Finanzas

La Fed sube sus tasas de interés de referencia en 0,75 puntos porcentuales, el mayor incremento desde 1994

Se trata del tercer aumento consecutivo y lleva las tasas de referencia a un rango de 1,5%-1,75%

La Reserva Federal estadounidense (Fed), “fuertemente determinada a llevar la inflación a su objetivo de 2% anual”, aumentó este miércoles 15 de junio sus tasas de interés de referencia en 0,75 puntos porcentuales, el mayor incremento desde 1994, según un comunicado oficial.

Se trata del tercer aumento consecutivo y lleva las tasas de referencia a un rango de 1,5%-1,75%. El organismo también aumentó su pronóstico de inflación para 2022 a 5,2% y recortó su previsión de crecimiento a 1,7%, al término de una reunión de dos días de su comité de política monetaria.

La perspectiva de un aumento mayor agitó a los mercados desde la semana pasada, luego de conocerse un dato de inflación para mayo publicado el viernes.

El dato de precios al consumo dio cuenta de un incremento récord en 40 años en la medición a 12 meses, con un 8,6%.

Los mercados y algunos economistas rápidamente concluyeron que las tasas también podrían subir más de lo esperado, no medio punto porcentual (o 50 puntos básicos), sino tres cuartos de punto (75 puntos básicos), como finalmente ocurrió.

Las alzas en las tasas directrices aumentan el costo de los préstamos que los bancos comerciales otorgan a sus clientes.

La Fed está luchando aún más para frenar la inflación porque su credibilidad está en juego. Sus funcionarios afirmaron durante meses que este aumento de precios solo sería temporal y, por lo tanto, recién comenzaron a apretar las tuercas en marzo.

“En retrospectiva, (...) probablemente hubiera sido mejor subir las tasas antes”, admitió el presidente del organismo, Jerome Powell, el mes pasado, en una entrevista con The Wall Street Journal.

La Fed debe por otra parte tener cuidado al frenar deliberadamente la economía, para no hundirla en una recesión.

El Banco Central Europeo (BCE) trató de recuperar el control este miércoles frente al aumento de las tasas de la deuda soberana de algunos países de la zona euro, un intento de alejar el espectro de una crisis de la deuda y mantener al mismo tiempo su lucha contra la inflación.

Una semana después del anuncio de un endurecimiento de su política monetaria, los guardianes del euro tuvieron que reunirse de urgencia el miércoles.

El objetivo era convencer a los mercados de que su programa de subida de tasas de interés es compatible con la lucha contra una diferencia excesiva en los costes de endeudamiento entre países del norte y del sur de la zona euro.

Tras la reunión, el consejo de gobierno se comprometió a tomar dos medidas: “aplicar una cierta flexibilidad en la reinversión” de los bonos de su programa de emergencia lanzado durante la pandemia (llamado PEPP) y diseñar un nuevo instrumento “antifragmentación” para combatir la divergencia de tasas de interés dentro de la zona euro.

Siguiendo a los demás bancos centrales importantes, la institución de Fráncfort anunció, por primera vez desde 2011, un ciclo de aumento de sus principales tasas para combatir la inflación.

En su próxima reunión del 21 de julio, el BCE subirá sus tasas de referencia en 25 puntos básicos, tras haber frenado sus compras netas de activos.

La Junta Directiva del Banco Central de Costa Rica (BCCR) acordó, en la sesión del pasado miércoles 27 de abril, aumentar el nivel de la Tasa de Política Monetaria (TPM) en 150 puntos base (p. b.), para ubicarla en 4% anual.

Este se convirtió en el cuarto ajuste consecutivo de dicha tasa, pues el 15 de diciembre de 2021 la Junta Directiva del Central decidió aumentar la TPM en 50 p. b., el 26 de enero de 2022 acordó un incremento de la misma magnitud, y el pasado 14 de marzo determinó ajustar la tasa de interés en 75 p. b.

El Banco Central indicó, a través de un comunicado de prensa emitido la noche del 27 de abril, que ejecuta su política monetaria sobre la base de un esquema de metas de inflación.

“Para señalizar el compromiso firme del Banco Central con una inflación baja y estable en el mediano plazo, contener las expectativas inflacionarias, acercar más rápidamente la TPM hacia una posición neutral y contribuir a una más rápida convergencia de la inflación hacia el rango de tolerancia alrededor de la meta del Banco Central, la Junta Directiva determinó que en esta oportunidad era necesario hacer un ajuste más fuerte al alza, de 150 puntos base, en la TPM”, explicó el BCCR en el comunicado.

Mónica Cerdas

Mónica Cerdas

Periodista de la sección de Economía y Política de El Financiero. Graduada de la carrera de Periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.