Por: María Fernanda Cisneros.   1 noviembre, 2018
El Banco Central convocó a conferencia de prensa la mañana del 1 de noviembre. Foto: Rafael Murillo
El Banco Central convocó a conferencia de prensa la mañana del 1 de noviembre. Foto: Rafael Murillo

La junta directiva del Banco Central de Costa Rica (BCCR) decidió aumentar la Tasa de Política Monetaria en 25 puntos básicos para así ubicarla en 5,25% a partir del jueves 1 de noviembre.

La TPM es calculada por el Banco Central, sirve de referencia y orientación a los intermediarios financieros para conocer hacia dónde se dirigirá la política monetaria en los próximos meses.

“Si bien en la actualidad la inflación es baja (la variación interanual a setiembre de la inflación general y subyacente fue de 2,2% y 1,8%, en ese orden) y el ritmo de actividad económica se ha desacelerado, los modelos de pronóstico de inflación del Banco Central sugieren que la inflación en el 2019 podría ubicarse por encima del límite superior del rango meta”, afirmó la autoridad monetaria a través de un comunicado de prensa emitido la madrugada de este jueves.

El texto, además, destacó que los pronósticos de la inflación al alza se deben al traspaso del tipo de cambio -que ha subido recientemente- sobre el nivel de precios y la aceleración de las expectativas de inflación.

Las expectativas de inflación a 12 meses, por parte de los agentes económicos encuestados por el BCCR, alcanzaron un valor medio que pasó de 3,6% en setiembre a 3,9%, en octubre.

Asimismo, el Central aumentó la tasa de interés bruta de los depósitos a un día plazo (DON) en 19 puntos básicos, para que alcance 3,23% anual.

¿Cuáles son los principales efectos de esta tasa? Si el Central sube la tasa porque prevé mayores presiones inflacionarias, esto aumenta el costo de fondeo para los intermediarios financieros como bancos, mutuales y otras entidades financieras. Por esto, la TPM termina traspasándose a las tasas activas, que son las que paga el público por sus créditos.

Sin embargo, la teoría dicta que en un régimen de metas de inflación, la tasa de referencia toma más protagonismo y se convierte en el instrumento estrella que utilizará el Central para que la inflación, principalmente, se mantenga en la línea.

Al mismo tiempo, abandona las continuas intervenciones cambiarias que lo han caracterizado y acude a ellas exclusivamente en periodos de violentos desajustes y con mayor transparencia.

En la sesión del Monex de este 1 de noviembre el valor de la divisa dejó tendencia creciente y más bien disminuyó con respecto al incremento de casi ¢11 ocurrido el día anterior.

La particularidad de la sesión de hoy fue el monto negociado. Fueron $46,3 millones, un monto relativamente alto si se compara con los últimos días de octubre. De ese total, el BCCR intervino con ventas directas de sus reservas con un 71% del monto transado.

El promedio del cierre fue de ¢617,06, cifra que representa una disminución de ¢3,54 con respecto a la sesión de ayer.

En las ventanillas de los intermediarios también se registraron descensos en los precios del tipo de cambio de venta con respecto al día anterior. Poco después de la 1:00 p. m. entre bancos y cooperativas el precio menor fue de ¢615 y el mayor de ¢627 por cada dólar que las personas pretendan comprar.