Por: María Fernanda Cisneros.   8 mayo
Rocío Aguilar, ministra de Hacienda, expuso en la presentación del plan de endeudamiento del Gobierno en el Museo del Jade. Foto: José Díaz/Agencia Ojo por Ojo
Rocío Aguilar, ministra de Hacienda, expuso en la presentación del plan de endeudamiento del Gobierno en el Museo del Jade. Foto: José Díaz/Agencia Ojo por Ojo

El Ministerio de Hacienda logró canjear ¢194.740,74 millones en vencimientos que estaban previstos para los años 2019, 2020 y 2021.

La operación se realizó entre el 6 y 7 de mayo, días en los que ofreció ocho series a los inversionistas e inclusive obtuvo más dinero.

El monto negociado en el proceso de compra fue de ¢194.296,14 millones (una diferencia de ¢444,6 millones, respecto al monto de venta), según mostró el hecho relevante emitido la tarde del 8 de mayo.

Las series fueron canjeadas por otras que vencen en cinco años o más, específicamente en 2024, 2026, 2029, 2035 y 2051.

La intención de alargar el perfil de los vencimientos parece dar un giro positivo para la Tesorería Nacional, luego de experimentar importantes dificultades para lograrlo hace pocos meses atrás.

Respecto a las tasas de los canjes de estos dos días, los intereses asignados a las series ofrecidas por Hacienda se ubicaron entre 6,04% y 9,05%. Mientras, las nuevas series de mayor plazo que fueron adquiridas por Hacienda tenían tasas de entre 9,43% y 11,97%.

La deuda del Gobierno Central adoptó un perfil más riesgoso en 2018, un año en el que se hizo aún más evidente el deterioro de las finanzas públicas.

Los instrumentos en dólares, con vencimiento a menor plazo y a tasa de interés variable ganaron espacio dentro de la composición del portafolio.

Queda esperar un poco más para conocer si ese perfil más riesgoso que Hacienda mostró en el plan de endeudamiento del primer semestre del 2019, dará un giro positivo.

La meta de la Tesorería es reestructurar ese perfil y reducir los riesgos adquiridos el año pasado, cuando el oxígeno y la liquidez casi lo llevan a un default o impago.

Rocío Aguilar, la ministra de Hacienda, ha explicado en varias ocasiones que en 2019 la realidad de la Tesorería es otra e inclusive se ha dado el lujo de rechazar negociaciones que no le resultan atractivas en tasas y plazo.