Por: Manuel Avendaño Arce.   9 septiembre
A la mitad del 2020 el uso de canjes representaba un 17% del monto total intercambiado el año pasado. Fotografía: Rafael Pacheco.
A la mitad del 2020 el uso de canjes representaba un 17% del monto total intercambiado el año pasado. Fotografía: Rafael Pacheco.

El Ministerio de Hacienda renegociará bonos de deuda interna en colones y dólares entre el 15 y el 17 de setiembre, mediante uno de sus mega canjes del año.

La entidad anunció que el 15 y 16 de setiembre intercambiará títulos en colones con vencimientos en 2020, 2021 y 2022 por series que vencerán en 2022, 2026, 2028, 2029, 2036, 2040 y 2051.

Los valores que se van a canjear incluyen títulos de propiedad cero cupón, los de tasa real ajustable (conocidos como TPRAS) y los indexados a diferentes tasas.

En dólares se renegociarán bonos con vencimientos en 2020, 2021 y 2022, entre el 16 y 17 de setiembre, con el objetivo de cambiarlos por emisiones al 2025, 2027, 2030 y 2036. Se incluirán títulos de tasa fija en esa moneda.

Elian Villegas, ministro de Hacienda, aseguró que en los últimos meses tuvieron buena respuesta del mercado de subasta de valores hacia los eventos de canjes, lo que refleja confianza de los inversionistas en las acciones del Gobierno.

El jerarca agregó que esperan una alta participación en el mega canje con el objetivo de alargar el perfil de vencimiento de la deuda pública.

La Tesorería Nacional utilizará un mecanismo que consta de dos procesos: la compra (venta de los participantes) y posteriormente la gestión de venta (compra de los participantes).

Los canjes en colones y dólares serán convocados por medio del Sistema de Operaciones Electrónicas (Siopel) de la Bolsa Nacional de Valores (BNV). Se trata de una plataforma que integra programas para realizar operaciones en pantalla.

Meta 2020

Entre el 18 y 19 de agosto, Hacienda logró renegociar bonos por el equivalente a los ¢80.000 millones a través de un canje de deuda interna.

El monto concretado representa el 4,4% de los ¢1,8 billones que la Tesorería Nacional esperaba captar en el mercado doméstico durante el segundo semestre del año.

Hasta el 25 de agosto, Hacienda colocó ¢613.101 millones que representan el 34% de las necesidades para la segunda mitad del 2020.

Mientras que logró captar un poco más del 50% (¢812.500 millones) del monto anunciado para el primer semestre del año.

El Gobierno sumaba casi ¢300.000 millones en canjes de deuda, a julio, que permitieron trasladar vencimientos del 2020, 2021 y 2022, en un 31%, 27% y 10% respectivamente.

Con el intercambio de títulos de agosto la suma creció al mismo tiempo que se alargó el perfil de vencimiento de la deuda interna.

El 61% de los nuevos bonos adquiridos por los inversionistas −en el canje de agosto− reportaron vencimiento al 2024 a una tasa de interés de 7,20%; mientras que el 33% se colocó en bonos que vencen en 2028, con una tasa del 8,88%.

Los títulos restantes, que representan el 6%, se distribuyeron en emisiones del 2026, 2029 y 2031.

Hacienda espera alcanzar entre ¢700.000 y ¢800.000 millones en canjes de deuda interna este año, con un fuerte énfasis en gestionar los vencimientos del 2021 y 2022.

Urgencia

El canje es un mecanismo que permite a los emisores e inversionistas renegociar las condiciones, antes de que venza el título. Para concretar la negociación consideran los bonos que están en circulación en el mercado de valores costarricense.

La Tesorería Nacional compra los bonos en circulación a los participantes y después vende los nuevos títulos a los inversionistas; todo el proceso se gestiona por medio de la Bolsa Nacional de Valores.

Pese a que la pandemia genera un estrujamiento de las finanzas públicas, sobre todo por el lado del gasto público, las implicaciones de la crisis no han afectado los procesos de canjes.

Ricardo Contreras, asesor de cartera de inversiones de Grupo Financiero Acobo, considera que los vencimientos son pequeños para lo que queda de este año, la mayor urgencia del Gobierno se traslada al 2021, 2022 y 2023.

“Para el próximo año, el monto de vencimiento ronda los ¢1,76 billones y para el 2022, será de ¢1,91 billones, de acuerdo con datos de Hacienda”, indicó el asesor.

Sobre si la crisis del coronavirus tendrá alguna influencia en las decisiones de los inversionistas, Contreras considera que no. “Es un proceso que es parte del plan de deuda desde el año pasado, incluso tiene una fecha mensual definida de previo en el calendario de subastas, y los canjes se vienen realizando en forma periódica desde hace muchos años”, concluyó.

La deuda del Gobierno Central alcanzó el 65% del Producto Interno Bruto (PIB) a julio de este año y se proyecta por encima del 70% de la producción nacional al cierre del 2020, por esa razón Hacienda pone un mayor énfasis en los canjes para los meses que vienen.