Por: María Fernanda Cisneros.   31 julio
El Régimen Obligatorio de Pensiones complementa la pensión que recibirá cada trabajador al momento de su jubilación y al considerarse joven, sigue en etapa de crecimiento en activos.
El Régimen Obligatorio de Pensiones complementa la pensión que recibirá cada trabajador al momento de su jubilación y al considerarse joven, sigue en etapa de crecimiento en activos.

Desde hace varios meses, la pensión complementaria se ha visto envuelta en discusiones sobre su función y si es o no aconsejado que los trabajadores retiren todo el ahorro para salir de la crisis económica.

¿Qué es la pensión complementaria? ¿Quiénes la administran? ¿Cuántas personas aportan recursos cada mes a este fondo de pensión? ¿Se han visto afectados los fondos a raíz de la pandemia?

La pensión complementaria es denominada así porque se creó para apoyar la pensión básica, de forma tal que se robusteciera el ingreso que percibirá cada jubilado. Sin ella, la pensión bajaría de forma significativa.

¿Cuál es el papel del Régimen Obligatorio de Pensiones (ROP) en el sistema de pensiones? En la actualidad, esta pensión aporta entre un 15% y un 20% de los recursos que reciben los pensionados, mientras el régimen básico entre un 42% y un 52%. Este último es el de Invalidez, Vejez y Muerte que administra la Caja Costarricense del Seguro Social.

La unión de ambos permite que la pensión total promedie el 60%, como porción del salario, según datos de la Superintendencia de Pensiones (Supen).

El trabajador independiente no cotiza al ROP.

La afiliación es obligatoria para todo trabajador asalariado, se conforma de los aportes que el trabajador realiza y es de capitalización individual.

Esto quiere decir que los aportes se asignan a una cuenta de la persona, los recursos se acumulan y luego se entregan al alcanzar la edad de jubilación.

Para pensionarse en este régimen, debe hacerlo primero en la pensión básica.

Los recursos son administrados por una operadora de pensiones complementarias (OPC). En Costa Rica existen seis: BAC Pensiones, BCR Pensión, BN Vital, Popular Pensiones, Vida Plena y la operadora de pensiones de la Caja Costarricense del Seguro Social.

La operadora se encarga de calcular si podrá recibir el monto en un solo tracto, todo el ahorro del ROP al momento de pensionarse, o si deberá recibirlo en tractos mensuales, mediante un plan de beneficios.

El ROP en cifras

A continuación, un material gráfico que resume algunas de las cifras más relevantes del ROP y su comportamiento reciente. Datos a junio, 2020.

Activos
Los activos netos del ROP equivalen a un 25,5% del Producto Interno Bruto (PIB) de Costa Rica, según datos a junio y la estimación de la producción del Banco Central para el cierre del 2020.
Además, representan más del 50% de los activos que mantienen los sistemas de pensiones costarricenses, según un informe de Academia de Centroamérica.
El régimen sigue creciendo en activos porque registra solo unos 10.000 pensionados, pero más de un millón de trabajadores que aportan recursos.
Aportantes
¿Qué es un aportante? El afiliado que aportó dinero en su cuenta individual para cada mes.
A junio, el ROP registró un total de 1.071.200 aportantes. Esta cifra es la menor en dos años.
Solo 24% de los afiliados cotiza 11 cuotas o más al año, según datos de Supen.
Rendimientos golpeados
Los rendimientos cayeron en marzo debido a la incertidumbre en los mercados, por la pandemia. Este efecto golpeó a los fondos de pensión, pero será temporal.
Se trata de un golpe sistémico que se disipará posteriormente y se materializará únicamente para quienes estén próximos a pensionarse.
Cuando una persona retira el dinero del fondo, esa pérdida se materializa. Sin embargo, quienes dejen los fondos intactos y se pensionen cuando estas minusvalías se hayan disipado, no serán afectados.
Portafolio del ROP
Los fondos del ROP se invierten en su mayoría (70% a junio, 2020) en el Gobierno y sus bonos de deuda.
¿Por qué? El Gobierno necesita financiar su déficit y las operadoras son las más robustas del mercado en fondos y tienen el horizonte de inversión que busca el Gobierno: largo plazo. Además, a las OPC les cuesta diversificar sus inversiones en un mercado local estrecho.
El déficit fiscal del Gobierno acumuló ¢1,36 billones a junio 2020. Esto equivale a un 22,7% del tamaño del portafolio invertido por las operadoras de pensiones al mismo mes.