Finanzas

OPEP+ abre más el grifo del petróleo, pero no lo suficiente para detener el alza de los precios

Hasta ahora y desde la primavera de 2021, la OPEP+ se había limitado a aumentar de manera moderada sus cuotas de producción para regresar gradualmente a los niveles prepandémicos

Los países productores de petróleo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados (OPEP+) renovaron, este jueves 30 de junio, su objetivo de abrir más el grifo durante el verano boreal, pero el aumento del bombeo será insuficiente para frenar el alza de los precios debido a la guerra en Ucrania.

Los representantes de los 23 países acordaron que "la producción de agosto se ajustará al alza en 648.000 barriles diarios", al igual que en julio, frente a los 432.000 barriles fijados en meses anteriores, anunció la alianza en un comunicado tras una reunión en línea.

El cartel de países petroleros sigue así el objetivo acordado en junio de elevar el bombeo diario.

Hasta ahora y desde la primavera de 2021, el grupo se había limitado a aumentar de manera moderada sus cuotas de producción para regresar gradualmente a los niveles prepandémicos.

La decisión es meramente "simbólica" debido a "las pocas capacidades disponibles", comentó Tamas Varga, analista de PVM Energy para AFP.

De hecho, los esfuerzos realizados no son suficientes para compensar la escasez de petróleo debido al embargo acordado por Estados Unidos y la Unión Europea (UE) al oro negro de Rusia.

Desde el inicio de la guerra en Ucrania el 24 de febrero, la cotización del Brent, referencia del bruto en Europa, aumentó más de un 15%. Su homólogo estadounidense, el WTI, más de 13%.

El jueves, cotizaban en torno a $114,27 y $105,20 el barril, respectivamente, tras alcanzar en marzo niveles no vistos desde la crisis financiera de 2008.

Ante el aumento de los precios, Francia volvió a instar el lunes a los exportadores a aumentar sus volúmenes de "manera excepcional".

En plena crisis energética, los llamados de Occidente para bombear más petróleo "seguramente se harán cada vez más ruidosos", opina Jamie Maddock, analista para Quilter Cheviot.

El tema estará en la agenda durante el viaje del presidente estadounidense, Joe Biden, a Arabia Saudita a mitades de julio.

"Es un teatro político, el viaje no terminará con un aumento significativo por encima de lo que ya ha sido acordado", opina Edward Moya, analista para Oanda.

Incluso si la alianza decidiera ceder, "no tendría la capacidad", añade el experto. Muchos países de la OPEP+ "están sometidos a sanciones internacionales o sufren de problemas de producción", recuerda.

Por eso, rara vez se logran alcanzar las cuotas fijadas. Moya cree que la alianza solo entregará la mitad de los 648.000 barriles diarios adicionales prometidos.

En el punto de mira de Estados Unidos y de la UE desde la invasión de Ucrania, Rusia se sumó a los países a los que se les ha impuesto sanciones, como Irán y Venezuela.

Libia, por su parte, que también es miembro de la alianza, está sumida en una grave crisis política entre gobiernos rivales, que afecta a la producción petrolera, su principal fuente de ingresos.

Otros países como Nigeria, Congo o Guinea Ecuatorial figuran en el listado de malos alumnos por la falta de inversiones en el sector durante la pandemia, lo que impidió que cumplieran sus objetivos.

Pero países modelos como Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita también registran dificultades para subir los volúmenes de producción, según dijo el presidente francés, Emmanuel Macron.

"Si esto es cierto, significa que la producción de petróleo de la OPEP+ en julio y agosto no aumentará más a pesar del reciente acuerdo", señala Stephen Brennock, de PVM Energy.

"Los problemas de suministro seguirán siendo el principal tema de actualidad para el petróleo y los precios aumentarán aún más", advierte por su parte Ipek Ozkardeskaya, analista de Swissquote Bank.

Limitar el precio del petróleo ruso, como planean hacer los países occidentales en respuesta a la ofensiva de Moscú, provocaría un "déficit" y aumentaría considerablemente el precio para los consumidores europeos, advirtió el vice primer ministro ruso encargado de la Energía, Alexander Novak.

A menos de que los temores de una recesión provoquen una caída de los precios.

En Costa Rica, los precios de las gasolinas y el diésel han aumentado abruptamente desde febrero de 2022, tras el arranque de la invasión orquestada por Rusia en Ucrania. Según consta en una nota de EF publicada, el pasado 21 de junio, el precio de la gasolina súper aumentó en ¢259 por litro desde febrero pasado, el de la gasolina regular unos ¢239 y el del diésel hasta ¢308 hasta inicios de este mes de junio.

Sin embargo, las dos rebajas más recientes –una ya puesta en marcha y otra recién anunciada por la Autoridad Reguladora de Servicios Públicos (Aresep)– revertirían esas subidas en un 18%, un 13% y un 45%, respectivamente.

La Aresep informó el pasado 20 de junio de que se restarán ¢44 al litro de gasolina súper, ¢29 al litro de regular y ¢37 al litro de diésel, respectivamente, a inicios de julio de 2022. De manera tal que el litro de diésel costará ¢873, el de la gasolina regular ¢993 y el de la gasolina súper ¢1.016.

Mónica Cerdas

Mónica Cerdas

Periodista de la sección de Economía y Política de El Financiero. Graduada de la carrera de Periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.