Por: María Fernanda Cisneros.   4 septiembre
22/06/2017. Banco Nacional, Tibás. Hora: 09:40 a.m. Fotografías de distintas áreas de servicio al cliente y trámites de la sucursal del Banco Nacional ubicada a un costado del parque de Tibás, San José. En la foto, María José Arias León (de suéter gris), cliente del banco, realiza un trámite de Internet Banking con la ayuda de Raquel Cajiao, quien atiende en el área de Plataforma de Servicios. Fotos: Mayela López
22/06/2017. Banco Nacional, Tibás. Hora: 09:40 a.m. Fotografías de distintas áreas de servicio al cliente y trámites de la sucursal del Banco Nacional ubicada a un costado del parque de Tibás, San José. En la foto, María José Arias León (de suéter gris), cliente del banco, realiza un trámite de Internet Banking con la ayuda de Raquel Cajiao, quien atiende en el área de Plataforma de Servicios. Fotos: Mayela López

Cuando una persona física o jurídica solicita un producto o servicio en una entidad financiera, debe llenar el formulario “Conozca a Su Cliente”. Si en un mismo día visita varias instituciones, para adquirir lo que ofrecen, debe repetir el mismo paso en cada una de ellas.

Esto sucede porque, por ahora, cada entidad almacena de forma individualizada el expediente de los individuos o empresas a quienes atiende.

El formulario nació para tener un mayor control de los flujos de dinero que realiza cada persona y así, atender los riesgos de la legitimación de capitales y las actividades anexas.

A pesar de las buenas intenciones de su creación, al aumentar los trámites, la medida se convirtió en un paso fastidioso para las entidades supervisadas en cada sector del sistema financiero, es decir, las industrias de valores, pensiones, seguros y entidades bancarias; también para los clientes.

Sin embargo, este engorroso proceso está a unos meses de quedar atrás. La Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef) y el Banco Central de Costa Rica (BCCR) desarrollan un nuevo sistema que centralizará los datos.

Esto quiere decir que cada persona o empresa tendrá un único expediente, a nivel nacional, al que podrán acceder todas las entidades supervisadas por los cuatro órganos reguladores del sistema financiero. Es decir, todas las instituciones reglamentadas por la Sugef y las Superintendencias de Valores (Sugeval), de Pensiones (Supen) y de Seguros (Sugese).

El proyecto se coordina con representantes de los cuatro sectores. Además, de forma conjunta se trabaja en la emisión de la normativa de acceso y uso de la base de datos, que dictará las pautas sobre el uso del nuevo sistema, obligaciones de las entidades y derechos de los clientes.

Esta regulación debe ser consultada al público, conforme lo establece el Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (Conassif).

La modificación estaría lista en el primer trimestre del 2019, al menos en una primera versión y la normativa relacionada a su utilización.

La nueva base de datos permitirá que, al solicitar un producto o servicio, el cliente no deba suministrar sus datos básicos en cada institución financiera.

El único paso que deberá cumplir es el de autorizar a la entidad para que esta pueda acceder a la información en la plataforma. También, es posible que se le solicite información cuando se requieran actualizaciones.

La política Conozca a su Cliente se mantiene y lo que cambia es el medio por el cual se cumple.

La modificación permitirá fortalecer la gestión y transparencia del conocimiento del cliente por parte del sistema financiero, además de agilizar los procesos en torno a su aplicación, explicó Bernardo Alfaro, jerarca de Sugef.

¿Qué información contendrá la base de datos?

La base de datos provendrá de diferentes fuentes de información, por ejemplo, proveedores de identidad como el Tribunal Supremo de Elecciones y la Dirección de Migración y Extranjería, entre otros.

El cliente deberá aportar alguna información personal y de origen de fondos. Además, las entidades financieras serán las encargadas de actualizar la base de datos cuando sea necesario.

En estos expedientes se encontrarán datos de identidad de los clientes, así como de sus ingresos, su nacionalidad, entre otros.

La función de la plataforma será ofrecer información, sin proporcionar calificación alguna sobre el nivel de riesgo que proporciona el cliente. Este paso deberá ser adoptado por cada ente supervisado, tal y como funciona hoy.

La política no limita el proceso de aprobación del crédito, sino que debería facilitarlo pues se contará con información del cliente.

Beneficios y limitantes

Por lo pronto, y a menos que exista un cambio en la propuesta que ha sido presentada al mercado, el formulario Conozca su Cliente no se borrará del mapa.

Así, los clientes deberán completar dos registros: el de la institución financiera en la que pretende abrir sus cuentas y el que se habilitará directamente en un portal específico y será suscrito mediante firma digital, explicó la oficina de comunicación del Banco de Costa Rica (BCR).

El beneficio para las entidades financieras será contar con la opción de consultar los datos contenidos en el sistema, lo cual les servirá para el análisis que realizan a los clientes.

Sin embargo, para acceder a esa información deberán pagar un monto “razonable” (así lo dicta la ley) que será determinado por la Sugef.

Alfaro, jerarca de Sugef, comentó a EF que dada la complejidad del proyecto y de la carga de información necesaria, posiblemente requerirá de algún transitorio para su puesta en operación.

Aún existen algunas dudas sobre si el uso de la plataforma será obligatorio o no.

La creación del sistema es obligatoria porque así lo dictó la ley, pero no existe una obligación de las entidades financieras a acudir al sistema, sino que estas lo usarán cuando lo consideren necesario y según sus políticas de riesgo, explicó el BCR.

Por su parte, el Banco Nacional aclaró que desconocen cuáles serán las reglas especifícas de uso, más allá de que se necesita una autorización previa del cliente.

Lo que sí deben hacer las entidades es proporcionar a la Sugef toda la información relevante que el órgano considere necesario para la activación de la base de datos.

Según lo informado en algunas presentaciones sobre el avance del proyecto, los bancos sólo podrían tener acceso a ciertos niveles de información, siempre y cuando cuente con la autorización del cliente para realizar la consulta, añadió el BCR.

Además, si una entidad quiere solicitar más información al cliente, podrá hacerlo, por lo que la reducción de trámites al final dependerá de cada participante del sistema financiero.

¿Por qué se implementa este nuevo sistema?

Este cambio surge para mejorar la prevención ante el lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo, en atención al informe presentado por el Grupo de Acción Financiera de Latinoamérica (Gafilat), en 2015, documento que señaló las debilidades en estos dos ámbitos.

En atención a las recomendaciones, el Poder Ejecutivo presentó en la corriente legislativa un proyecto para reformar la ley costarricense (7786) que aborda estos dos ámbitos y este fue aprobado en mayo del 2017.

Así, se dispuso la responsabilidad a la Sugef de crear la base de datos con información de la política Conozca a Su Cliente.

Al mismo tiempo, la ley otorgó al Banco Central la responsabilidad de proveer los recursos tecnológicos para el desarrollo e implementación de la plataforma tecnológica que soportará los datos. Esta es la plataforma que está por implementarse.

Para atender lo dispuesto en la ley, se creó una comisión de trabajo que incluye a todas las superintendencias.

Inclusive, cada una de ellas podrá disponer medidas particulares para sus mercados.

La Sugese dio un paso adicional y sacó a consulta un proyecto de lineamientos que desarrolla las pautas para la debida diligencia del mercado, en línea con el riesgo de la legitimización de capitales y el financiamiento al terrorismo.