Por: María Fernanda Cisneros.   15 junio, 2018

Más de 63.000 personas se unieron al listado de trabajadores que cuenta con un seguro obligatorio de riesgos del trabajo en 2017, según las estadísticas anuales publicadas esta semana por la Superintendencia General de Seguros (Sugese).

Esta cifra representa un crecimiento de 5% respecto al año previo, cuando la cantidad de asalariados que tenían este seguro había decrecido en más de 2.000 personas.

Esta es una de las garantías laborales exigidas por el código laboral costarricense, al lado del aguinaldo, las vacaciones pagadas, los días pagos por enfermedad y el aseguramiento ante la Caja Costarricense del Seguro Social.

Se trata de una póliza otorgada por el Instituto Nacional de Seguros (INS), que debe tener todo asalariado para cubrirse ante cualquier accidente que ocurra mientras realiza sus funciones laborales, y que pueda causarle la muerte, pérdida, reducción temporal o permanente de la capacidad de trabajar.

El 2017 cerró con 1.359.916 trabajadores asegurados, la mayoría provenientes del sector comercio, seguido de alojamiento y servicio de comida y en tercer lugar, del industrial.

Por otra parte, el sector de agricultura registró el mayor número de accidentes laborales, seguido de construcción.

Según el informe del Estado de la Nación, de abril 2017, el incumplimiento en el reconocimientos de las garantías laborales es alto.

En general, solo el 39% de los trabajadores asalariados cuenta con todas las garantías, un 18% no tiene acceso a ninguna de ellas y un 43% obtiene un cumplimiento parcial.

El seguro de riesgos del trabajo y el pago de horas extras son los que cuentan con los menores niveles de cumplimiento, de 63% y 51%, respectivamente, señala el informe.

El aguinaldo y el seguro social son los que la mayor porción de empleados tiene (superiores al 70%).