Por: María Fernanda Cisneros.   7 marzo

La inflación, medida por la variación interanual del Índice de Precios al Consumidor (IPC), registró un crecimiento de 1,54% en febrero, cayó por tercer mes consecutivo.

El indicador pasó de 2,29% en noviembre a 1,54% en febrero, una reducción de 0,75 puntos porcentuales en solo esos tres meses.

La cifra registrada en febrero es una de las más bajas vistas en los últimos diez años, solo superada por los años 2016 y 2017 con dinamismos de -0,03% y 1,09%, respectivamente.

El IPC mensual mostró una cifra de 0,08% y la acumulada de 0,13%.

El Programa Macroeconómico para ese periodo estimó que la inflación se mantendría por debajo del rango meta(ubicado entre 2% y 4%) entre finales del 2019 e inicios del 2020, pero la reducción parece estarse concretando antes.

El Banco Central anunció que la Tasa de Política Monetaria (TPM) se mantendría en 5,25%, debido a la trayectoria prevista para la inflación y sus determinantes, así como la valoración de riesgos en la inflación proyectada.

“Los modelos macroeconómicos del Banco Central y el análisis del comportamiento de los principales determinantes de la inflación sugieren que la proyección de esta variable permanecería contenida dentro del rango meta en el período 2019-2020”, indicó el comunicado de prensa emitido por el Central el 6 de marzo.

También, afirmó que los mercados de negociación (en particular, de dinero y cambiario) no manifestaron tensiones que puedan generar presiones alcistas sobre las expectativas de inflación, las cuales además bajan desde noviembre.

Resultados mensuales
Los precios de la educación primaria y secundaria subieron en febrero, pero la presión a la baja de la caída en los precios de los alimentados y transporte fue mayor. Fotos: Mayela López
Los precios de la educación primaria y secundaria subieron en febrero, pero la presión a la baja de la caída en los precios de los alimentados y transporte fue mayor. Fotos: Mayela López

Los grupos de alimentos y bebidas no alcohólicas, así como la educación mostraron los resultados con mayor efecto en el índice.

Los precios de la educación subieron 2,36%, mientras que los de alimentos decrecieron 1,08%.

En cuanto a productos en particular, los de automóviles, educación primaria y secundaria, paquetes turísticos fueron los que más subieron de precio.

En la otra acera, los precios de la gasolina, la papaya y el tomate fueron los que más impactaron a al baja al indicador.