Por: Andrea Hidalgo.   26 noviembre, 2020

A un mes de cierre de año y con las festividades cada vez más cerca es común que las personas se cuestionen si deberían o no hacer compras navideñas y en el caso de hacerlo qué tipo de prioridades deberían considerar en su presupuesto dado el año atípico.

Al realizar un presupuesto deberá considerara qué tipo de factores cambiarán en el 2021 y cuales seguirán como antes así podrá conocer cuál es su capacidad de ahorro y además organizar sus finanzas para atender problemas de atención a sus obligaciones. Foto: Shutterstock
Al realizar un presupuesto deberá considerara qué tipo de factores cambiarán en el 2021 y cuales seguirán como antes así podrá conocer cuál es su capacidad de ahorro y además organizar sus finanzas para atender problemas de atención a sus obligaciones. Foto: Shutterstock

De cara al cierre de año y después de al menos nueve meses con la pandemia en territorio nacional, datos del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) muestran que al 20 de noviembre 69.317 personas se mantienen con sus contratos temporalmente suspendidos, mientras que 145.942 aún enfrentan una reducción parcial de sus jornadas.

Adicionalmente la Encuesta Continua de Empleo (ECE) evidencia que el 22% de la fuerza laboral de Costa Rica en el tercer trimestre natural del año, comprendido entre julio y setiembre están en condición de desempleo, esta cifra se traduce en un aumento de 242.129 personas sin trabajo con respecto a un año atrás.

Las condiciones de las personas han cambiado junto a la pandemia por lo que sus prioridades y presupuestos deberían enfrentar algunas alteraciones previo a elaborar su lista de compras navideñas.

Además, las afectaciones de jornada o suspensiones para las personas que conservan un empleo implicarán modificaciones en sus aguinaldos, es decir, menos ingresos disponibles en comparación con la misma temporada de hace un año.

EF consultó a especialistas financieros de Grupo Acobo y Coopeservidores sobre las nuevas tendencias de consumo y cómo hacer un presupuesto que se adecue a las tendencias recientes, estos son algunos de sus consejos:

1. Los arreglos de pago no son para siempre

Con la llegada de la pandemia desde el Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (Conassif) se establecieron una serie de normas para que las entidades pudieran flexibilizar condiciones para los deudores, de esta manera apaciguar el golpe económico en las finanzas personales de cada persona.

Sin embargo, estas normas y arreglos de pagos no serán permanentes por lo que quienes hayan recurrido a este tipo de ayuda deben considerar priorizar su estabilidad financiera primero de manera tal que les permita cancelar sus deudas y acomodarse para que más adelante —cuando las prórrogas, reducción de cuotas o arreglos de pago se suspendan— cuenten con los recursos para cubrir sus gastos.

“Es recomendable analizar si lo conveniente es pagar algunas deudas de forma anticipada que le generen liquidez y de esta forma tener un disponible adicional que pueda destinar al ahorro”, agregó Carolina Lizano, gerente Relaciones Corporativas y Sostenibilidad de Coopeservidores.

De acuerdo a Adriana Escalante, coordinadora comercial de Grupo Acobo, una buena práctica en el cierre de año y principalmente bajo las nuevas condiciones es asegurarse de asignar un monto para cancelar las deudas, principalmente si se trata de saldos de tarjetas de crédito, o aquello que represente un alto gasto en intereses.

2. Nuevas tendencias de consumo

Lizano insiste en que así conforme cambiaron las costumbres en la cotidianidad de las personas, también se adoptaron nuevas prioridades de consumo, lo que implica que el nuevo gasto deberá ir de acuerdo a esas tendencias.

Es decir, la pandemia lejos de ser temporal permitió que los consumidores adoptaran nuevos estilos de vida que les permiten mantener su salud física y mental bien desde casa, por lo que de acuerdo a la especialista para hacer las compras navideñas se debe considerar priorizar gastos que vayan de acuerdo a los nuevos hábitos de cada persona.

“Hoy los consumidores se interesan más por implementos de cocina y entretenimiento en casa, así como en herramientas digitales como apps tecnológicas para hacer ejercicio y realizar compras, con lo cual buscan facilitar su vida y mantenerse con salud; de igual manera muchos han tenido que orientar sus compras a artículos de oficina por el teletrabajo y educación desde casa”, agregó Lizano.

La firma Euromonitor dentro de su estudio “Las diez tendencias del consumidor” aseguró en su informe publicado en mayo de este año que las personas al estar lidiando con una interrupción extrema en el estilo de vida, debieron adaptarse de manera acelerada a una nueva realidad que permitió potencializar tendencias de consumo como casas multifuncionales, con espacios personales y de trabajo.

3. Las ventajas del “e-commerce”

Junto con el confinamiento también se aceleró el proceso de desarrollo de páginas de comercio digital lo que le brinda una ventaja competitiva, a través de estas plataformas podrá ver los tipos de artículos sus respectivos precios y ofertas para hacer sus compras de acuerdo al presupuesto asignado.

Adriana Escalante, explicó que pese a que es muy sencillo dejarse llevar por las emociones de la época se debe ajustar al presupuesto y evitar gastos innecesarios, también conocidos como gastos hormiga.

Las plataformas de compra en línea permiten hacer un sondeo de productos y precios para que eventualmente pueda hacer sus compras en un sola ocasión contrario a cuando se realizan varias salidas para ir de compras, hay más probabilidades de incurrir en gastos fuera del presupuesto.

Es necesario realizar una comparación de precios en el mercado y elegimos la opción que más se ajuste al plan, por último, realizamos la inversión.

4. Pagar con tarjetas de débito

Se debe realizar es una planificación de los gastos de este mes y colocar un monto específico a cada una de nuestras inversiones. Escalante advirtió que es recomendable hacer compras con tarjeta de débito para tener un mejor control de los gastos.

5. Aguinaldo

Los especialistas coinciden que es necesario aprovechar y hacer un pequeño ahorro con el monto total del aguinaldo.

“Es saludable ahorrar entre un 10% y un 20% del aguinaldo. Ese ahorro le permitirá tener a principio de año una mayor estabilidad económica para afrontar alguna necesidad a futuro y poder tener una oportunidad de hacer crecer su patrimonio, por medio de un ahorro programado”, agregó Escalante.

Por otra parte, Lizano comentó que es un muy común mezclar el aguinaldo con el salario de diciembre pero este es un error muy frecuente, pues se separar ambos ingresos de acuerdo a las prioridades y el presupuesto familiar.