Por: AFP .   31 diciembre, 2020

Las bolsas europeas terminaron este jueves en rojo, afectadas por el anuncio estadounidense de nuevos aranceles a productos de la Unión Europea, cerrando un año atípico de mucho volatilidad provocada por la pandemia mundial de coronavirus.

La bolsa de Londres cedió casi 1,45% y termina el año con pérdidas de más del 14% para su índice estrella FTSE 100.

París perdió un 0,86% y también cerró 2020 en rojo de -7,1%. La bolsa de Fráncfort había terminado sus operaciones de 2020 el miércoles, con una caída diaria de 0,31% pero un alza anual de 3,6%.

De su lado, Madrid cedió un 0,99% y su balance para el año fue de pérdidas de 15,45%. La bolsa de Milán tampoco abrió este jueves. El miércoles en su última sesión bajó un 0,12%, con un rojo de -5,4% para 2020.

La sesión del jueves para las bolsas todavía abiertas estuvo marcada por la caída de los valores aeronáuticos y de los vinos "debido al próximo aumento por parte de Washington de los impuestos sobre ciertos productos europeos", señaló Franklin Pichard, director general de Kiplink Finance.

Esta información podría haber tenido más resonancia en un año "normal", pero en 2020 fue el último acontecimiento de un año excepcional para las bolsas, con el telón de fondo de una pandemia histórica que aún no está controlada.

La COVID-19 “una pesadilla”

Tras un año 2019 en que los índices europeos estuvieron en plena forma, con subidas de dos dígitos, en 2020 soplaron vientos violentos por todas partes.

La primera parte del año estuvo marcada por enormes caídas vinculadas a la pandemia de COVID-19 y a las dramáticas consecuencias del confinamiento en los resultados empresariales.

Entre febrero y marzo, la bolsa de París cayó más de un 20%. Se recuperó con fuerza en el segundo semestre, al igual que los demás mercados europeos, en el momento del anuncio de vacunas eficaces contra el virus, que ya ha matado a más de 1,8 millones de personas en todo el mundo.

El índice de París subió luego un 20% en noviembre, su mejor mes en 32 años.

"La gran pregunta ahora es qué sigue", dice Michael Hewson, analista senior de CMC Markets UK. "Es una pregunta difícil en medio de la segunda ola de la pandemia", admite, en un momento en que la vacunación es todavía incipiente.

Algunos sectores, como el aéreo, se vieron particularmente afectados por la pandemia.

“La COVID-19 ha sido una pesadilla para la industria del turismo este año”, dice Hewson.

En Francia, Airbus cayó un 31%, Air France-KLM un 48,4%, y Aéroports de Paris un 39,8%, en un contexto de confinamientos repetidos y aviones que no pueden despegar.

En el Reino Unido, IAG, la compañía matriz de British Airways, se hundió casi un 63%, al igual que la compañía de cruceros Carnival. Easyjet, por su parte, perdió un 42%.