tras la aprobación de la ley bajo el nombre de Reforma para Incentivar los Modelos de Capital Semilla y Capital de Riesgo para Emprendimientos, a finales de mayo 2019.

El programa de capital de riesgo forma parte del patrimonio del Fondo Nacional de Desarrollo (Fonade), como instrumento de cofinanciamiento para la creación, participación y el desarrollo de empresas y firmas de capital de riesgo.

Los recursos de este fondo ascienden a los $500.000 y son aportados por el SBD. Por su lado, Procomer se encargará de revisar y seleccionar a empresas que califiquen, labor que realizará de la mano con actores inmersos en el mundo del emprendedurismo y la innovación.

  • ¿Cuáles negocios tendrán más posibilidades? “El programa priorizará a Empresas de Capital de Riesgo, Clubes de Inversionistas y Firmas de Capital de Riesgo del País, que además de tener viabilidad técnica, de negocio y mercado, sean de calidad exportable, estén exportando y consolidándose en un mercado externo así como a las que contribuyan al fortalecimiento de las cadenas productivas y que permitan que la oferta de servicios financieros se especialice, diversifique y amolde a los requerimientos de estas, priorizando aquellas iniciativas que den solución a las brechas del ecosistema de inversión”, señalan los términos del programa.
  • ¿Cuáles son los rubros que se pueden financiar? Pago de deudas, préstamos, saldos de tarjetas de crédito, repartición de dividendos, adquisición de acciones o aumentos de capital, bonos, adquisición de vehículos o inmuebles, gastos ya financiados a través de otro apoyo de SBD, pago de derecho de trámites de Gobierno en el país o en el extranjero, entre otros.
  • ¿En qué consiste el capital de riesgo? Es una modalidad de financiamiento a largo plazo, cuyo objetivo es aportar recursos en distintas fases del negocio: para la puesta en marcha y desarrollo de nuevos productos, ingreso a nuevos mercados, encadenamiento, maduración y consolidación de la empresa.
  • ¿Cómo funciona un fondo de capital de riesgo? Este fondo tiene el propósito de fomentar la creación de nuevos emprendimientos a través de diferentes alternativas de financiamiento. Lo que hace es captar dinero del público para canalizarlo a la inversión de valores por la vía privada. El fondo emite participaciones a inversionistas y con eso financia el proyecto, en este caso el desarrollo de las pymes.

El programa se lanzó bajo dos modalidades: A y B. La primera dirigida a empresas de capital de riesgo que realizan oferta privada, y la segunda, para firmas de capital de riesgo que inviertan en empresas de capital de riesgo.

Se brindarán hasta $50.000 por proyecto en la modalidad A y hasta $100.000 en la B.

En la modalidad A se requieren proyectos de inversión de alto impacto, que ya exporten o tengan posibilidad de internacionalizarse, que sean de tecnología, de base creativa, con un negocio novedoso.

La modalidad B está dirigida a clubes de inversionistas y firmas de capital de riesgo que presenten proyectos de inversión en convocatoria y directamente a la coordinación del programa. Deben estar constituidos en el país, participar en el ecosistema de inversión local y externo, y que demuestren tener experiencia en el campo.

Estos recursos pretenden llegar a emprendimientos que superaron la etapa de la puesta en marcha y que necesitan capital para consolidarse y acelerar su producción, y a pymes ya establecidas que requieran impulsarse a través del financiamiento ya sea con un co-inversor o con un fondo de inversión.

“Las aportaciones serán mediante deuda convertible a un término de cinco años, con una tasa de interés anual nominal ligada a la inflación, después del cual se valora la inversión para definir el esquema de repago”, dice el comunicado de prensa.

¿Qué es la deuda convertible? Se trata de un préstamo a un plazo determinado, con interés y ciertas condiciones previamente pactadas, para que el crédito se transforme en acciones de la empresa emisora.

La visión del proyecto es convertirse en la principal oferta de coinversión de capital del país, con proyectos empresariales de inversión atractivos para inversionistas públicos, privados e internacionales.

De esta manera, se pretende sentar las bases de financiamiento público-privado en la materia y generar un ambiente propicio para nuevos proyectos de inversión de largo plazo, apuntó Victoria Hernández, ministra de Economía y presidenta del Consejo Rector del SBD.